Novena a San José. Los 7 Dolores y Gozos.

del 10 al 18 de Marzo (u otra fecha del año)

SOLEMNIDAD: 19 de Marzo

  • EL PRIMER SANTO ANTES DE TODOS LOS SANTOS.

  • EL SANTO DEL SILENCIO.

  • EL PROTECTOR DE LA IGLESIA UNIVERSAL.

  • EL PATRONO DE LAS FAMILIAS.

  • EL PATRONO DE LOS SEMINARIOS.

  • EL PATRONO DE LOS TRABAJADORES.

  • EL PATRONO DE LA BUENA MUERTE.

Nuestro Santo tuvo unos sueños muy impresionantes, en los cuales recibió importantísimos mensajes por el Ángel del Señor y le ordena lo que debe hacer y así cumplir la volundad de Dios.

 

SAN JOSÉ, ESPOSO DE MARÍA y PADRE VIRGINAL DE JESÚS

A San José Dios le encomendó la inmensa responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia. Es el santo que más cerca está de Jesús y de la Santísima Virgen María, es el Primer Santo antes de todos los Santos.

Nuestro Señor fue llamado “hijo de José” (Juan 1:45; 6:42; Lucas 4:22) el carpintero (Mateo 12:55).

No era padre natural de Jesús (Jesús fue engendrado en el vientre virginal de María por obra del Espíritu Santo), pero José lo adoptó y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

San José es llamado el “Santo del silencio” No conocemos palabras expresadas por él, tan solo conocemos su OBEDIENCIA, SU FE, sus obras, sus actos de amor  y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional Hijo. José fue santo desde antes de los desposorios. Fue un escogido de Dios. Desde el principio recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor. Era un hombre justo, casto, honesto, un humilde carpintero… ejemplo para todos nosotros.

NOVENA A SAN JOSÉ

(Recuerda recitar primero el Santo Rosario)

Por la señal de la Santa Cruz…

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Tu quien eres, Bondad Infinita, y porque Te Amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de Tu Divina gracia, junto con mi Ángel guardián: apartadme de toda ocasión de pecado. Confío que por Tu Infinita Misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas, propongo confesarme y cumplir la penitencia. Te ofrezco, Señor, mi vida, mis obras y mi trabajo en satisfacción de todos mis pecados. Amén.

Pidamos la intercesión del Castísimo Corazón de San José:

  1. Oh San José, a ti acudo para que obtengas del Sagrado Corazón de Jesús la gracia que te pido… y así por tu valiosa intersección te agradeceré eternamente. Gloria…
  2. Acuérdate que nadie en el mundo, por más pecador que haya sido fue desilusionado en la fe y en la esperanza depositada en ti; por el contrario, resplandecen las gracias y brillan los favores que tú otorgas a los afligidos. Muéstrate potente y generoso también conmigo y así diré: “Honor para siempre al Padre adoptivo de Jesús”. Gloria…
  3. Sublime jefe de la Sagrada Familia, te venero profundamente y de todo corazón te invoco. Dígnate consolar con tu ayuda mi alma dolorida que no encuentra descanso en medio de la angustia. Oh San José, consolador de los afligidos, acude a mi dolor. Gloria…

Primer día. 10 de Marzo: 

“Para alcanzar la pureza en el corazón, en el espíritu, en la mente y en los sentidos, orarán: “¡Oh, Pureza Infinita! que naciste en el Castísimo Corazón de San José, irradia Tu Luz a los corazones del mundo y vive eternamente en nuestros corazones, para que podamos alcanzar la sublime humildad. Amén.” (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Segundo día, 11 de Marzo: 

“En el segundo día de esta novena, orarán para que el mundo entero pueda ser reflejo de las Acciones Divinas y obrero de Su Voluntad.”  “¡Oh, Castísimo Corazón de San José! pon en mis manos la Luz de Dios, haz mi mirada serena y pura. Que mis pies caminen por los que más necesitan y mi alma permanezca en el Corazón del Padre Celestial. Que el servicio prestado por cada corazón sea el reflejo cristalino de la Unión eterna con Dios. Amen.” (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Tercer día. 12 de Marzo: 

Para construir en el corazón la fortaleza inconmovible de la unión con Dios y la plena Fe en su Verdad, orarán la tercera oración. Ante cualquier obstáculo en contra de las obras del Creador, la pronunciarán con firmeza en el verbo y fe en la Voluntad de Dios”.
“Por el Poder y Gracia Infinita del Corazón Purísimo de San José, sean disueltos todos los obstáculos que no permiten el cumplimiento de las obras de Dios. San José, Castísimo obrero de Dios, manifiesta hoy la Voluntad Divina. Amén” El mayor secreto del obrero de Dios es la fortaleza en la verdad de la manifestación del Creador. Todo lo que es obra para Dios a Él pertenece y por Su Gloria debe ser manifestada.
Confíen en el poderoso rayo del Señor que, por medio de Su Espíritu, puede manifestar lo impensable y lo imposible para las mentes humanas”. 
(Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Cuarto día. 13 de Marzo: 

“Para que vuestras acciones reflejen la Grandeza de las Acciones Divinas y vuestros corazones sean prolongamientos vivos del Corazón de Dios, orarán: “Cristalinos serán mis pasos, porque en mi corazón vive la pura intención de servir a Dios. ¡Oh, San José Castísimo! manifiesta en nuestra existencia la Gloria Eterna del Creador. Amén”
“La intención pura lleva a acciones puras y, actuando de forma cristalina delante de Dios, el Señor envía Su Espíritu para que venga en auxilio de las almas y refleje en los espíritus del mundo la Gloria Eterna del Creador”. (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Quinto día. 14 de Marzo:

“Para abrir la puerta del corazón al Señor y darle el permiso para actuar en vuestras vidas, en el quinto día orarán: “Señor y Rey de todo lo que existe, Voluntad Suprema entre las voluntades del mundo, manifiesta Tu Sabiduría en nuestra vida, manifiesta Tu Poder y Voluntad en todas las necesidades del mundo. Tú que sabes, Señor, lo que cada ser necesita, bajo la intercesión de Tu Siervo Fiel, San José, auxilia a toda la humanidad. Amén”
“De esta forma simple, repitiendo al Señor con pureza en la intención, elevarán el verbo al Reino de los Cielos y permitirán que de allí parta la Voluntad Suprema hacia el mundo entero”. (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Sexto día. 15 de Marzo:

En este día, al profundizar el propio contacto con el Universo de la Oración, pedirán a Dios Su intercesión, diciendo:
“Padre Celestial, que enviaste a San José como nuestro Instructor y Pastor, bajo la intercesión del Castísimo Corazón, permite que nuestro verbo sea puro como el aroma más suave de una flor y verdadero como el sentir más profundo de nuestro corazón, abriendo así todas las puertas que nos conducen a Tu Universo Celestial. Amén.” “Para llegar al Universo de Dios necesitan cruzar muchas puertas y superar innumerables obstáculos; la oración es como un fluido puro que pasa con profunda Paz, como suave llave que abre todas las puertas, como un aroma de Amor que cruza los Universos, que nada puede detenerlo y que tiene como dirección los Sacratísimos pies del Creador”. (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Séptimo día. 16 de Marzo:

“La verdadera humildad nace de la perseverancia en el Corazón de Dios, porque el alma que nunca se cansa de buscar al Señor acaba por fundirse a Él en corazón, en esencia y en espíritu. Para ese momento de eterno caminar, orarán en el séptimo día:
“Fuente Insondable de Humildad, bajo la guía e intercesión de San José, surge delante de nuestros corazones, disuelve nuestro pequeño espíritu en el Espíritu Eterno del Creador. Amén”
“Por eso hoy les digo que el único camino por el cual deben seguir eternamente es el camino de la búsqueda incesante; seguir como un alma que siempre tiene sed y camina en dirección a la Fuente de agua más pura y cristalina, que sabe que está disponible para todos”. (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Octavo día. 17 de Marzo:

En silencio, oremos la siguiente oración:
“Por el Silencio Sagrado, que nace en lo profundo del Castísimo Corazón,
silenciadas sean nuestras aspiraciones, silenciadas sean nuestras malas intenciones, silenciados sean nuestros deseos, silenciados sean nuestros sentidos, silenciados sean nuestro verbo y pensamiento. Y bajo la Sagrada intercesión de San José, silenciado sea nuestro espíritu en el encuentro sagrado con el Creador del Universo Celestial. 
Amén”
“Bendecidos seremos por el silencio de Nuestro Corazón y en él aprenderemos a oír el propio corazón y el Corazón Sacratísimo de Dios”. (Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Noveno día. 18 de Marzo:

En el último día de esta novena orarán para consolidar en el corazón, en las intenciones y en el espíritu, la unión pura con Dios. Al término de los nueve días realizarán una ofrenda sincera al Señor, para que bajo la intercesión del Inmaculado Corazón de la Virgen María, la humanidad pueda alcanzar un Nuevo Tiempo y pueda vivir su verdadero arquetipo de semejanza con Dios y con Sus Mensajeros. 

Para finalizar la novena orarán en lo profundo del corazón:
“Señor Dios, que todo creaste, consolida en nuestro corazón la unión con Tu Sagrado Espíritu. Consagra nuestra alma a Tu Propósito de Amor. Colma nuestro espíritu y nuestro corazón con la Luz imperecedera de Tu Reino.  Y por medio de esta oración, Señor, permite que nuestro corazón se una definitivamente a Ti. Amén”

Bajo el Amor de Dios y la intercesión del Casto Corazón de San José, sigamos en Paz.” (Hacer Los 7 Dolores y Gozos de San José.)

Los 7 Dolores y Gozos de San José

1. Casto esposo de María Santísima, glorioso San José: Por el dolor que tuviste ante la duda de tener que abandonar a tu querida esposa, y por el gozo que te causó la revelación, por el ángel, del misterio de la Encarnación; te suplico me alcances dolor de mis juicios temerarios e indebidas críticas al prójimo, y el gozo de ejercer la caridad viendo en él a Cristo. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

2. Feliz patriarca, padre adoptivo del Verbo humanado, glorioso San José: Por el dolor que te conmovió viendo nacer al Niño Jesús en tanta pobreza y por el gozo que te inundó al verle cantado por los ángeles y adorado por los pastores; te suplico me alcances dolor de mis codicias y egoísmos, y el gozo de servirle con pobreza y humildad. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

3. Obediente ejecutor de las leyes divinas, glorioso San José: Por el dolor que te produjo en la circuncisión ver derramar la primera sangre al Mesías, y por el gozo que sentiste al oír su nombre de Jesús, Salvador; te suplico me alcances dolor de mis vicios y sensualidades, y el gozo de purificar mi espíritu practicando la mortificación. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

4. Fiel santo, partícipe en los misterios de nuestra redención, glorioso San José: Por el dolor que te traspasó al escuchar en la profecía de Simeón lo que había de sufrir Jesús y María, y por el gozo que te llenó al saber que sería para la salvación de innumerables almas; te suplico me alcances dolor de haber crucificado a Cristo con mis culpas, y el gozo de llevarle los hombres mediante mi ejemplo y mi palabra. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

5. Vigilante custodio del Hijo de Dios hecho hombre, glorioso San José: Por el dolor que te angustió al saber que Herodes quería matar al Niño, y por el gozo que te confortó al huir con Jesús y María a Egipto; te suplico me alcances dolor de mis pecados de escándalo, y el gozo de apartarme de las ocasiones de ofender a Dios. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

6. Ángel de la tierra, que tuviste a tus órdenes al Rey del cielo, glorioso San José: Por el dolor que te infundió el temor de Arquelao, y por el gozo con que te tranquilizó el ángel, de volver a Nazaret; te suplico me alcances dolor por mis cobardías de respetos humanos, y el gozo de confesar a Cristo en toda mi vida pública y privada. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

7. Modelo de toda santidad, glorioso San José: Por el dolor que padeciste al perder, sin culpa, durante tres días al Niño, y por el gozo que experimentaste al encontrarlo en el templo entre los doctores; te suplico me alcances dolor cada vez que por mi culpa pierda a Cristo, y el gozo de vivir siempre en gracia y morir felizmente, bajo tu patrocinio en los brazos de Jesús y María, para cantar eternamente sus misericordias. (Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

San José, el Primer Santo antes de todos los Santos.

Oremos:

Oh Dios, que con inefable providencia dignaste elegir a San José para esposo de tu Madre Santísima: te rogamos nos concedas que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle por intercesor en el cielo: Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

SÚPLICAS A SAN JOSÉ

A cada Súplica responder: Libra nuestras Familias

De los males que nos amenazan,
De las discordias y disputas,
De las enfermedades y aflicciones,
De la tristeza y desesperanza,
Del espíritu mundano,
De la ausencia y el abandono de los padres,
De la ruina del matrimonio,
De las costumbres escandalosas,
De la indiferencia religiosa,
De la liviandad y el deshonor,
De las amistades peligrosas,
De la falta de amor,
De las incomprensiones y falta de diálogo,
De la desunión y separaciones,
De los pecados contra la vida,
De la falta de fe,
De las dificultades materiales… De la falta de empleo,
De la falta de pan y de casa,
De las enfermedades y desgracias,
De la muerte eterna,

Ruega por nosotros, oh San José.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oremos:

Dios de bondad y misericordia, por intercesión de San José, salva nuestras familias, haz que vivan unidas y firmes en el amor. Así como las uniste en vida por la sangre, tu bondad las reúna por la caridad en el Reino eterno. Amén.

ORACIÓN DEL PAPA LEÓN XIII

San José el Santo del Silencio.

A Vos, bienaventurado José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, os tuvo unido y por el paterno amor con que abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos que volváis benigno los ojos a la herencia que, con su sangre, adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.

Proteged, oh providentísimo Custodio de la Divina Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y de corrupción; asistidnos propicio desde el cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús de inminente peligro de la vida, así ahora defended la Iglesia santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio para que a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir, y alcanzar la eterna Bienaventuranza de los Cielos. Amén.

ORACIÓN A SAN JOSÉ

¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús!

¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de María, tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tú mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que acudimos confiadamente a ti. Tú conoces nuestras aspiraciones y esperanzas. Nos dirigimos a ti porque sabemos que tú nos comprendes y proteges. Tú también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aún dentro de las preocupaciones materiales de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz y cantó  de verdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado a ti y a la vez a María, su tierna Madre. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s