Las novenas ¿Qué son? ¿Cómo surgen? Beneficios y Recomendaciones para rezarlas.

NOVENA del latín “novem”, nueve. Es una devoción (dedicación o consagración) que quiere decir nueve días de oración pública o privada con especial motivo para obtener alguna gracia o intención especial. Hay novenas dedicadas a Nuestro Señor, al Espíritu Santo, como también a la Virgen María y a muchos Santos. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha enriquecido las novenas con indulgencias por los favores y milagros obtenidos.

Los primeros que hicieron una novena fueron María y los Apóstoles en el Cenáculo, como preparación a la venida del Espíritu Santo. (Pentecostés).

LA PRIMER NOVENA o la práctica para ésta, tuvo origen en los nueve días que pasaron orando los Apóstoles con María desde la Ascensión hasta el Domingo de Pentecostés: Jesús murió un día antes de la preparación de la Pascua “era el día de la preparación de la Pascua” (Jn 19, 31) Jesús se apareció durante 40 días después de su muerte “Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se les apareció y les habló del Reino de Dios” (Hch 1, 3) Desde la Pascua hasta la fiesta de Pentecostés transcurrían 50 días “Cuenta siete semanas(desde la celebración de Pascua) a partir del momento en que empieces a cosechar, y al término de ellas celebrarás la fiesta de las Semanas en honor del Señor” (Deu 16, 9) fiesta que los judíos llaman la «Fiesta de las siete semanas» o «Fiesta de las semanas» en acción de gracias.

Jesús “les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: “La promesa, que yo les he anunciado” (Hch 1, 4) y así se cumplió: “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo” (Hch 2, 1-4). 

Esto indica que desde la Resurrección hasta Pentecostés pasaron 50 días y desde la Resurrección hasta la Ascensión pasaron 40 días, lo que muestra que hubo 9 días entre la Ascensión y Pentecostés donde los Apóstoles aguardaron la llegada del Espíritu Santo. ¿Qué hicieron en estos 9 días? “Todos ellos se reunían con algunas mujeres, con María, la madre de Jesús, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración” (Hch 1, 14). Jesucristo les enseñó a orar con insistencia. Él le pidió a los Apóstoles que se prepararan en oración para la venida del Espíritu Santo. De aquí se inspira la novena de Pentecostés.

Por eso la novena tomó un sentido de anticipación y preparación para las fiestas. 

Para los judíos el número siete era el más sagrado. Pero la hora novena (después de la salida del sol) en la Sinagoga era una de las horas especiales de oración: “Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la hora de la oración.” Hch 3:1 como también lo ha sido la hora nona en la Iglesia: La Hora Nona es una de las horas de oración en la Liturgia de las Horas que se reza a diario a las 3 de la tarde: la hora en que murió Jesucristo.

Según algunos Padres de la Iglesia y los monjes de la Edad Media, el nueve denota imperfección y se refiere a los hombres. El diez es el mas alto y perfecto y por eso se refiere a Dios. Según San Jerónimo, el Padre de la Iglesia que tradujo la Biblia al Latín: “El número nueve en la Santa Biblia indica sufrimiento y dolor” II Reyes 25:3 “El nueve del mes, cuando arreció el hambre en la ciudad ya no había pan para la gente del pueblo”. ENTONCES, 

La novena simboliza la imperfección humana que busca a Dios y el favor de los Santos. 

Papa Alejandro VII fue el papa n.º 237 entre 1655 y 1667.
Nace: el 13 de febrero de 1599, Siena, Italia.
Fallece: el 22 de mayo de 1667, Roma, Italia.

Aunque las novenas son muy antiguas, no fue hasta el siglo XVII que la Iglesia formalmente concedió la primera indulgencia a una novena en honor a San Francisco Javier, otorgada por el papa Alejandro VII por un milagro en Italia al Padre Mastrilli, S.J. que estaba mortalmente herido por causa de un accidente, el Santo Francisco Javier se le apareció  el 03 Enero de 1634 y le pidió que se dedicara a las misiones en Asia, le anticipó su martirio y le restauró la salud tan plenamente que esa misma noche el padre pudo escribir su relato y la mañana siguiente celebró la Misa en el altar del Santo a quien le era muy devoto. Pronto se fue a las misiones de la India y Japón donde fue martirizado el 17 Octubre de 1637. Tras cumplirse el relato escrito, se propagó por toda Italia e inspiró a los fieles la confianza en la intercesión de San Francisco Javier nombrando así la “Novena de Gracia.”

Hay varios tipos de novenas como la novena que se reza al Sagrado Corazón de Jesús que se hace los primeros 9 viernes de mes, o iniciar en Corpus Christi y termina en la fiesta del Sagrado Corazón. También se rezan novenas Marianas o a los santos 9 días antes de su fiesta, o en cualquier época del año por una intención o necesidad personal. También esta la Novena por los fieles difuntos para rezar por su Eterno Descanso. Muchas novenas tienen la aprobación eclesiástica para evitar el abuso de propiciar falsas devociones.

EFICACIA DE LAS NOVENAS U ORACIONES

Una novena no es un acto de magia. Es la devoción y la FE con que se rece.

  • Confía en Dios. Cuando reces tu novena, di tus plegarias con fe en Dios y teniendo confianza en que Dios te dará la respuesta correcta en el momento correcto. No reces una novena esperando manipular a Dios para que te brinde una respuesta o un milagro inmediato.
  • Recuerda que el tiempo de Dios es perfecto. Dios siempre está pendiente de nosotros y sabe lo que es mejor para cada uno. Su Sabiduría y su Misericordia es Infinita.

Los Beneficios. Los beneficios espirituales que hacen derramar gracias sobre ti:

  • Alaba a Dios. Las novenas, al igual que todas las plegarias, son una manera de alabar a Dios. No te olvides de siempre agradecer.
  • Exprésate. La estructura de la novena también le ofrece un canal único para expresar deseos, platicar de tus necesidades o sentimientos espirituales de gran intensidad en la oración.
  • Conéctate. Las novenas rezadas dentro de la comunidad de la iglesia también ayudan a mantener el vínculo de cada creyente con la comunidad cristiana.
  • Despojo de ti mismo. Ofrece uno o varios actos de sacrificio como ayunar un día dentro de la novena, ofrecer obras de caridad como comulgar y pedir por las almas del purgatorio.
  • La perseverancia. Una vez que decidas comenzar una novena, no desistas. Si la cortas, debes empezar otra vez desde el principio. Muchas novenas ofrecen indulgencias por la Iglesia y las promesas reveladas por el Cielo, que para recibirlas mantén tu compromiso de terminarla.
  • Conversión. Es renunciar lo que no agrada a Dios. Al pedir la intercesión de la Virgen María debemos desear imitar sus virtudes. Lo mismo al hacer una novena pidiendo la ayuda de un Santo, para ello es necesario conocerlo, para imitarlo.

**Una novena bien hecha es un medio para reparar las culpas y ofensas que cometimos. Para que sea eficaz se requiere de HUMILDAD, CONFIANZA EN DIOS Y PERSEVERANCIA. Junto con la CONFESIÓN (renunciar al pecado) y al COMULGAR dentro de la Novena tendrá mayor agrado para el Señor.**

La misma Palabra nos confronta en esta realidad:
“Si un hombre mantiene su enojo contra otro, ¿cómo pretende que el Señor lo sane?” (Eclo 28, 3) “Es fácil reconocer lo que proviene de la carne: libertad sexual, impurezas y desvergüenzas, culto de ídolos, magia, odios, ira, violencia, ambición, sectarismo, envidias, borracheras, orgías… repito: NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS. (Gal 5, 19-21).

Recomendaciones. Para fomentar la amistad con Jesucristo, su Santísima Madre y los Santos:

  • PRIMERO EL REZO DEL ROSARIO. Recuerda que el Rezo del Rosario es el Centro de la Vida de Jesús, es meditar la vida de Jesús en la oración de la Virgen María.
  • Prioridad.  No dejes las oraciones para el final del día, ya que el cansancio será un obstáculo para la concentración y trataras de hacerlo rápido, evita la estéril repetición de palabras ya que perderás su debida devoción. Separa un momento para hacerlo, dejando afuera de tu mente y corazón los trajines y dificultades del día.
  • Disciplina. Es recomendable como disciplina rezar la novena a la misma hora todos los días. Por ejemplo, si rezas las 9:00 a.m. el primer día, debes hacerlo a las 9:00 a.m. los demás días, pero si por olvido o por algún atraso por tus funciones laborables puedes hacerlo durante el día sin pasar de las 12 de la medianoche, ya que es el siguiente día y así no se corta la novena.
  • Estar Vigilantes. Habrán distracciones, desánimos y tentaciones, nos dice el Catecismo católico en el numeral 2725: “La oración es un don de la gracia y una respuesta decidida por nuestra parte. Supone siempre un esfuerzo… la oración es un combate. ¿Contra quién? Contra nosotros mismos y contra las astucias del Tentador que hace todo lo posible por separar al hombre de la oración, de la unión con su Dios.”
  • Oración de protección y cubrimiento. Si requiere. Si tu necesidad es muy grave, sea de sanación o liberación, prepara oraciones para pedir protección y cubrimiento a la Preciosísima Sangre de Cristo y a los Santos Ángeles y Arcángeles. Has alguna oración para pedir la protección Divina para el alma, mente y corazón, tu familia y proyectos. “Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder. Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno.” Efesios 6, 10-16.

Conclusión.

La oración en GENERAL

  • Es el alimento del Alma.
  • Es un medio para expresar el Amor a Dios.
  • Es oxigenar el alma a través de la comunicación con el Señor.
  • Es una expresión de fe, esta en ningún momento debe estar acompañada por la duda o mucho menos por la intención de ser vistos ni vanagloriados por ello. 
  • Es la mejor vía para ser piadoso y poner en práctica todo aquello registrado en los evangelios.
  • Orar para agradecer es una gran muestra de humildad, dado que la reciprocidad siempre debe estar presente, solo se es buen hijo cuando también se expresa amor, respeto y fraternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s