Primer Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Primer día

¡Oh Corazón sacratísimo y melifluo de Jesús, que, con ferventísimos deseos y ardentísimo amor, deseáis corregir y desterrar la sequedad y tibieza de nuestros corazones! Inflamad y consumid las maldades e imperfecciones del mío, para que se abrase en vuestro amor. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al dedicarte esta novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costadola cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte?
  • ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

 

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s