Oración de entrega al Amor Eucarístico (Corpus Christi).

Estoy aquí, Jesús mío, con mis ojos bien abiertos para verte presente bajo este Velo Sacramental, Velo revestido de humildad y sencillez. Velo Celestial que oculta Tu Grandeza porque eres el mismo Dios que fue puesto en el vientre virginal de María e hizo exaltar de gozo al niño Juan. Velo que esconde la Magestuosidad de Dios en la tierra, porque eres el mismo hombre que permitió que taladraran sus manos y sus pies en una Cruz para dar vida, vida llena de gracia y de santidad. Velo que es el Pan del Cielo. Pan multiplicado que alimentó muchedumbres de servidores. Velo que tiene un Corazón amoroso y bondadoso porque ahí está latiendo tu Sacratísimo Corazón que está vivo. Velo que contiene la naturaleza Divina, naturaleza que obra los mismos milagros como cuando estuviste en la tierra.

Aquí estoy Jesús mío, contemplándote, entregándote mi ser para dejarme arropar con Tu mirada, mirada que cubren la desnudez de mi corazón y lo purifica; miradas que son rayos de luz que penetran todo mi ser y lo transverberan con tu Amor Divino; miradas que son suave oleaje que dan calidez a mi alma, miradas que sin pronunciar palabra me dicen cuánto me amas; mirada que me seduce y hace que me deje poseer por tu dulzura, dulzura que se lleva la amargura de mi corazón; mirada que une mi corazón fragmentado y lo restaura, mirada que sanan mis heridas devolviéndome la lozanía y vigor.

Aquí estoy Jesús mío, deseoso de escuchar Tu Voz; voz que derrite mi corazón con Tu Amor, voz que eleva mi espíritu al Cielo y lo plenifica con tu Presencia; voz que es aliento en mi peregrinar hacia la morada Celestial; voz que es melodía que me impulsa Amarte, Adorarte y Glorificarte.

Aquí estoy Jesús mío, siguiendo tus pasos en esta procesión para rendirte el homenaje que como Dios te mereces, para así postrarme a Tus Sagrados Pies y rendirte el mismo homenaje que tus Ángeles y Santos te tributan en el Cielo.

Señor mío, déjame entrar en Tu Tabernáculo y reparar por las irreverencias e irrespetos que recibes diariamente en Tu Cuerpo Adorable, Cuerpo que es lastimando por un sinnúmeros de almas, con corazón de dura cerviz, almas que te hieren con su indiferencia y apatía, Tu gran misterio de Amor, misterio que es cuestionado por su orgullo intelectual, o por la falta de conocimiento y no se esmeran por conocerte. Perdónales Jesús mío, porque no saben el manjar de Amor que está presente y que desborda de Amor esperando quien lo ame y consuele, no saben de la presencia Real en la Eucaristía, Eucaristía que es conocimiento verdadero y absoluto.

Dios mio, yo creo, adoro, espero y te amo con todas las almas que en esta hora te están amando y adorando en la tierra y en el Cielo, y pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente, os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en los Tabernáculos del mundo entero, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, os pido por la conversión y salvación de los pobres pecadores. Amén.

SEA POR SIEMPRE BENDITO Y ALABADO EL SANTÍSIMO Y DIVINÍSIMO SACRAMENTO DEL CUERPO Y SANGRE VIVO DE JESÚS. AMÉN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s