“Cuando se sufre de depresión y ansiedad, ya no duele el cuerpo, ya empieza a doler la vida…”

Para quiénes no han pasado por Depresión y Ansiedad, no saben los tantos síntomas que se sienten en tan solo un momento y hasta en un solo día, al siguiente día igual y así te pueden pasar meses e incluso años.

Los síntomas de Ansiedad van desde Mareos, taquicardia, palpitaciones, sudoración, sentir mucho frío o mucho calor, temblor, nerviosismo, angustia, sofoco, desesperación, dolores y espasmos musculares, contracturas cervicales, desrrealización, hasta de sentirse inútil y de sentimientos sensibles, vulnerables, resentimientos por nada, enojos, inestabilidad emocional y muchos otros más….

El demonio nos oprime a través de Depresiones, inclinaciones, enfermedades, situaciones personales o grupales que duelen, molestan o aquejan a las personas.

Con el pasar del tiempo, esto aumenta y produce: miedos, pánicos, nervios, temores, tristezas, inseguridad, confusión, conmiseración, extravío, autocompasión, ansiedad, recriminación, sensibilidad en el desamor a los que me rodean, incomprensión en mí y en los demás, lágrimas por todo, pleitos, torpezas, abandono, atropello, enfermedad de la mente, cuerpo y alma, inclinación a ser sordo, ciego y mudo a las verdades de Dios, pereza espiritual y física, congestión mental, terminando a la inclinación del odio, vicios, bailes, maldad, abortos, malos deseos, suicidio, homicidio, buscar la magia o poderes de brujos o poderes de telequinesis a través del gnosticismo, yoga u otros…

Te imaginas vivir con estos síntomas todos los días de tu vida? No son agradables la verdad. Pues bien esto y otras cosas más las vive una persona con Trastorno de Ansiedad y Depresión.

A nivel médico todos los exámenes físicos salen bien afortunadamente, pero los síntomas son reales en su cuerpo y alma, y sus miedos también son reales en su mente.

Ahora bien, la Depresión y la Ansiedad es un tema que se necesita de ayuda, unos piensan q los más importante es la ayuda Psicológica, Psiquiatrica o Terapéutica, que también pueden ser necesarias, pero comencemos con la raíz de estos males: las enfermedades y ataduras espirituales del alma… no ofrecer perdón a los que dañé (pide perdón olvidando todo rencor), no aceptar un perdón (recibe con amor ese perdón) y los pecados heredados (los pecados y ataduras generacionales de nuestros antepasados) o las consecuencias de nuestros actos terminando en culpar a Dios. En los casos de enfermedad y muerte, la falta de aceptación a la Voluntad Divina.

Tampoco vamos a juzgar o a criticar la situación de una persona herida, porque puede pasar en algún ser amado, o a tí en un futuro como una lección para aprender a comprender al que está mal; en amor al prójimo lo mejor es preocuparse y ayudarle, ya que jamás podrá salir de esto por sí solo!

Y poco a poco la oración personal, el abandono en el Señor, la confesión y el comulgar frecuente son remedios celestiales que ayudarán en el diario vivir.

Lo más importante es la oración de liberación y sanación, la atención personal de un sacerdote que le ayude en esos críticos momentos, y asistiendo eventos de sanación y liberación.

Invítalo, pero trata de no obligarle ni mucho menos imponerle a hacer cosas cuando la persona no siente el deseo, ya que todo es en su tiempo. Porque puede estár indispuesto, sensible y sin deseos de nada.

Es un proceso lento pero seguro en las manos del Señor que todo lo puede.

Pero mientras ayúdale con la oración de intercesión, busca grupos de oración para que ofrezcan sus oraciones por esa persona. ¡No lo dejes solo, que la soledad es su peor enemigo! Y todos los días, una palabra de fortaleza que lo necesita!

Y en la mayoría de los casos, pero sumado a eso: la ayuda y compresión del entorno familiar o de amigos, es de mucha ayuda!!

Consejos para tratar a alguien con ansiedad:

En momentos de Depresión y Ansiedad No le tildes de flojo, cobarde, tonto o exagerado… de verdad que no, nada de esas cosas, la persona así siente en su cuerpo una fatiga y un cansancio, todos sus músculos están tensos, y no duerme bien aunque parezca que lo hace, créeme no duerme bien, se levanta fatigado, y debido a eso, vive distraído.

No lo veas o no le hagas sentir cómo un enfermo, porque no lo está, en este momento lo que necesita es apoyo, alguien que esté a su lado y lo motive, desde un qué bien te ves hoy hasta un vamos a salir, hazle el día feliz, No lo dejes a un lado.

Un abrazo es maravilloso, el no sentirse solo, sobre todo cuándo tiene miedos, esos miedos que usted no comprende, pero que están dentro de la otra persona. No sé ocupe en entender su situación o cuál es su miedo, sino que le haga ver qué no pasa nada y que tiene una mano a su lado.

Cuando le diga que se siente mal, que le duele el cuerpo, no le diga otra vez?vas a seguir con eso? O darle un gesto de fastidio o que eso es mental…. Porque aunque si es mental, esa persona se siente muy mal. Porque Ya no le duele el cuerpo, ya le empieza a doler la vida…Busquen la ayuda necesaria para esa persona, ya que cuando este trabajo se hace en equipo de las personas que nos aman todo va mucho mejor!!

RECUERDA: hoy por mí, mañana por ti…

Ofrece diario un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria por las personas que se sienten tristes y solitarios, por los enfermos del alma y cuerpo:

Delante de tí mi Señor, doblo mis rodillas pidiendo por mi (amigo, hermano, esposa, esposo, novio, novia, hijo, hija… con su respectivo nombre) clamando al Padre y Dios Omnipotente y con la intercesión de María Santísima nuestra Madre, que guarde y proteja a (N.N.) en todas las circunstancias que lo/la oprimen. Te pido Señor que derrames Tu Espíritu de serenidad y lo(a) acobijes con Tu luz, para que disipes las tinieblas que quieran hacer tropezar y la negra maldad de amargura que quiera quitarle aquello que tú aprecias:

Señor dale a mi (amigo… N.N.) la paz, muéstrale que no está abandonado, que para él/ella hay un propósito especial y una misión a donde tú lo/la has llamado. Derrama en él/ella tu Espíritu Divino, rodéalo de ángeles para que en todos sus caminos peleen por él/ella la cruel batalla por su vida. Que el Poder de tu Santísima Sangre sane toda enfermedad, toda herida aún abierta del pasado, toda confusión, toda inestabilidad emocional, social, intelectual, psicológica y mental. Sana su cuerpo, sana su alma, sana su mente, da a mi (amigo…N.N.) una inesperada bendición donde muestres que Tu eres el Dios soberano por siempre!

Señor te doy gracias por el bello ángel custodio que le has destinado a mi (amigo…N.N.) porque es el más cercano que está junto a él/ella para que lo/la proteja y dirija.

Señor bendice a mi amado (amigo…N.N.), ten piedad y Misericordia de su sufrimiento.

Madre Santísima protege a mi (amigo…N.N.)

Santos Ángeles y Santos, rueguen por mi (amigo…N.N.)

Amén, amén, amén…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s