Novena y Padre Nuestro por las Benditas Almas del Purgatorio.

Es un deber como cristianos ser Misericordiosos con los más necesitados, y No hay mayor hambre, sed, pobreza, necesidad, pena, dolor, sufrimiento que se compare a los de las Almas del Purgatorio, Por lo tanto no hay mérito más alto para nosotros que rezar, pedir celebraciones de Misas, ayunar y dar limosnas en favor de las pobres Santas Almas. Rezad diariamente por ellas y al hacerlo se te devolverá mil veces más por el agradecimiento de los difuntos hacia ti.
“El Rosario de Nuestra Madre María, es el acto de amor más maravilloso y el más completo que damos a las almas sufrientes”

Novena del 24 de Octubre al 1ero de Noviembre o para cualquier tiempo del año.

Nunca llegaremos a comprender que una limosna dada en favor de las almas sufrientes, se la damos directamente a Dios.

 

Acto de contrición:

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí. Pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan Bueno y tan Grande como Tú. Propongo la enmienda de mis pecados con mis oraciones y sacrificios, trataré de no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Bendita sea Tu Infinita Misericordia hacia mí pecador. Amén.

Ofrecimiento:

Padre Eterno, yo te ofrezco en unión con todas las Misas celebradas hoy en todo el mundo: la Preciosísima Sangre, las Santas Llagas y los méritos de la Dolorosa Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo; las lágrimas y los dolores de Su Santísima Madre y los de San José, por la liberación de las almas del Purgatorio, por la conversión de todos los pecadores y por la salvación de los moribundos. Amén.

Nuestra Señora del Carmen, Rogad por las Almas del purgatorio.

San José, rogad por las Almas del purgatorio.

San Miguel Arcángel, interceded por las almas del purgatorio.

Y ustedes Almas Santas, Almas Purgantes, rogad a Dios por nosotros, que nosotros rogaremos por ustedes para que Él les dé la Gloria del Paraíso Eterno. Amén.

Señor de Misericordia, te encomiendo el alma de tus hijos (Mencionar el nombre de sus familiares difuntos) concédeles la remisión de todos sus pecados, para que por las humildes súplicas de la Iglesia, alcancen el perdón y así disfruten pronto del descanso eterno en el hogar de Tu Amor en el Cielo. Amén.

Todos los Santos del Cielo interced por las almas del purgatorio. Amén.

 

PRIMER DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas de nuestros ancestros, por las almas de nuestros parientes, por las almas de nuestros amigos y conocidos, por las almas de nuestros bienhechores para que la gloriosa legión de los Santos las socorra sin cesar. Amén.  Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

SEGUNDO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas que sufren en aquellas llamas por culpa nuestra, por las almas de aquellos que en su vida nos hicieron sufrir, por las almas más desamparadas y olvidadas, por las almas que sufren mayores tormentos, Para que los nueve coros de los ángeles las reciban con regocijo. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

TERCER DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas que están más cerca de entrar en el cielo, por las almas de aquellos que sufren hace más tiempo y por las almas que durante su vida han amado más al Padre, a tu Divino Hijo y a ti, para que tus ojos maternales les vuelva una mirada de compasión y alivio. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

CUARTO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas que nunca Comulgaron, por las almas que no hicieron los debidos Sacramentos Sagrados, por tu inefable misericordia, por tu inmenso poder, por tu maternal bondad, por tu incomparable maternidad, para que las hagas felices a la vista de Jesús Sacramentado. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

QUINTO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas que sufren, para que salgan de aquella tenebrosa cárcel, para que Dios les perdone la pena de sus pecados, para que se abrevie el tiempo de sus sufrimientos, para que se apaguen sus llamas abrasadoras, que por la contemplación de la Santísima Trinidad sean bienaventuradas. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

SEXTO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las almas abandonadas, para que un rayo de luz celestial ilumine sus horrendas tinieblas, para que sean consoladas en su triste abandono, para que alcancen alivio en sus penas y amargas angustias. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

SÉPTIMO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo por todas las benditas almas del Purgatorio para que la tristeza se cambie en perpetua alegría, para que mitiguen la ardiente sed de los bienes eternos, que por sus deseos vivísimos pronto puedan entrar en la Gloria del Cielo.  Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

OCTAVO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo  por todas las benditas almas del Purgatorio para que se haga cada día más fervorosa nuestra devoción diaria a las almas necesitadas de nuestras suplicas. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

NOVENO DÍA: En este día imploramos Tu socorro Oh Madre de Bondad hacia Tu Divino Hijo  por todas las benditas almas del Purgatorio para que se ofrezcan siempre más oraciones, indulgencias y obras satisfactorias por ellas, para que las almas, que hayamos librado del purgatorio, hagan un día lo mismo con nosotros. Amén. Hacer el Padre Nuestro dictado por Jesús a Santa Matilde.

PADRE NUESTRO A LAS ALMAS del PURGATORIO

A Santa Matilde habiendo comulgado por los muertos, le dijo Nuestro Señor: Recitad por ellos un Padrenuestro delante del altar donde se celebraba el Santo Sacrificio, la Santa hizo la oración siguiente tal como Jesús se la enseñó, y cuando la hubo terminado, vio una multitud de almas que subían al cielo.
El mayor sufragio que reciben las almas purgantes es el Santo Sacrificio del Altar, la Santa Misa. Al Comulgar: “Señor te recibo con amor y te ofrezco esta comunión por el Eterno descanso de las Almas del Purgatorio. Amén.”

 

Padre Nuestro que estás en el Cielo:

Yo te suplico, oh Padre Celestial, perdona a las pobres almas del purgatorio porque ellas no te amaron como El Señor y Padre de lo creado, que por Tu amor y generosidad habías acogido como hijos y no Te rindieron ese amor que Te correspondía, sino que con el pecado Te echaron de sus corazones donde Tú querías habitar para siempre. En reparación de esas culpas yo te ofrezco el Amor y el Honor que Tu Unigénito Hijo Te rindió durante su vida terrenal, y la inmensa satisfacción con la que pagó la deuda de todos nuestros pecados. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Santificado sea Tu Nombre…

Yo te suplico incesantemente, Clementísimo Padre, perdona a las pobres almas del purgatorio porque no honraron ni respetaron Tú Santo Nombre, por los que nunca te invocaron, y por los que te invocaron irreflexiva y superficialmente en los labios, sin nada de respeto, por las veces de haberlo tomado en vano y por los que predicaron tu Nombre con sus vidas poco edificantes. En reparación de estos pecados yo Te ofrezco el Honor que Tu Amado Hijo te ha dado en la Tierra con la Evangelización y que en todos Sus milagros te Honró y Glorificó Tu Santo Nombre.  Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Venga a nosotros Tu reino…

Yo te ruego oh, Clementísimo Padre, perdona a las pobres almas del purgatorio porque ellas no desearon ni buscaron ardientemente la expansión de Tu Reino, donde solo está la verdadera paz y la Gloria Eterna. En reparación de la superficialidad e indiferencia en realizar el bien, yo Te ofrezco los santos anhelos de Jesús de que seamos coherederos de Tu Reino.  Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Hágase Tu voluntad en la Tierra como en el Cielo…

Yo Te ruego, Clementísimo Padre, perdona a las pobres almas del purgatorio, sobre todo a las almas de los sacerdotes y religiosos porque prefirieron la propia voluntad y no la Tuya y no siempre trataron de realizarla en todas las cosas, sino que a menudo vivían según sus gustos, a su manera obraban y se comportaban contra tu Querer. Por esa desobediencia yo Te ofrezco la perfecta unión del Dulce Corazón de Tu querido Hijo con tu Santísima Voluntad, como también la sumisión con la que Él te obedeció hasta la muerte en la Cruz. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Danos hoy nuestro pan de cada día…

Yo Te ruego, Padre Bueno, perdona a las pobres almas del purgatorio porque recibieron muchas veces el Santísimo Sacramento del Altar, Pan de los Ángeles, sin un vivo deseo, sin la debida preparación y devoción, con indiferencia y sin amor, por no considerarlo SAGRADO, sin atención y descuido al recibirlo, por haberlo recibido pocas veces o ninguna vez. Por todos estos pecados yo Te ofrezco la gran Santidad y Devoción de Jesucristo, Hijo Tuyo, como también su ardiente Amor y el inefable deseo que Lo llevó a darnos este precioso tesoro tan Adorable y Sublime. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…

Yo Te ruego, Amadísimo Padre, perdona a las pobres almas del Purgatorio por todos los pecados y tristezas de los cuales están cargadas, por los pecados mortales cometidos, por incumplir tus mandamientos, leyes y preceptos, y sobre todo, por los que no amaron a sus enemigos y los que no perdonaron. Por estos pecados yo Te ofrezco, la amorosa plegaria, que Tu Hijo Jesús hizo en la Cruz por todos sus enemigos. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Y no nos dejes caer en la tentación…

Yo Te ruego, Clementísimo Padre, perdona a las pobres almas del purgatorio porque no resistieron a las tentaciones, vicios, concupiscencias y pasiones, sino que cayeron en las celadas del demonio e hicieron por satisfecho los deseos de la carne. Por haberse visto, por culpa propia, metidas en gran número de malas acciones. Por toda esta variedad de faltas y pecados yo Te ofrezco la Santísima Vida de Jesús, sus fatigas, su trabajo y su amarguísima Pasión y Muerte con la que  venció al mundo y al demonio con la Gloriosa Resurrección. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Y líbranos del mal.

Señor, líbranos también a nosotros y a nuestras familias de todo mal, líbranos de una mala muerte, por los méritos de Tu Amado Hijo y condúcenos a todos al Reino de Tu Gloria que eres Tú mismo. Amén. ¡Señor Jesús, perdón y Misericordia! (10 veces)

Oración Final

María, Madre de Dios, y Madre de misericordia, ruega por nosotros y por todos los que han muerto en el regazo del Señor. Amén.

Dales Señor el descanso eterno… y brille para ellas la Luz Perpetua. (Tres Veces)

Que las almas de todos los fieles difuntos, por la misericordia de Dios descansen en paz. Así sea.

13 de Octubre, 100 años del último mensaje de la Virgen de Fátima.

INDULGENCIA: CONFESIÓN, COMULGAR, REZO DEL ROSARIO, ADORACIÓN AL SANTÍSIMO Y DELANTE DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA OFRECER ALABANZAS Y ORACIONES A LA MADRE DE DIOS.
Sexta y última aparición y el Milagro de Nuestra Señora de Fátima en Portugal el 13 de octubre de 1917:
En este día hay 70,000 personas reunidas esperando ser testigos de algún acontecimiento.
La Señora dice a los tres niños: “Yo soy la Virgen del Rosario. Deseo que en este sitio me construyan un templo y que recen todos los días el Santo Rosario”.
Lucía les dice los nombres de bastantes personas que quieren conseguir salud y otros favores muy importantes. Nuestra Señora le responde que algunos de esos favores serán concedidos y otros serán reemplazados por favores mejores. Y añade: “Pero es muy importante que se enmienden y que pidan perdón por sus pecados”.
Y tomando un aire de tristeza la Sma. Virgen dijo estas sus últimas palabras de las apariciones: QUE NO OFENDAN MAS A DIOS QUE YA ESTA MUY OFENDIDO!! (Lucía afirma que de todas las frases oídas en Fátima, esta fue la que más le impresionó su tono de voz.)
La Sma. Virgen antes de despedirse señaló con sus manos hacia el sol y entonces los 70,000 espectadores presenciaron un milagro conmovedor, un espectáculo maravilloso, nunca visto: la lluvia cesó instantáneamente (había llovido desde el amanecer y era mediodía) las nubes se alejaron y el sol apareció como un inmenso globo de plata o de nieve, que empezó a dar vueltas a gran velocidad, esparciendo hacia todas partes luces amarillas, rojas, verdes, azules y moradas, y coloreando de una manera hermosísima las lejanas nubes, los árboles, las rocas y los rostros de la muchedumbre que allí estaba presente. De pronto el sol se detiene y empieza a girar hacia la izquierda despidiendo luces tan bellas que parece una explosión de juegos pirotécnicos, y luego la multitud ve algo que la llena de terror y espanto: Ven que el sol se viene hacia abajo, como si fuera a caer encima de todos ellos y a carbonizarlos, y un grito inmenso de terror se desprende de todas las gargantas:
“Perdón, Señor, perdón”, fue un acto de contrición dicho por muchos miles de pecadores. Este fenómeno natural se repitió tres veces y duró diez minutos. No fue registrado por ningún observatorio astronómico porque era un milagro absolutamente sobrenatural.
Luego el sol volvió a su sitio y los miles de peregrinos que tenían sus ropas totalmente empapadas por tanta lluvia, quedaron con sus vestidos instantáneamente secos. Y aquel día se produjeron maravillosos milagros de sanaciones y conversiones.

Octubre: Santo Rosario de los Continentes por las misiones.

El Rosario Misionero es una forma de oración que toma como base al Rosario tradicional, en la cual, por intercesión de María, se pide al Padre por las intenciones y necesidades de todo el mundo, principalmente por la Paz, el Amor, la Unidad y la conversión que tanto piden Los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Su Santidad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: “Como Papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero…”

El 12 de octubre de 1492, con la llegada a América de una expedición capitaneada por Cristóbal Colón, había partido de Puerto de Palos y en dos meses tras cruzar el océano Atlántico, llegó a una isla del continente americano:  Guanahaní (una de las Islas de las Bahamas), a lo que creía que era la India. Este acontecimiento constituye uno de los momentos fundamentales de la historia universal y representa el encuentro y la unión de dos mundos que habían evolucionado independientemente desde el origen de la humanidad,1​ lo cual cambió el rumbo de la historia.

Las cinco decenas del Rosario tienen cinco diferentes colores, que representan a cada uno de los cinco continentes que recuerdan la intención misional de cada decena al que lo reza.

1° Misterio, de color verde, se reza por África: El color verde, nos recuerda las verdes selvas habitadas por nuestros hermanos africanos.

2° Misterio, de color rojo, se reza por América: El color rojo, simboliza la sangre derramada por los mártires que dieron su vida durante la evangelización de este continente después de su descubrimiento.

3° Misterio, de color blanco, se reza por Europa: El color blanco, nos recuerda a la raza blanca, originaria de este continente y al color de las vestiduras del Papa, que allí está su Sede.

4° Misterio, de color azul, se reza por Oceanía y Antártida: El color azul nos habla de Oceanía, con sus miles de islas esparcidas en las azules aguas del Océano Pacífico y las frías temperaturas del Ártico.

5° Misterio, de color amarillo, se reza por Asia: El color amarillo nos trae a la memoria el Asia, poblado en gran parte por razas de este color.

 

SANTO ROSARIO DE LOS CONTINENTES POR LAS MISIONES

Todos: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de Tu Amor, Envía Tu Santo Espíritu para que renueves la faz de la Tierra, Oh Dios, que llenas los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos gozar de Tu consuelo, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Santo Por la Señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro…

Acto de Contrición:

Jesús, Hijo de Dios, apiádate de mí que soy un pecador. (3 veces).

Credo de los Apóstoles:

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra. Creo en Jesucristo, Su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne y en la vida eterna. Amén.

Dependiendo del día, se rezará los misterios que corresponda:
Lunes y Sábados se rezan los Misterios Gozosos
Martes y Viernes se rezan los Misterios Dolorosos
Miércoles y Domingos se rezan los Misterios Gloriosos
Jueves se rezan los Misterios Luminosos

 

                                  En las cuentas Verdes ofrecemos África.

                                Primer misterio: (Misterio del día)

Entregamos África al Inmaculado Corazón de María, Te pedimos por sus más de 500 millones de habitantes, víctimas del racismo, conflictos raciales, por los que sufren de la pobreza, hambre, sequía, desnutrición, enfermedades, maltrato y las continuas guerras entre las distintas etnias, para que en medio del sufrimiento reine la Paz, el Amor y sobre todo que conozcan a Jesucristo Eucaristía y conozcan a María Santísima con la devoción del Santo Rosario para que surjan verdaderos evangelizadores de la Palabra de Dios entre los mismos africanos. Amén. (Padre Nuestro, 10 Avemarías y Gloria)

 

                                  En las cuentas Rojas ofrecemos América.

                              Segundo misterio: (Misterio del día)

Entregamos América al Inmaculado Corazón de María, El “continente de la esperanza”, que busca a Jesucristo teñido del color rojo por la sangre de los mártires que dieron su vida en la predicación del Evangelio en nuevas tierras. Continente donde se registra el más alto porcentaje de católicos, aumenta las vocaciones para que no falten obreros en tu mies, para que el Señor llame a muchos jóvenes y los envíe por el mundo para que den a conocer a Jesús y María, donde hace falta la evangelización para anunciar la Buena Nueva. Por nuestros hermanos indígenas, que, marginados, luchan por la vida, por la igualdad, y por la justicia. Amén. (Todos: Padre Nuestro, 10 Avemarías y Gloria.)

 

                       En las cuentas Blancas ofrecemos a Europa.

                       Tercer misterio: (Misterio del Día)

Entregamos Europa al Inmaculado Corazón de María, para que retorne a las fuentes de su fe católica que se ha enfriado con el correr de los siglos, para que no descuiden a la nueva generación y a las iglesias jóvenes, haciendo santo las diferentes vocaciones y que surjan valientes misioneros que prediquen y anuncien el Reino de Dios, para que reine la Paz, la generosidad, la humildad, el respeto, la tolerancia y la fraternidad a las diferencias religiosas, para que cesen las guerras y atentados en los cristianos que defienden su fe, te lo pedimos por la Dolora Pasión que Tu Hijo sufrió  en Tierra Santa y por el sufrimiento de nuestros mártires de ahora . Amén.  (Padre Nuestro, 10 Avemarías y Gloria)

 

En las cuentas Azules ofrecemos a Oceanía y la Antártida.

 Cuarto misterio: (Misterio del día)

Entregamos Oceanía y Antártida al Inmaculado Corazón de María: Por el lejano y pequeño universo de islas del océano Pacifico que conforman a Oceanía, a fin de que sus numerosas razas puedan ser iluminadas y guiadas a la luz del evangelio; y por los hermanos de la Antártida que viven del mayor frío de la naturaleza para que sientan el calor Amoroso del Sagrado Corazón de Jesús en sus vidas. Te pedimos por nuestros hermanos dispersos por las distancias de las aguas, para que llegue a todos, el anuncio de la Buena Noticia, y así conozcan a Tu Hijo, el Único Camino, Verdad y Vida; para que los mueva a preguntarse: “¿Quién es Éste que hasta el viento y el mar le obedecen?”. (Todos: Padre Nuestro, 10 Avemarías y Gloria.)

 

                         En las cuentas Amarillas ofrecemos a Asia.

                        Quinto misterio: (Misterio del día)

Entregamos Asia al Inmaculado Corazón de María, para que Ella vuelva sus ojos al continente más poblado del mundo, donde los católicos constituyen tan solo el 2% de la población y la Iglesia es perseguida y combatida. Padre de todos los hombres, protege a Tu única Iglesia Católica en Asia, Ayúdala a ser imagen verdadera de la Santísima Trinidad, cubre con Tu Poder a los pocos cristianos y misioneros: llénalos de fuerza, valentía, coraje de amor y servicio para que prosigan con la misión evangelizadora, para que los demás puedan llegar a conocer a Tu Hijo Jesucristo como Único Salvador del mundo y conozcan el Poder intercesor de nuestra Madre Santísima por medio de ellos. Amén. (Padre Nuestro, 10 Avemarías y Gloria)

 

Al terminar los cinco misterios:

Ofrecemos: Un Padrenuestro, los 3 Avemarías Teologales y una Gloria por Nuestro Santo Papa Francisco, por la Misión Evangelizadora de la Iglesia Universal, por la Paz y Unidad del mundo entero:

Padre Nuestro…

3 AveMarías Teologales:

Dios te Salve María Santísima, HIJA DE DIOS PADRE, Virgen Purísima y Castísima ANTES DEL PARTO, en tus manos encomendamos nuestra FE para que la alumbres, llena eres de gracia…

Dios te Salve María Santísima, MADRE DE DIOS HIJO, Virgen Purísima y Castísima DURANTE EL PARTO, en tus manos encomendamos nuestra ESPERANZA para que la alientes, llena eres de gracia…

Dios te Salve María Santísima, ESPOSA DE DIOS ESPÍRITU SANTO, Virgen Purísima y Castísima DESPUÉS DEL PARTO, en tus manos encomendamos nuestra CARIDAD para que la inflames, llena eres de gracia…

 Gloria al Padre..

María Reina de los Continentes, Ruega por nosotros.

Dios te Salve, Reina y Madre, Madre de Misericordia; Vida, Dulzura y Esperanza nuestra, Dios te Salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de rimas. Ea, pues Señora, Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos Tus Ojos Misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto Bendito de Tu Vientre. ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh Dulce siempre Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

“Señor, Tú has querido que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres, a fin de que la obra redentora de Cristo persevere hasta el final de los tiempos; mueve los corazones de tus fieles y haz que surjan muchas vocaciones sacerdotales, misioneros y laicos comprometidos. Concédenos la gracia de sentir que nos llamas con urgencia a trabajar por la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.”

Novena y Coronilla a los Santos Arcángeles

Del 20 al 29 de Septiembre

FIESTA: 29 Septiembre

Acto de Contrición
Eterno, Único y Verdadero Dios, en quien Creo y a quien Amo en tres Divinas Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Me regocijo en Ti por ser un Dios Eterno, tan Sabio, Justo, Santo, Poderoso y Misericordioso. Te ofrezco como Dueño y Señor de mi vida: El perdón de mis pecados; te ofrezco mis buenas obras, trabajos, mis oraciones y devociones en reparación de las ofensas e indiferencias que recibes de mí. Renunciando así a los engaños de Satanás y a sus pompas, renuncio a sus placeres y seducciones, y desde este momento quiero ser esclavo fiel de mi amo San Miguel Arcángel a quien Tú encomendaste como Príncipe guardián de los Ejércitos Celestiales. Confío en Tu Bondad Infinita me perdones y me des la gracia de perseverar en Tu Santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.
A TI SAN MIGUEL ARCÁNGEL: Capitán, caudillo y gobernador después de Jesucristo: defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale Dios, es nuestra humilde súplica. Y Tú, príncipe de la Milicia Celestial, por la fuerza que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.
A TI SAN  GABRIEL  ARCÁNGEL: Tú eres el Ángel de la Encarnación, el mensajero fiel de Dios. Abre mis oídos para captar los más pequeños signos y llamados del Corazón Amante de Nuestro Señor. Permanece delante de mis ojos, te consagro para comprender correctamente la Palabra de Dios: la siga y obedezca para cumplir aquello que Dios quiere de mí. Hazme vigilante en la espera del Señor, para que no me encuentre dormido cuando Nuestro Señor Jesucristo llegue con Su Poder. Amén.
A TI  SAN  RAFAEL  ARCÁNGEL: Tu eres el Ángel de la Sanación de Dios, hazme sentir un profundo dolor por mis pecados para implorar ante Dios tu nombre, para que Dios me conceda auxilio Divino en mi actual enfermedad (aquí los males que padezco) concédeme la curación milagrosa de mi cuerpo aquejado, la sanación y purificación de mi alma. Hiere mi corazón con Amor ardiente por Dios y no dejes que ésta herida no se cierre jamás, para permanecer sobre el camino de la santidad en la vida diaria y vencer los obstáculos por la fuerza de este amor. Amén.
PRIMER DÍA (20 Sept)
Dios y Señor de los Ángeles, a quien encomiendas la guarda de los hombres, te ofrezco estos merecimientos de estos soberanos espíritus y los de San Miguel Arcángel, que por medio de sus ministros protejan la naturaleza humana, te suplico Señor que dignes concederme ser guardado por ellos en esta vida mortal para ser conducido a la Gloria del Cielo en mi última agonía. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
SEGUNDO DÍA (21 Sept)
Dios y Señor de los Arcángeles a quien encomiendas los negocios gravísimos de Tu Gloria, te ofrezco los merecimientos de estos nobilísimos espíritus, y los de San Miguel Arcángel, que defendió Tu Honra y Gloria contra Lucifer y sus secuaces, para que yo busque en todas las cosas Tu Mayor Gloria. Concédeme el don de la Perseverancia en la Fe y las buenas obras con voluntad y disciplina para poder llegar a gozar la Gloria del Paraíso. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
TERCER DÍA (22 Sept)
Dios y Señor de los Principados a quien encomiendas la guardia de los reinos, te ofrezco los merecimientos de estos excelentísimos espíritus y los del príncipe de la milicia Celestial, San Miguel Arcángel, guardián mayor de todos los reinos Cristianos para que guarde mis sentidos y potencias de todo desorden y desobediencias a tus Leyes Divinas. Concédeme y llena mi alma de un espíritu de verdadera y sincera Obediencia. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
CUARTO DÍA (23 Sept)
Dios y Señor de las Potestades que tienes especial poder para refrenar los demonios, te ofrezco los merecimientos de estos poderosísimos espíritus, y los de Tu Siervo San Miguel Arcángel, que alcanzó de los demonios la mayor victoria, y con la misma fortaleza pelea contra ellos en favor de los hombres, para que me defiendas de todas las tentaciones del demonio y de la carne. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
QUINTO DÍA (24 Sept)
Dios y Señor de las Virtudes, por las cuales haces milagros propios de nuestro soberano poder, gobernando la naturaleza, para que sirva a Tu Gloria, te ofrezco los merecimientos de estos prodigiosos espíritus y los de San Miguel Arcángel, principal instrumento de todas las maravillas que se hacen en el mundo, concédeme la gracia de conservar y aumentar la gracia de vencer las malas inclinaciones de mi corrompida naturaleza. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
SEXTO DÍA (25 Sept)
Dios y Señor de las Dominaciones, que presiden a los coros inferiores y son ministros de Tu Providencia, te ofrezco los merecimientos de estos eminentísimos espíritus y los de tu primer ministro San Miguel Arcángel, pionero del paraíso, concédeme la gracia de dominar mis sentimientos sobre inútiles apegos, corregir mis bajas pasiones y evitar mis debilidades. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
SÉPTIMO DÍA (26 Sept)
Dios y Señor de los Tronos, en donde descansas como en el trono de Tu Gloria y te sientas como en Tribunal de Justicia, te ofrezco los merecimientos de estos altísimos espíritus y los de San Miguel Arcángel, trono de Tu Grandeza y Ministro supremo de justicia, para que me concedas que en vez de juzgar a mi prójimo, me juzgue a mí mismo con rigor y me autoanalice donde fallo a los demás y a Ti, para corregirme y así corresponderte con agrado. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
OCTAVO DÍA (27 Sept)
Dios y Señor de los Querubines, que están adornados de perfectísima Sabiduría, te ofrezco los merecimientos de estos sapientísimos espíritus y los de San Miguel Arcángel, para que yo te ame a Ti, Único Dios y Señor mío sobre todas las cosas con la mayor fuerza de mi corazón para acercarme a la perfección cristiana. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
NOVENO DÍA (28 Sept)
Dios y Señor de los Serafines, que se abrazan en Tu Amor, ofrezco los merecimientos de estos ardientísimos espíritus, los de Tu amado Amante San Miguel Arcángel para que me concedas una perfecta caridad hacia los más necesitados para ser digno de ser abrazado por Tu Misericordia y te acuerdes de mis obras a la hora de mi Tribunal. Amén. (Coronilla a los Santos Arcángeles.)
CORONILLA A LOS SANTOS ARCÁNGELES
#1.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Serafines, que Dios nuestro Señor prepare nuestras almas, y así recibir dignamente en nuestros corazones, el fuego de la caridad perfecta. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#2.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Querubines, que Dios nuestro Señor nos conceda la gracia para que cada día aborrezcamos más el pecado y seguir el camino de la Perfección Cristiana. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#3.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Tronos, que Dios nuestro Señor derrame en nuestros corazones, el verdadero y sincero espíritu de humildad. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#4.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Dominaciones, que Dios nuestro Señor nos conceda la gracia de controlar sobre nuestros sentidos de modo que No nos dejemos dominar por nuestras malas pasiones. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#5.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Potestades, que Dios nuestro Señor proteja nuestras almas, contra las asechanzas y tentaciones del demonio. Amén1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#6.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Virtudes, que Dios nuestro Señor nos conserve de todo mal y no nos deje caer en la tentación. Amén.  1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#7.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Principados, que Dios nuestro Señor se digne llenar nuestras almas, con el verdadero espíritu de Obediencia. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#8.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los  Arcángeles que Dios nuestro Señor nos conceda el don de la perseverancia en la fe y en las buenas obras, de modo que podamos llegar a la Gloria del Cielo. Amén.  1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
#9.
Por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Ángeles, que Dios nuestro Señor nos conceda la gracia de ser protegidos por ellos, durante esta vida mortal y luego nos conduzcan al Paraíso. Amén. 1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria.
Se reza un Padre Nuestro en honor a:
#10:     *San Miguel Arcángel….. 1 Padre Nuestro
#11:    *En honor a San Gabriel Arcángel…… 1 Padre Nuestro
#12:    *En honor a San Rafael Arcángel…….. 1 Padre Nuestro
#13:    *En honor a Nuestro Ángel de la Guarda…….. 1 Padre Nuestro

Glorioso San Miguel, caudillo y príncipe de los ejércitos celestiales, fiel guardián de las almas, vencedor eficaz de los espíritus rebeldes, familiar de la casa de Dios, eres nuestro admirable guía y conductor. Tú que brillas con excelente resplandor, de sobrehumana excelencia y virtud, y con tu afable protección dígnate librar de todo mal a cuantos confiadamente recurrimos a ti para q seamos más fieles al servicio de Dios todos los días de nuestra vida.
V. Ruega por nosotros, glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

 

Oremos. Todopoderoso y Eterno Dios, te Alabo y te Bendigo, que por un prodigio de tu Infinita Bondad y el misericordioso deseo de la salvación de los hombres, escogiste por Príncipe de tu Iglesia al gloriosísimo Arcángel San Miguel, humildemente te suplicamos, Padre Celestial,  nos hagas dignos de ser librados, por su poderosa protección, de todos nuestros enemigos de modo que en la hora de la muerte ninguno de ellos se nos acerque para perjudicar o inquietar nuestras almas y perturbarnos. Oh Dios y Señor Nuestro, guíanos por medio de este mismo Arcángel y envíalo para que nos conduzca a la Presencia de tu Excelsa y Divina Majestad. Te lo pedimos por los méritos de Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Responder a cada Letanía: ….. Ruega por nosotros
Santísimo Arcángel San Miguel…
Santísimo Alférez de Cristo…
Príncipe de la Iglesia Triunfante…
Príncipe de los Príncipes celestiales…
Príncipe de las Jerarquías Angélicas…
Príncipes de los Arcángeles…
Príncipes de los Principados…
Príncipe de la Iglesia militante…
Príncipe Valerosísimo…
Virtud de las Virtudes…
Príncipe Potentísimo…
Potencia de potestades…
Fortaleza de las Dominaciones…
Majestad de los Tronos…
Primado de los Querubines…
Primado de los Serafines…
Primer Jefe de los Ejércitos de Dios…
Primer Jefe de los Ejércitos Cristianos…
Máximo defensor de la Fe Católica…
Guardián fiel de los intereses de Dios…
Patrón protector de la Iglesia…
Patrón protector de la humana naturaleza…
Ejemplo admirable de humanidad…
Fulminador del Capitán de la Soberbia…
Fulminador del Anticristo…
Gran celador del Honor de Cristo…
Confortador del Angustiado Redentor…
Ángel de Paz…
Ángel de Victoria…
Custodio de los Ángeles…
Distribuidor de los Ángeles Custodios…
Clarísima estrella de Angélica Belleza…
Lumbrera del Orbe…
Ilustrador de los Santos…
Cabeza de los Ángeles…
Fiador de los Pecadores…
Terror de los Espíritus infernales…
Para que limpio y humilde el corazón tengamos…
Para que lengua y pasiones refrenar sepamos…
Para que obras a Dios gratas hasta el fin hagamos…
Para que en el juicio tremendo no perezcamos…
Para que en la hora de nuestra muerte de Ti recibido seamos…
Para que en tu devoción más y más crezcamos…
San Miguel Arcángel, Todos: Óyenos.
San Miguel Arcángel, Todos: Defiéndenos.
San Miguel Arcángel, Todos: Enséñanos a Amar y Alabar a Dios.
Todos: San Miguel Arcángel, ven en nuestra ayuda con tus Ángeles,
enséñanos de tu humildad, enséñanos ser obedientes a Dios, enséñanos a
amar y ser fieles como María nuestra Reina. Amén.

HISTORIA

Un día San Miguel Arcángel se le apareció en Portugal a la devota Sierva de Dios Antonia D’Astinaco. El arcángel le dijo a la religiosa que deseaba ser honrado mediante la recitación de nueve salutaciones. Estas nueve plegarias corresponden a los nueve coros de ángeles. La corona consiste de un Padrenuestro y tres Ave Marías en honor de cada coro angelical.
Promesas: A los que practican esta devoción en su honor, San Miguel promete grandes bendiciones: Enviar un ángel de cada coro angelical para acompañar a los devotos a la hora de la Santa Comunión. Además, a los que recitasen estas nueve salutaciones todos los días, les asegura que disfrutarán de su asistencia continua. Es decir, durante esta vida y también después de la muerte. Aún más, serán acompañados de todos los ángeles y con todos sus seres queridos, parientes y familiares serán librados del Purgatorio.
Se Ofrece esta corona por la Iglesia, para que sea defendida de todas las asechanzas del demonio, Por nuestro Papa y por los que están más alejados de Dios, consuelo por las almas del purgatorio, e intenciones particulares.
San Miguel Arcángel significa: ¿Quién como Dios? Nadie es como Dios.
San Gabriel Arcángel significa: Fortaleza de Dios. Dios es mi protector.
San Rafael Arcángel significa: Medicina de Dios.

OPCIONAL:

CORONILLA DE PROTECCIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

(También es una Coronilla Liberadora, Satanás y ninguno de sus secuaces podrá acercársele al alma que las ore. Se hace con un Rosario normal.)
En vez del Padre Nuestro:
Ave María Purísima, sin pecado concebida, Hija de San Joaquín y Santa Ana, María Santísima.
En vez del Ave María (10 veces):
V/ ¿Quién como Dios? R/ Nadie como Dios.
En vez de Gloria:
V/ Huid poderes malignos R/ Que venció Cristo El Señor y Salvador.
Al Terminar decir 3 veces: 
Sagrados Corazones Triunfantes de Jesús y de María, Reinad en mi Vida y en mi Corazón. Amén.

NOVENA A LA SANTA CRUZ

del 05 al 13 de Septiembre

Acto de Contrición:

Señor mío Jesucristo, que con Tu Divino y saludable contacto Santificaste el Madero de la Cruz para lavar con ella y con Tu Preciosa Sangre las manchas de mis pecados, me pesa de todo corazón de haberte ofendido con mis indiferencias y faltas hacia Ti o hacia mi prójimo. Ten piedad de mi, propongo confesarme y enmendar una y mil veces con sacrificios y cambio de vida, y confío en tu infinita piedad que me has de perdonar para así gozar contigo a la Patria Celestial. Amén.

PRIMER DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todos losnueve coros de Celestial Espíritu y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte haciéndote en Ti Trono de Su Majestad Divina, para remedio del mundo, crédito de sus milagros, y reparo de aquellas caídas, para que seas Alabada para siempre. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

SEGUNDO DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todos los Santos patriarcas y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo porque se dignó honrarte, queriendo que fuese adorada por todos con aquella adoración que sólo se debe a su Majestad Santísima, para que seas Alabada para siempre. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

 TERCER DÍA

Saludándote Cruz Santísima con todos los Santos profetas y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte, poniendo en ti el fundamento de militante Iglesia, adornada con los siete Sacramentos y demás misterios que en tu virtud veneramos, para que seas Alabada en los siglos de los siglos. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

CUARTO DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todos losSantos evangelistas y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte, haciendo en que tu virtud se conviertan almas así de obstinados pecadores, como de apóstatas y gentiles, que alumbrados de su indeficiente luz, adjurar de sus errores, confesando una fe, un bautismo, una Iglesia, una verdadera ley, un Dios y Señor de todo, para  que seas Alabada para siempre. Amén. (Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

 QUINTO DÍA

Saludándote Cruz Santísima con todos los Santos Apóstoles y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte, haciendo que en tu virtud se salven tantos, sinnúmeros de almas; siendo tú la llave maestra, que a todos los salva al paraíso para gozarse en la Gloria, cantando a Dios alabanzas por toda la eternidad. Amén.  (Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

SEXTO DÍA

Saludándote Cruz Santísima con todos los Santos mártires y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte queriendo que en su invención milagrosa se halle el más precioso tesoro que venera nuestra fe, suscitando en él sus antiguas maravillas con destrucción de los ídolos, confusión de los gentiles y crédito de su loable providencia, para que seas Alabada para siempre. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

 SÉPTIMO DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todos los Santos confesores y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte obrando en tu virtud, aquel admirable Triunfo, que en las Navas de Tolosa, hizo contar a los fieles la Victoria, con la visita rubicunda de Su Santísima Imagen y sobre todo el Triunfo que consiguió del demonio, quedando éste confundido y loada la Majestad verdadera de la Santísima Cruz. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

OCTAVO DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todas las Santas Vírgenes y muy en especial la preminencia de ellos y doy al Señor con todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte, permitiendo, el que fuese restruída con gloriosa exaltación al mismo lugar en que antes había sido exaltada por el autor de la vida, ahora con el aplauso que hasta hoy hace venerable como preciosa reliquia llenando al mundo de admiración y milagro para que así confesemos lo que debemos a Dios en la Santísima Cruz, para que sea Adorada para siempre. Amén. (Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

NOVENO DÍA

Saludándote Cruz Santísima, con todos los justos de la tierra y cortesanos del Cielo y doy al Señor con ellos todas cuantas gracias puedo, porque se dignó de honrarte, proveyendo en tu virtud los muchos frutos que redundan a la Iglesia Católica, en la expulsión de demonios, extirpación de herejías, dilatación de la fe, exaltación de su Santísimo Nombre y demás misterios, que confesamos a honra y gloria de Jesús con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

(Padrenuestro, Gloria y Oraciones finales.)

Oraciones finales

Salve de la Santísima Cruz:

Alabado sea mil veces, el Santísimo Madero de la Cruz que obró Jesús el remedio nuestro. Y la Sagrada Pasión de Redentor tan Supremo, que siendo Dios se humanó para redimir a su pueblo. Bendito sean los dolores de la Reina de los Cielos que como piadosa Madre, lo acompañó en sus tormentos, así sea por los siglos y de los siglos Eternos. Para que así para siempre La Santa Cruz Adoremos. Amén Olivar Precioso, Amén escogido Cedro, Amén encumbrada Palma, Ciprés de la Iglesia Excelsa, Amén árbol de la Vida, Amén hasta que el Cielo tus Alabanzas Cantemos por toda la Eternidad:

 (A cada Alabanza responder):

Adorándote Santa Cruz,

puesta en el Monte Calvario

en Ti murió mi Jesús

para darme esta Eterna Luz,

y librarme del contrario.

En nombre de Jesús formamos este inventario, Adorándote Santa Cruz, Puesta en el monte Calvario, Antes de morir Jesús, que es el Mesías verdadero, era suplicio afrentoso y después dulce madero, en ti murió este Cordero por librarnos del Contrario.
Adorándote Santa Cruz…
En toda festividad siempre sois la delantera, pues como guía verdadero vas delante del Señor, ¿Dónde estáis mejor que delante del Sagrario?
Adorándote Santa Cruz…
 Si San francisco Javier contigo convirtió millones, Cristo en medio de ladrones a todos nos redimió, y en tu herencia nos dejó el mandamiento diario.
Adorándote Santa Cruz…
En el jardín de la Iglesia, eres de todos el abismo, Esposa de Jesucristo para redención del hombre, y en fe de acueste renombre, más nadie es vuestro contrario.
Adorándote Santa Cruz…
Fuiste la escogida Palma, y en tus brazos el criador, fue víctima del amor para redención del mundo, Con este amor tan profundo, Nos librasteis del sumario.
Adorándote Santa Cruz…
Sois la fuente del Sediento. Y el amigo del desnudo, Sois contra el demonio escudo y la señal del cristiano, Pues todo el linaje humano os venera en Su Rosario.
Adorándote Santa Cruz…
 En nombre de Jesús, Formamos este inventario. Adorándote Santa Cruz Puesta en el monte Calvario.
Adorándote Santa Cruz…

Antífona

Oh Cruz Santísima, más resplandeciente que todos los astros y más Santa que todos los Santos; para el mundo célebre, para los hombres amables, que sólo fuiste digna de contener en tu gremio todo el rescate del mundo; dulce leño, dulces clavos, dulces penas que toleradas en Ti por mí, fueron el remedio nuestro para la salvación de los cristianos que ahora te Alabamos:

– Te adoramos Oh Cristo y te Bendecimos:

– Que por Tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Oración a la Reina del Cielo

Soberana Emperatriz de los Cielos que al pie de la Santísima Cruz padeciste tan agudos dolores, y por dignación suprema quedasteis constituida como La Madre de todas las criaturas; dígnate afligidísima Señora, de patrocinar mis peticiones y socorrer las necesidades de mi alma, que yo te prometo no apartarme de la Cruz y acompañarte siempre en tus dolores, sintiendo tantas penas; como ingrato te causé con mis pecados, para que así consiga con tu amparo y por el Santo Madero de la Cruz, los frutos de la redención que en ella obró Vuestro Hijo Jesús. Amén.

Dios te Salve Reina y Madre…

Oración a La Santa Cruz

(Esta plegaria fue hallada en 1505 en el Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo.)

Dios Todopoderoso que habéis sufrido la muerte en el
Árbol Particular por todos mis pecados:
Ven conmigo Santa Cruz de Jesucristo, tened piedad de nosotros.
Santa Cruz de Jesucristo, apartad de mí toda arma cortante.
Santa Cruz de Jesucristo, vierte sobre mi todo bien.
Santa Cruz de Jesucristo, aparta de mí todo mal.
Santa Cruz de Jesucristo, procuradme la salud.
Santa Cruz de Jesucristo, aparta de mí todo atentado de muerte.
Santa Cruz de Jesucristo,  guardadme de accidentes corporales y temporales,
y que yo Adore La Santa Cruz de Jesucristo para siempre.
Jesucristo de Nazaret, Crucificado,
tened piedad de mí por todos los siglos de los siglos.
Haced que el espíritu maligno se aparte de mí.
Amén.
Oración de protección a La Santa Cruz
(3 veces):
Ésta es la Cruz de Cristo Salvador Ɨ
Marchaos espíritus contrarios
Que Jesús sea mi Gracia
Que Jesús sea mi defensa
Que Jesús sea mi recompensa.
Amén.

La Santa Cruz, el origen de su Fiesta.

LA  SANTA  CRUZ

“Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre” (Mt 24, 30).

La cruz es el símbolo del cristiano.

La cruz nos presenta a un Dios que ha querido vencer el mal con su propio dolor; un Cristo que es Juez y Señor, pero a la vez siervo, es la entrega total de SÍ mismo, y con las cinco heridas que allí padeció pagó Cristo nuestras inmensas deudas con Dios y nos consiguió la salvación.

 La Cruz, que para los judíos era escándalo y para los griegos necedad (1 Cor 1,18-23), y que escandalizó también a los discípulos de Jesús, es ahora nuestro mejor símbolo de victoria y salvación que expresa la cercanía, la luz y la entrega de Cristo, el amor ilimitado de Dios.

La iglesia celebra tres fiestas relacionadas con La Santa Cruz, la Invención o Hallazgo de la Santa Cruz (el 3 de mayo), El Triunfo de la Santa Cruz (el 16 de Julio) y la Exaltación de la Santa Cruz (el 14 de septiembre).

Origen de la Fiesta del 03 de Mayo: El Hallazgo de la Santa Cruz.

El general Constantino, hijo de Santa Elena, era pagano pero respetaba a los cristianos.

Santa Elena y el hallazgo de las 3 cruces.

En el año 311 se le presentaba una terrible batalla contra el perseguidor Majencio, jefe de Roma.

En la noche anterior a la batalla tuvo un sueño en el cual vio una Cruz luminosa en los aires y oyó una voz que le decía: “Con este signo vencerás”. Al empezar la batalla mandó a colocar la Cruz en varias banderas de los batallones y exclamó: “Confío en Cristo en quien cree mi madre Elena”. Y la victoria fue total, y Constantino llegó a ser Emperador y decretó la libertad para los cristianos, que por tres siglos venían siendo muy perseguidos por los gobernantes paganos.

 Santa Elena, la madre del nombrado Emperador Constantino, por una revelación, pidió permiso a su hijo Constantino para ir a buscar en Jerusalén la Cruz en la cual murió Jesús. Después de muchas y muy profundas excavaciones se encontraron tres cruces. Como no se podía distinguir cuál era la Cruz de Jesús, llevaron a una mujer agonizante. Al tocarla con la primera cruz, la enferma se agravó, al tocarla con la segunda, quedó igual de enferma de lo que estaba antes, pero al tocarla con la tercera Cruz, la enferma recuperó instantáneamente la salud.

Fue así como Santa Elena, y el obispo de Jerusalén, Macario, y miles de devotos llevaron la cruz en piadosa procesión por las calles de Jerusalén. Y por el camino se encontraron con una mujer viuda que llevaba a su hijo muerto a enterrar y al acercar la Santa Cruz al muerto, éste resucitó.

Por muchos siglos se ha celebrado en Jerusalén y en muchísimos sitios del mundo entero, es por esto la fiesta de la Invención o Hallazgo de la Santa Cruzel día 3 de Mayo.

16 de Julio: El Triunfo de la Santa Cruz 

La Batalla de las Navas de Tolosa. Apareció una Cruz en el cielo.

La fiesta del Triunfo de la Santa Cruz se hace llamar así en recuerdo de la batalla de las Navas de Tolosa: Según la tradición, San Isidro se apareció al Rey Alfonso VIII en forma de pastor para guiar a las tropas del rey sin ser vistos por los Almohades (Los Musulmanes) para poder atacarles por sorpresa. Era el 16 de julio de 1212 cuando el Alférez Mayor del Rey, Don Sancho González de Reinoso, fue el primero que vio una Cruz aparecida en el cielo e infundio tal coraje y valentía a los españoles cristianos que nada les resistía para atacar, y así ganar la batalla de las Navas de Tolosa. Los cristianos, después de vencer en la famosa batalla, buscaron al pastor para agradecerle su ayuda,  pero no lo encontraron.

Cuando el Rey Alfonso VIII pasó por Madrid y visitó la iglesia de San Andrés, al ver el cuerpo incorrupto del santo le reconoció y exclamó: «Este es el pastor que nos enseñó el camino y nos llevó a la victoria». En agradecimiento regaló un arca de madera recubierta con pinturas alusivas a la vida de San Isidro destinada a albergar el cuerpo del santo.

Litúrgicamente se celebra el 14 de septiembre: La Exaltación de La Santa Cruz.

La fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz del 14 de septiembre oficialmente aparece en el misal romano, que el Papa Pío V mandó publicar en 1570 ya que el mismo día del año 629, se colocó de nuevo la Cruz en el Calvario, que había sido arrebatada en el año 628 por Cosrroes, Rey de Persia (591-628) quien persiguió a los cristianos y que llegó casi a exterminarlos en Persia. La recuperación de la Santa Cruz fue obtenida por el emperador Heraclio, quien la logró rescatar de los Persas que se la habían robado de Jerusalén.

Al llegar de nuevo la Santa Cruz a Jerusalén, el emperador dispuso acompañarla en solemne procesión, pero vestido con todos los lujosos ornamentos reales, y de pronto se dió cuenta de que no era capaz de avanzar. Entonces el Arzobispo de Jerusalén, Zacarías, le dijo:

Emperador Heraclio I (610-641)

” Es que todo ese lujo de vestidos que lleva, están en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo, cuando iba cargando la cruz por estas calles”.

Entonces el emperador se despojó de su manto de lujo y de su corona de oro, y descalzo, empezó a recorrer así las calles y pudo seguir en la piadosa procesión.

La Santa Cruz (para evitar nuevos robos) fue partida en varios pedazos. Uno fue llevado a Roma, otro a Constantinopla, un tercero se dejó en un hermoso cofre de plata en Jerusalén. Otro se partió en pequeñísimas astillas para repartirlas en diversas iglesias del mundo entero, que se llamaron “Veracruz”(Verdadera Cruz).

Los Santos:

Tengamos siempre en nuestras casas La Santa Cruz. Un crucifijo que nos recuerde lo mucho que Jesús sufrió para salvarnos. Y ojalá besemos de vez en cuando sus manos y sus pies. Así lo hacían siempre los santos.

  • “No hay madera más a propósito para producir y conservar el amor de Dios que la madera de la cruz”. San Ignacio de Loyola.

  • “Nadie puede llevar su cruz todos los días alegremente sin una tierna devoción a la Santísima Virgen”. San Luis María Grignon de Montfort.

  • “Para entrar en estas riquezas de su Sabiduría, la puerta es la Cruz, que es angosta”. San Juan de la Cruz.

  • “Quien busca la gloria de Cristo y no busca la cruz de Cristo, no busca a Cristo” -San Juan de la Cruz.

  • “En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo”. Sta. Teresa de Jesús.

  • “Nuestro Señor murió en la Cruz, entre angustias, y sin embargo, fue la suya la más bella muerte de amor…” Santa Teresita.

  • “La cruz abrazada es la menos pesada” -Sta.Teresa de Avila

  • A San Antonio Abad (año 300, fiesta el 17 de enero) le sucedió que el demonio lo atacaba con terribilísimas tentaciones y cuentan que un día, angustiado por tantos ataques, se le ocurrió hacerse la señal de la Cruz, y el demonio se alejó. En adelante cada vez que le llegaban los ataques diabólicos, el santo hacía la señal de la cruz y el enemigo huía. Y dicen que entonces empezó la costumbre de hacer la señal de la cruz para librarse de males.

  • Cuando Nuestra Señora se le apareció por primera vez a Santa Bernardita en Lourdes (Año 1859), la niña al ver a la Virgen quiso hacerse la señal de la cruz. Pero cuando llegó con los dedos frente a la cara, se le quedó paralizada la mano. La Virgen entonces hizo Ella la señal de la cruz muy despacio desde la frente hasta abajo del pecho, y desde el hombro izquierdo hasta el derecho. Y tan pronto como la Madre de Dios terminó de hacerse la señal de la cruz, a la niña se le soltó la mano y ya pudo hacerla ella también. Y con esto entendió que Nuestra Señora le había querido dar una lección: que es necesario santiguarnos más despacio y con más devoción.

 Importante:

  • Al despertar persignémonos y al acostarnos también, con devoción y respeto porque invocamos a la Santísima Trinidad.
  • Los cristianos, cuando al entrar en el Templo, saludamos al Señor presente en el Sagrario con la Señal de La Cruz o acompañado con Agua Bendita, que al sumergir los dedos en ella decimos: “Que esta agua bendita sea mi salvación y vida” y luego la señal de la Cruz.
  • También al pasar o al cruzar ante un Templo o Capilla (donde esté la presencia Real de Cristo) debemos Santiguarnos con mucho respeto y reverencia a Jesús Sacramentado.

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Marcos 8, 34)

 “La cruz es el signo de los verdaderos seguidores de Jesucristo, de los ciudadanos del Cielo.” (Filipenses 3, 18-21).

Diferencias entre Persignarse y Santiguarse

Persignarse:

Cruz en la Frente: “Por la señal de La Santa Cruz…”
 «Ofrezco a Dios mis pensamientos.»
Cruz en la boca: “de nuestros enemigos…”
«Le pido a Dios que proteja mis palabras.»
Cruz en el pecho: “… líbranos Señor Dios nuestro.”
«Consagro a Dios todos los sentimientos de mi corazón.»

 Santiguarse:

La gran Cruz desde la frente hasta abajo del pecho:
“En el Nombre del Padre, del Hijo…” «Saludo al Padre que me ha creado, saludo a Dios Hijo que me ha redimido. »
y desde el hombro izquierdo al hombro derecho: “… y del Espíritu Santo. Amén.” «Saludo al Espíritu Santo que me ilumina y santifica.»

 Oración a La Santa Cruz

(Esta plegaria fue hallada en 1505 en el Santo Sepulcro de Nuestro Señor Jesucristo.)

Dios Todopoderoso que habéis sufrido la muerte en el
Árbol Particular por todos mis pecados:
Ven conmigo Santa Cruz de Jesucristo, tened piedad de nosotros.
Santa Cruz de Jesucristo, apartad de mí toda arma cortante.
Santa Cruz de Jesucristo, vierte sobre mi todo bien.
Santa Cruz de Jesucristo, aparta de mí todo mal.
Santa Cruz de Jesucristo, procuradme la salud.
Santa Cruz de Jesucristo, aparta de mí todo atentado de muerte.
Santa Cruz de Jesucristo,  guardadme de accidentes corporales y temporales,
y que yo Adore La Santa Cruz de Jesucristo para siempre.
Jesucristo de Nazaret, Crucificado,
tened piedad de mí por todos los siglos de los siglos.
Haced que el espíritu maligno se aparte de mí.
Amén.

Coronilla al Sagrado Corazón de Jesús. (Para el Primer Viernes de mes.)

CORONILLA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

(Con un Rosario Normal)

Oración de Inicio:
Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
A la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos
Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.
Amén.

-. Al principio de cada decena:
Jesús, manso y humilde de Corazón,
haz mi corazón semejante al Tuyo.

-. Diez veces:
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío.

.- Después de cada decena:
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía.

-. Al terminar las cinco decenas:
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús
en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del
mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

 

Sagrado Corazón de Jesús, en voz Confío.

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y
en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi
corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón
de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para
siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras, mis
obras, así como también a mi familia y a mi descendencia.
¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas
adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu
Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de
mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de
Consagración te la pido también para todos los pobres
pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los
agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las
personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los
méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz
también que sean aplicados en sufragio por las almas del
Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte,
Adorarte y Amarte. Amén.

Por Venezuela… Madre de Coromoto.

Venezuela nos necesita, no somos sordos a su llamado: de sus llantos, sufrimientos y dolor. UNIDOS como hermanos en oración.
Ofrezcamos El Santo Rosario a la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela y todos nuestros ruegos y oraciones por nuestros hermanos que anhelan la libertad y la paz. Oremos por los que han perdido la vida en la lucha de una nación justa. 🇻🇪🇻🇪🇻🇪🙏🏻 #todossomosvenezuela #unidos #venezuela #virgendecoromoto #naciónlibre #Diosconellos

ORACIÓN
Poderosa, Radiante, Milagrosa y Victoriosa
Madre eternamente Virgen María de Coromoto, te invocamos fervorosamente en este instante, aquí y ahora en este momento
para que hagas el favor más noble,
el prodigio de prodigios y realices el más grande de tus milagros.

Liberar a Venezuela de todo mal. Libera a mis hermanos Venezolanos!

Toma en tus manos todo su territorio, su gobierno, sus militares, su gente
y libéralo de toda fuerza siniestra y destructiva, y no permitas que corra sangre venezolana por sus calles.

Amada Madre mía, te invoco bajo el título de Madre de Coromoto, para unirme con mis hermanos de Venezuela: detén el mal y disuélvelo, e instaura allí el Reino de Dios, de la luz y su justicia.

En nombre de Dios y con las Fuerzas milagrosas de la Virgen María, que por su humildad y obediencia destruye toda fuerza maligna de la oscuridad, junto con todas las Virtudes que la hacen llamar REINA DEL UNIVERSO, mande a todos Los Ángeles de la Paz dentro del territorio venezolano y expulsen de allí toda división, criminalidad, estancamiento, caos, delincuencia, injusticias, asesinatos, destruyendo todo pacto, sacrificios satánicos y rituales demoníacos. Que con la Sangre Poderosa de tu Divino Hijo Jesús sean purificados y salgan expulsados y azotados todo espiritu del mal, y a cambio reciban la paz, unidad, justicia, armonía, respeto a la vida, orden, libertad y prosperidad y sobre todo conversión de todos.

Haced de ellos apóstoles de bien, servidores responsables y comprometidos con la patria y con la Iglesia para construir un futuro digno y que esta sea la última vez que las fuerzas del mal, la injusticia, la miseria y el atraso vuelvan a invadir Venezuela.

Amada Madre mía de Coromoto,
envuelve a toda Venezuela,
a sus familias, con la protección de la pureza y el concepto Inmaculado de tu radiante presencia y envía un manto de rosas blancas al corazón de cada venezolano
para que solamente sientan amor,
porque Tú eres quien va a poner fin a esta crisis, que Venezuela, por Ley Divina les pertenece como regalo del Omnipotente.

Gracias x escuchar nuestros ruegos de nosotros miserables y pecadores hijos tuyos! Ten en cuenta nuestra confianza hacia ti y ten piedad de nosotros. Amén!

Venezuela, Honduras está contigo, todo América está contigo! ❤️

¿Conocías esta historia del Santo Rosario?

ORIGEN DEL SANTO ROSARIO

Yo siempre me preguntaba ¿A quién se le habrá ocurrido repetir las Aves Marías tantas veces? ¿Que sentido tiene?, etc.
Ahora se comprende y cada vez que lo recen, cada Ave María es una preciosa rosa para la Virgen.
Estoy seguro de que todo Católico es fiel a esta bella oración que es el Santo Rosario….

Una leyenda cuenta que un Hermano Lego (que no era sacerdote) de la Orden de los Dominicos, no sabía leer ni escribir, por lo que no podía leer los Salmos, como era la costumbre en los conventos de la época.

Entonces, cuando terminaba sus labores por la noche (él era el portero, el barrendero, el hortelano, etc…) se iba a la capilla del convento y se hincaba frente a la imagen de la Virgen María, y recitaba 150 avemarías (el número de los salmos), luego se retiraba a su celda a dormir.
Por la mañana, de madrugada, se levantaba antes que todos sus hermanos y se dirigía a la capilla para repetir su costumbre de saludar a la Virgen.

El Hermano Superior notaba que todos los días, cuando él llegaba a la capilla para celebrar las oraciones de la mañana con todos los monjes, había un exquisito olor a rosas recién cortadas y le dió curiosidad, por lo que preguntó a todos quién se encargaba de adornar el altar de la Virgen tan bellamente, a lo que la respuesta fué que ninguno lo hacía, y los rosales del jardín no se notaban faltos de sus flores.

El Hermano Lego enfermó de gravedad; los demás monjes notaron que el altar de la Virgen no tenía las rosas acostumbradas, y dedujeron que era el Hermano quien ponía las rosas. ¿Pero cómo? Nadie le había visto nunca salir del convento, ni sabía que comprara las bellas rosas.

Una mañana les extrañó que se había levantado pero no lo hallaban por ninguna parte.
Al fin, se reunieron el la capilla, y cada monje que entraba quedaba asombrado, pues el hermano Lego estaba arrodillado frente a la imágen de la Virgen, recitando extasiado sus avemarías, y a cada una que dirigía a la Señora, una rosa aparecía en los floreros. Así al terminar sus 150 saludos, cayó muerto a los pies de la Virgen..

Santo Domingo de Guzmán.
La Santa Madre de Dios, en una aparición a Santo Domingo, le enseño a rezar el rosario, en el año 1208. (Se dice que por revelación de la Stma. Virgen, dividió las 150 avemarías en tres grupos de 50, y los asoció a la meditación de la Biblia: Los Misterios Gozosos, los Misterios Dolorosos y los Misterios Gloriosos, a los cuales el Santo Juan Pablo II añadió los Misterios Luminosos.) Ella Le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe.

Domingo de Guzmán era un santo sacerdote español que fue al sur de Francia para convertir a los que se habían apartado de la Iglesia por la herejía albingense. Ésta enseña que existen dos dioses, uno del bien y otro del mal. El bueno creó todo lo espiritual. El malo, todo lo material. Como consecuencia, para los albingenses, todo lo material es malo. El cuerpo es material; por tanto, el cuerpo es malo. Jesús tuvo un cuerpo, por consiguiente, Jesús no es Dios.
También negaban los sacramentos y la verdad de que María es la Madre de Dios. Se rehusaban a reconocer al Papa y establecieron sus propias normas y creencias. Durante años los Papas enviaron sacerdotes celosos de la fe, que trataron de convertirlos, pero sin mucho éxito. También habían factores políticos envueltos.
Domingo trabajó por años en medio de estos desventurados. Por medio de su predicación, sus oraciones y sacrificios, logró convertir a unos pocos. Pero, muy a menudo, por temor a ser ridiculizados y a pasar trabajos, los convertidos se daban por vencidos. Domingo dio inicio a una orden religiosa para las mujeres jóvenes convertidas. Su convento se encontraba en Prouille, junto a una capilla dedicada a la Santísima Virgen. Fue en esta capilla en donde Domingo le suplicó a Nuestra Señora que lo ayudara, pues sentía que no estaba logrando casi nada.
La Virgen se le apareció en la capilla. En su mano sostenía un rosario y le enseñó a Domingo a recitarlo. Dijo que lo predicara por todo el mundo, prometiéndole que muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias.

Domingo salió de allí lleno de celo, con el rosario en la mano. Efectivamente, lo predicó, y con gran éxito por que muchos albingenses volvieron a la fe católica.
Cuenta San Luis María Grignion de Montfort, en su libro “El Secreto Admirable del Santísimo Rosario”, que en una ocasión estaba Santo Domingo de Guzmán predicando el Rosario y le llevaron un hereje albigense poseso por demonios, a quien exorcizó en presencia de una gran muchedumbre.
El santo les hizo a los malignos varias preguntas y ellos, por obligación, le dijeron que eran 15.000 los que estaban en el cuerpo de ese hombre porque este había atacado los quince misterios del Rosario (Los misterios luminosos, con los que aumentan a 20, fueron introducidos recién en 2002 por San Juan Pablo II).
Durante el exorcismo, los demonios le dijeron al santo que con el Rosario que predicaba, llevaba el terror y el espanto a todo el infierno, y que él era el hombre que más odiaban en el mundo a causa de las almas que les quitaba con esta devoción.
Santo Domingo arrojó su Rosario al cuello del poseso y les preguntó a cuál de los santos del cielo temían más y cuál debía ser más amado y honrado por los hombres. Los enemigos, ante estas interrogantes, dieron gritos tan espantosos que muchos de los que estaban allí presentes cayeron en tierra por el susto.
Los malignos, para no responder, lloraban, se lamentaban y pedían por boca del poseso a Santo Domingo que tuviera piedad de ellos. El santo, sin inmutarse, les contestó que no cesaría de atormentarlos hasta que respondieran lo que les había preguntado. Entonces ellos dijeron que lo dirían, pero en secreto, al oído y no delante de todo el mundo. El santo, en cambio, les ordenó que hablaran alto, pero los diablos no quisieron decir palabra alguna.
Entonces el P. Domingo, puesto de rodillas, hizo la siguiente oración: “Oh excelentísima Virgen María, por la virtud de tu salterio y Rosario, ordena a estos enemigos del género humano que contesten mi pregunta”.
De pronto, una llama ardiente salió de las orejas, la nariz y la boca del poseso. Los demonios seguidamente le rogaron a Santo Domingo que, por la pasión de Jesucristo y por los méritos de su Santa Madre y los de todos los santos, les permitiera salir de ese cuerpo sin decir nada porque los ángeles en cualquier momento que él quisiera se lo revelarían.
Más adelante, el santo volvió a arrodillarse y elevó otra plegaria: “Oh dignísima Madre de la Sabiduría, acerca de cuya salutación, de qué forma debe rezarse, ya queda instruido este pueblo, te ruego para la salud de los fieles aquí presentes que obligues a estos tus enemigos a que abiertamente confiesen aquí la verdad completa y sincera”.
Apenas terminó de pronunciar estas palabras, el santo vio cerca de él una multitud de ángeles y a la Virgen María que golpeaba al demonio con una varilla de oro, mientras le decía: “Contesta a la pregunta de mi servidor Domingo”. Aquí hay que tener en cuenta que el pueblo no veía, ni oía a la Virgen, sino solamente a Santo Domingo.
Los demonios comenzaron a gritar: “¡Oh enemiga nuestra! ¡Oh ruina y confusión nuestra! ¿Por qué viniste del cielo a atormentarnos en forma tan cruel? ¿Será preciso que por ti, ¡oh abogada de los pecadores, a quienes sacas del infierno; oh camino seguro del cielo!, seamos obligados –a pesar nuestro– a confesar delante de todos lo que es causa de nuestra confusión y ruina? ¡Ay de nosotros! ¡Maldición a nuestros príncipes de las tinieblas!”.
“¡Oíd, pues, cristianos! Esta Madre de Cristo es omnipotente y puede impedir que sus siervos caigan en el infierno. Ella, como un sol, disipa las tinieblas de nuestras astutas maquinaciones. Descubre nuestras intrigas, rompe nuestras redes y reduce a la inutilidad todas nuestras tentaciones. Nos vemos obligados a confesar que ninguno que persevere en su servicio se condena con nosotros”.
Un solo suspiro que ella presente a la Santísima Trinidad vale más que todas las oraciones, votos y deseos de todos los santos. La tememos más que a todos los bienaventurados juntos y nada podemos contra sus fieles servidores”.
De igual manera los malignos confesaron que muchos cristianos que la invocan al morir y que deberían condenarse, según las leyes ordinarias, se salvan gracias a su intercesión. “¡Ah! Si esta Marieta –así la llamaban en su furia– no se hubiera opuesto a nuestros designios y esfuerzos, ¡hace tiempo habríamos derribado y destruido a la Iglesia y precipitado en el error y la infidelidad a todas sus jerarquías!”.
Luego añadieron que “nadie que persevere en el rezo del Rosario se condenará. Porque ella obtiene para sus fieles devotos la verdadera contrición de los pecados, para que los confiesen y alcancen el perdón e indulgencia de ellos”.
Es así que Santo Domingo hizo rezar el Rosario a todo el pueblo muy lenta y devotamente, y en cada Avemaría que rezaban, salían del cuerpo del poseso una gran multitud de demonios en forma de carbones encendidos.
Cuando todos los enemigos salieron y el hereje quedó libre, la Virgen María, de manera invisible, dio su bendición a todo el pueblo, que experimentó gran alegría. “Este milagro fue causa de la conversión de gran número de herejes, que incluso se inscribieron en la Cofradía del Santo Rosario”, concluyó San Luis María Grignion de Montfort.
Al morir Santo Domingo, el Rosario se mantuvo entonces casi por dos siglos como oración predilecta.
Pero al decaer el tiempo, es cuando la Santísima Virgen se le parece a Alano de la Rupe y le reitera las promesas dadas a Santo Domingo. El fray Alano fue el encargado de hacerla resurgir, tarea seguida por Jacobo Sprenger, superior del convento de los dominicos en Colonia (Alemania).

Beato Fray Alano de la Rupe, Nació en Bretaña en torno a 1428. Ingresó en la Orden de Predicadores a los 22 años, y fue transferido a la rama neerlandesa en 1464. Fue conocido popularmente por ciertas apariciones y visiones, y como predicador del rosario y de su espiritualidad.

La Batalla de Lepanto:

En los tiempos de Santo Padre Pío V (1566 – 1572), los musulmanes controlaban el Mar Mediterráneo y preparaban la invasión de la Europa cristiana. Los reyes católicos de Europa estaban divididos y parecían no darse cuenta del peligro inminente. El Papa pidió ayuda pero no le hicieron mucho caso hasta que el peligro se hizo muy real y la invasión era certera. El 17 de septiembre de 1569 pidió que se rezase el Santo Rosario. El 7 de octubre de 1571 se encontraron las dos flotas, la crisitana y la musulmana, en el Golfo de Corinto, cerca de la ciudad griega de Lepanto. La flota cristiana, compuesta de soldados de los Estados Papales, de Venecia, Génova y España y comandada por Don Juan de Austria entró en batalla contra un enemigo muy superior en número y buques de guerra. Se jugaba el destino de la Europa cristiana. Antes del ataque, las tropas cristianas rezaron el Santo Rosario con mucha devoción.

La batalla de Lepanto duró hasta altas horas de la tarde pero, al final, los cristianos resultaron victoriosos.
Mientras la batalla transcurría, en Roma el Papa recitaba el Rosario en su capilla. En eso, el Papa salió de su capilla y, por una revelación de la Santísima Virgen, anunció alegre a todos los presentes y con gran calma que la Santísima Virgen le había concedido la victoria a los cristianos. Sin noticias de lo acontecido (ya que no había tecnología para la comunicación y los mensajes por escritos tardaban mucho tiempo) a las Semanas llegó finalmente el mensaje de la victoria de parte de Don Juan de Austira, quién, desde un principio, atribuyó el triunfo de cristiano a la poderosa intercesión de Nuestra Señora del Rosario. Agradecido con Nuestra Madre, el Papa Pío V instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias y agregó a las Letanía de la Santísima Virgen el título de "Auxilio de los Cristianos".
El Papa Gregorio III pronunció la fiesta a Nuestra Señora del Rosario cada 07 de Octubre.
Más adelante, Su Santidad León XIII escribió doce encíclicas referentes al Rosario. Insistió en el Rezo del Santo Rosario en familia, consagró el mes de Octubre al Rosario y agregó el título de "Reina del Santísimo Rosario" en la letanía de la Virgen. Por todo esto, se mereció el título de "El Papa del Rosario".

EL AVE MARÍA

Se trata de la repetición de aclamaciones y alabanzas que aparecen en el Evangelio de Lucas (el saludo del ángel Gabriel a María en Lc 1, 26-28; y el saludo de Isabel a María en Lucas 1, 42).
La segunda mitad de la oración fue añadida en el siglo XIV. Porque Ella nos da a Jesús su hijo, María es madre de Dios y madre nuestra; podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones.
María puede interceder por nosotros, no nos cabe la menor duda.
De hecho, en el Apocalipsis 6, 9-11 dice que los santos del cielo pueden interceder en favor de los habitantes de la tierra. ¡Con cuánta mayor razón la "Madre del Señor"!
Pero su uso se hizo universal cuando el Papa Pío V promulgó el Breviario Romano y mandó que se rezase al principio de cada hora del Oficio Divino, después del Padre Nuestro.

Para el siglo XVI ya estaba totalmente completa con su forma manejada hoy: Contemplación de los "misterios", Credo, Padre Nuestro y las Avemarías como oraciones principales y las cuentas o granos como medio de llevar la oración.

*CARGA y USA TU ROSARIO TODOS LOS DIAS*
– Cuando cargas tu Rosario, es un dolor de cabeza para Satanás.
– Cuando usas tu Rosario, Satanás colapsa.
– Cuando él te ve rezando el Rosario, se desvanece.
– Vamos a Rezar el Rosario cada vez, de manera de mantenerlo desvanecido.

ADEMÁS

La palabra "Rosario" significa:
"CORONA DE ROSAS" cada Ave María es una Rosa que se le entrega a la Virgen para que ella con su Dulce Amor las presente a los pies de Su Amado Hijo. La Rosa es la Reina de las Flores y así el Rosario es la Reina de todas las Devociones y por ello la más importante de todas.

Recomendado por la Virgen en varias de sus apariciones más importantes.

La importancia del rosario como medio eficaz de los creyentes ha sido confirmado no solo por los pontífices, sino por Nuestra Madre misma, la Virgen María. Es la oración de los sencillos y de los grandes, está al alcance de todos, en todo tiempo y lugar. El rosario honra a Dios y a la Santísima Virgen de un modo especial. EnLourdes, la Virgen llevaba un rosario en la mano cuando se le apareció a Santa Bernardita. Y también llevaba un rosario cuando se les apareció a los tres pastorcitos de Fátima. Y fué en Fátima donde ella misma se reveló a los niños su título: "Nuestra Señora del Rosario".

PALABRAS DE LOS SANTOS SOBRE EL SANTO ROSARIO

Beato Alano de Rupe (1428-1475)
El rezo de ciento cincuenta Avemarías es una oración muy útil, es un obsequio que agrada mucho a la Virgen. Y lo es aún más y harán mucho mejor quienes las reciten meditando la Vida, Pasión y Gloria de Jesucristo. Porque esta meditación es el alma de tales oraciones.

Santa Teresa de Jesús (1515-1582)
En el Rosario he hallado los atractivos más dulces, más suaves, más eficaces y más poderosos para unirme con Dios.

San Carlos Borromeo (1538-1584)
A los sacerdotes: “Les pido que en la confesión recomienden mucho el rezo del santo Rosario”.
Rezar mi Rosario es mi más dulce ocupación y una verdadera alegría, porque sé que mientras lo rezo estoy hablando con la más amable y generosa de las madres.

San José de Calasanz (1557-1648)
Os dejo como mi testamento el rezo del santo Rosario todos los días.

San Francisco de Sales (1567-1622)
El Rosario es el mejor de los rezos.

San Luis María Grignon de Monfort (1673-1716)
El Rosario es unos de los medios más poderosos que tenemos para aliviar a las almas del Purgatorio.
No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría eterna, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios.
No tengo mejor secreto para conocer si una persona es de Dios, que si le gusta rezar el Avemaría y el Rosario.
¡Oh! ¡Qué maravilla de la gracia del Santo Rosario! ¡Poder escapar del mundo, del demonio, de la carne y salvarte para el Cielo!

San Alfonso María de Ligorio (1696-1787)
Entre todos los homenajes que se deben a la Madre de Dios no conozco ninguno más agradableque el Rosario.
Si queremos aliviar a las benditas almas del purgatorio, procuremos rogar por ellas a la Santísima Virgen, aplicando por ellas de modo especial el Santo Rosario que les servirá de gran alivio.

San Antonio María Claret (1807-1870)
Jamás será tenido por buen cristiano quién no reza el Rosario.

San Juan Bosco (1815-1888)
Sobre la devoción de la Virgen y el rezo del Rosario se basa toda mi obra educativa. Preferiría renunciar a cualquier otra cosa, antes que al Rosario.
Tan necesario como es el pan para el cuerpo, así lo es el Santo Rosario para la salud del alma.

San Pío X (1835-1914)
Dadme un ejército que rece el Rosario y lograré con él conquistar el mundo.
El Rosario es de todas las oraciones la más bella, la más rica en gracias y la que más complace a la Santísima Virgen.
Si deseáis paz en vuestros corazones y en vuestros hogares, rezad diariamente el Santo Rosario.

Santa Bernadette Soubirous (1844-1879)
Ah, si supieran lo buena y generosa que es nuestra Señora, amémosla mucho. Recémosle con cariño su Rosario y pongámonos bajo su protección y veremos qué grandes ventajas conseguimos con ello.
Yo no hice estudios y soy muy ignorante, pero sé rezar mi Rosario, y con él logro comunicarme con nuestro Señor y con la Virgen Santísima.

Santa Teresita del Niño Jesús (1873-1897)
Con el Rosario se puede alcanzar todo. Según una graciosa comparación, es una larga cadena que une el cielo y la tierra, uno de cuyos extremos está en nuestras manos y el otro en las de la Santísima Virgen. Mientras el Rosario sea rezado, Dios no puede abandonar al mundo, pues esta oración es muy poderosa sobre su Corazón.

San Pío de Pietrelcina (1887-1968).
Le llamaban “el Rosario Viviente”
Al preguntarle cuántos rosarios rezaba cada día desde la mañana a la noche, respondió: “A veces cuarenta, otras veces cincuenta”. Y al preguntarle cómo hacía, respondía: “¿Y cómo haces tú para no recitarlo?”.
¡Amen a la Virgen y háganla amar. Reciten siempre el Rosario!
Quisiera que los días tuvieran 48 horas para poder redoblar los Rosarios.

Santa Teresa de los Andes (1900-1920)
Confíe todo a la Santísima Virgen. Récele siempre el Rosario para que Ella le guarde no sólo su alma, sino también sus asuntos.

San Josemaría (1902-1975)
Fijaos en una de las devociones más arraigadas entre los cristianos, en el rezo del Santo Rosario. La Iglesia nos anima a la contemplación de los misterios: para que se grabe en nuestra cabeza y en nuestra imaginación, con el gozo, el dolor y la gloria de Santa María, el ejemplo pasmoso del Señor, en sus treinta años de oscuridad, en sus tres años de predicación, en su Pasión afrentosa y en su gloriosa Resurrección.
Ojalá sepas y quieras tú sembrar en todo el mundo la paz y la alegría, con esta admirable devoción mariana.

Santa Teresa de Calcuta (1910-1997)
Aférrate al Rosario como las hojas de la hiedra se aferran al árbol; porque sin nuestra Señora no podemos permanecer.
Sí, tenemos que ser muy fieles y nunca dejar de rezar el Rosario.

San Juan Pablo II (1920-2005)
Con el trasfondo de las Avemarías del Rosario, pasan ante los ojos del alma los episodios principales de la vida de Jesucristo. Los misterios del Rosario nos ponen en comunión vital con Jesús a través del Corazón de su Madre.
El Rosario de la Virgen María es una oración apreciada por numerosos santos y fomentada por el Magisterio. Sigue siendo también en este Tercer Milenio, una oración de gran significado, destinada a producir frutos de santidad.
El Rosario, en su sencillez y profundidad, es un verdadero compendio del Evangelio y conduce al corazón mismo del mensaje cristiano.
Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor.

Las 15 Promesas de Nuestra Señora del Rosario.

1. Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
3. El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.
4. El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.
5. El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.
6. El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si
es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.
7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.
8. Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.
9. Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.
10. Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.
11. Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
12. Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
13. He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.
14. Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
15. La devoción al Santo rosario es una señal que manifiesta la predestinación de Gloria.

Rosario de la Virgen María por los fieles difuntos.

PRECIOSO SANTO ROSARIO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO PARA ROGAR POR EL ALIVIO A SUS PENAS.  

MISTERIOS GOZOSOS
(Lunes y sábados)

MISTERIOS LUMINOSOS
(Jueves)

MISTERIOS DOLOROSOS
(Martes y Viernes)

MISTERIOS GLORIOSOS
(Miércoles y Domingo) 


Cada Ave María es un Alivio que mandas a los difuntos para salir rápido de sus penas y gozar de la Patria Celestial. Solo los vivos tenemos y podemos ayudar a nuestros difuntos. Es un deber al mandamiento del Amor: Amarnos los unos con los otros como yo los he amado. Practicar la caridad con estas almas que mas nos necesitan. El favor que harás con ellas, regresará a tí al ciento por uno!

Primer Misterio del día.

VERSO
Me persigno con los clavos
Y me abrazo de la Cruz
Y yo empiezo el "Padre Nuestro"
En el Nombre de Jesús.

PADRE NUESTRO…

VERSO
Arca Eres del testamento
Eres Paz y Alegría
Ya rezamos Padre Nuestro
Ahora recemos 10 Aves Marías.

DIOS TE SALVE MARÍA… (10 veces) 

Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo…
María es Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra.
¡OH JESÚS MÍO…

ORACIÓN
Señor, tu deseas perdonar y salvarnos. Pedimos tengas Piedad de nuestros hermanos, nuestros parientes y nuestros bienhechores quienes han salido de este mundo (especialmente de _________) Concede, por la intercesión de la Virgen María y de todos los Santos, que tengan ellos una participación en tu Felicidad Eterna. Danos a nosotros los vivos, la conformidad para poder aceptar tu Voluntad en nuestra perdida. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, Tu Hijo, que Vive y Reina contigo en Unidad con el Espíritu Santo; Dios para siempre, Amén.

Eterno Dios de Bondad
Mi Padre Eterno y Querido
Por las ánimas te pido
Dales Señor Libertad.
Blanca y encarnada Flor
Dale limosna a las ánimas
Que la piden con dolor.
Dale Señor el Descanso Eterno
Y brille para ellos la Luz Perpetua.
Descanse en Paz…. así sea.

Si por tu Preciosa Sangre Señor lo (la) habéis Redimido. 
Que lo (la) perdones te pido por tu Pasión Dolorosa.
De las puertas del infierno.
Libra su Alma Señor.
Háganse las obras buenas
Por esta Alma sin cesar
Que Dios la saque de penas
Y lo (la) lleve a descansar.
Que el Alma de nuestr@ herman@ (N.N.) y los demás del Purgatorio por la Misericordia de Dios descansen en Paz. Así sea.

CANTO EL PASTOR
Con pena va el Pastor
Cantando va a volver
Ya lleva entre sus brazos
La oveja que se fue…
Por ver si me encontraba
Salió al anochecer
Gritando me llamaba
No quise responder…
Huyendo de mí casa
Un día me alejé
Qué triste me buscaba.
Al ver que me marché…
A solas y con miedo
Llorando lo busqué
Y como me abrazaba
Apenas lo encontré…
Los cielos hacen fiesta
Y cantan cuando ven
Que Dios está contento
Pues vuelvo a estar con Él. 

Segundo Misterio del día.

VERSO
Arca Eres del testamento
Eres Paz y Alegría
Empiecen el Padrenuestro
Y las diez Aves Marías.

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARÍA… (10 VECES)

Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo…
María es Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra.
¡OH JESÚS MÍO…

ORACIÓN
Padre en el cielo, Tú te has llevado a (N.N.) que extrañamos mucho. Porque somos humanos, no podemos menos que sentir mucho esta pérdida, Ayúdanos a aceptar con conformidad tu Santa Voluntad. Que nada ni nadie nos separe jamás de Tu Hijo Jesús Eucaristía, para que la muerte cuando nos venga, sea un viaje suave con Él desde esta vida hasta la infinitamente mejor vida de tu Reino. Te lo pedimos en el Nombre de JesuCristo. Amén.

Eterno Dios de Bondad
Mi Padre Eterno y Querido
Por las ánimas te pido
Dales Señor Libertad.
Blanca y encarnada Flor
Dale limosna a las ánimas
Que la piden con dolor.
Dale Señor el Descanso Eterno
Y brille para ellos la Luz Perpetua.
Descanse en Paz…. así sea.

De las puertas del infierno.
Libra su Alma Señor.
Si por tu Preciosa Sangre Señor lo (la) habéis Redimido.
Que lo (la)perdones te pido por tu Pasión Dolorosa.
Háganse las obras buenas
Por esta Alma sin cesar
Que Dios la saque de penas
Y la lleve a descansar.

Que el Alma de nuestro herman@ (N.N.) y los demás de Purgatorio por la Misericordia de Dios descansen en Paz. Así sea.

CANTO: LOS CAMINOS DE ESTE MUNDO
Los caminos de este mundo
Nos conducen hasta Dios,
Hasta el cielo prometido
Donde siempre brilla el sol.
Y cantan los prados, cantan las flores
Con armoniosa voz,
Y mientras que cantan prados y flores
Yo soy feliz pensando en Dios.
Los caminos de la tierra
Están llenos de amistad,
No la niegues a tu hermano
Que la espera en ti encontrar.
Los caminos de este mundo
Enlazados juntos van,
Entre penas y alegrías
Hasta el cielo llegarán.
Los caminos de esta vida
Te conducen de verdad
Al buen Dios que te convida
A entrar en su eternidad.
Los caminos de este mundo
El amor brindando están,
Siempre habrá alguien que te quiera
Con cariño de verdad.

Tercer Misterio del día.

VERSO
Me persigno con los clavos
Y me abrazo de la Cruz
Y yo empiezo el "Padre Nuestro"
En el Nombre de Jesús.

PADRE NUESTRO…

VERSO
Arca Eres del testamento
Eres Paz y Alegría
Ya rezamos Padre Nuestro
Ahora recemos 10 Aves Marías.

DIOS TE SALVE MARÍA… (10 VECES)

Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo…
María es Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra.
¡OH JESÚS MÍO…

ORACIÓN
Oh Dios!, Que Perdonas y deseas la Salvación de todos los hombres y mujeres, Imploramos tu Clemencia para que, por la Intercesión de María Santísima y de todos los Santos concedas a tu sierv(@) (N.N.) La Gracia de llegar a la Vida Eterna. Amén.

Eterno Dios de Bondad
Mi Padre Eterno y Querido
Por las ánimas te pido
Dales Señor Libertad.
Blanca y encarnada Flor
Dale limosna a las ánimas
Que la piden con dolor.
Dale Señor el Descanso Eterno
Y brille para ellos la Luz Perpetua.
Descanse en Paz…. así sea.

De las puertas del infierno.
Libra su Alma Señor.
Si por tu Preciosa Sangre Señor lo ( la ) habéis Redimido.
Que lo (la) perdones te pido por tu Pasión Dolorosa. 
Háganse las obras buenas
Por esta Alma sin cesar
Que Dios la saque de penas
Y la lleve a descansar.
Que el Alma de nuestro herman@ (N.N.) y los demás del Purgatorio por la Misericordia de Dios descansen en Paz. Así sea.

CANTO: SALGAN, SALGAN
Salgan, salgan, salgan
Animas de penas
El Rosario rompe
Grillos y cadenas.
El no ver a Dios
Es un gran dolor
Y sentimos más
Por su Grande Amor.
Las que transitáis
Del mundo los cercos,
Mira nuestras penas
Oíd nuestro lamentos.
Son tantas las penas
Y tan largo el tiempo
Que aquí son mil años
Del mundo un momento
Rueguen por nosotros
Padres, hijos, deudos,
Que estando con Dios,
Nosotros lo haremos
Hacedlo por Dios,
No nos olvidéis,
Que esta Caridad
Con Dios la hallaréis.
Vengan hoy las almas
Llenas de alegría
A darles las gracias
A María y José! 

Cuarto Misterio del día.

VERSO
Arca Eres del testamento
Eres Paz y Alegría
Empiecen el Padrenuestro
Y las diez Aves Marías.

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARÍA… (10 VECES)

Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo…
María es Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra.
¡OH JESÚS MÍO…

ORACIÓN
De las puertas del infierno, libra Señor su Alma. Señor escucha mi oración y llegue a Ti nuestro clamor. Oh Dios, de quien es propio tener Piedad siempre y perdonar, rogamos humildemente por el alma de tu sierv@ (N.N.) que mandaste salir de este mundo, no lo entregues en manos del enemigo, ni lo olvides para siempre, sino manda a los ángeles que le reciban y lo (la) lleven a la Patria del Paraíso, porque, pues, esperó y creyó en Ti, no padezca las penas del infierno mas posea los Gozos Eternos. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Eterno Dios de Bondad
Mi Padre Eterno y Querido
Por las ánimas te pido
Dales Señor Libertad.
Dale Señor el Descanso Eterno
Y brille para ellos la Luz Perpetua.
Descanse en Paz…. así sea.

Blanca y encarnada Flor
Dale limosna a las ánimas
Que la piden con dolor.
De las puertas del infierno.
Libra su Alma Señor.
Si por tu Preciosa Sangre Señor lo (la) habéis Redimido.
Que lo (la) perdones te pido por tu Pasión Dolorosa.
Háganse las obras buenas
Por esta Alma sin cesar
Que Dios la saque de penas
Y la lleve a descansar.

Que el Alma de nuestro herman@ (N.N.) y los demás del Purgatorio por la Misericordia de Dios descansen en Paz. Así sea.

CANTO: TRISÁGIO DE ÁNIMAS

CUANDO ME LLEGUE LA HORA
DE LA POSTRER AGONIA.
HAGO LA INTENCION ¡OH MADRE!
DE DECIR “AVE MARIA “
CUANDO SE DESPRENDA MI ALMA
DEL CUERPO QUE LA OPRIMIA
QUE EL ANGEL QUE LA CONDUZCA
LE RECE EL “ AVE MARIA “
CUANDO EN LA BALANZA PONGAN
LAS OBRAS QUE YO HACIA
QUE SE MIRE EN TODAS ELLAS
ESCRITA EL “AVE MARIA “
CUANDO A LA MORADA LLEGUE
DE LA PERPETUA ALEGRIA
QUE ENTRE SALUDANDO A TODOS
DICIENDO EL “ AVE MARIA “
MIENTRAS MI EXISTENCIA DURA
A TODAS HORAS DEL DIA
TE OFREZCO ENTREGARTE MI ALMA
DICIENDO EL “AVE MARIA “

Quinto Misterio del día.

VERSO
Me persigno con los clavos
Y me abrazo de la Cruz
Y yo empiezo el "Padre Nuestro"
En el Nombre de Jesús.

PADRE NUESTRO…

VERSO
Arca Eres del testamento
Eres Paz y Alegría
Ya rezamos Padre Nuestro
Ahora recemos 10 Aves Marías.

DIOS TE SALVE MARÍA… (10 VECES)

Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo…
María es Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra.
¡OH JESÚS MÍO…

Pidiendo Señor por el Descanso Eterno de el Alma de nuestr@ herman@ (N.N.) A quien has llamado a tu Presencia. Pidiéndote que por tu Dolorosa Pasión, Muerte y Resurrección y la intercesión de Nuestra Señora la Virgen María le concedas el perdón de todos sus pecados y la dicha de gozar de la Gloria Eterna. Amén.

Eterno Dios de Bondad
Mi Padre Eterno y Querido
Por las ánimas te pido
Dales Señor Libertad.
Blanca y encarnada Flor
Dale limosna a las ánimas
Que la piden con dolor.
Dale Señor el Descanso Eterno
Y brille para ellos la Luz Perpetua.
Descanse en Paz…. así sea.

De las puertas del infierno.
Libra su Alma Señor.
Si por tu Preciosa Sangre Señor lo (la) habéis Redimido.
Que lo (la) perdones te pido por tu Pasión Dolorosa. 

Háganse las obras buenas
Por esta Alma sin cesar
Que Dios la saque de penas
Y la lleve a descansar.
Que el Alma de nuestro herman@ (N.N.) y los demás del Purgatorio por la Misericordia de Dios Descansen en Paz. Así sea.

CANTO: ALLÁ EN EL CIELO
Allá en el cielo, allá en el cielo,
Allá en el cielo
No habrá más llanto,
Ni más tristeza
Ni más dolor.
Y cuando estemos
Los redimidos
Allá en el cielo
Alabaremos al Señor.
Mientras lleguemos
A aquella Casa de Paz Eterna,
Luchar debemos contra
Las fuerzas de satanás,
Y Victoriosos siempre
Triunfantes con El iremos
¡Adelante con Jesús ¡
Vamos a gozar, vamos a gozar,
A las Bodas del Cordero,
Vamos a gozar, vamos a gozar
Y luego nos iremos.
A la Patria Celestial
A morar con Jesucristo
Por la eternidad, por la
eternidad.

PARA PEDIR EL PERDÓN
Mi Jesús Sacramentado, Vos Eres tan Amoroso digno de ser Amado, Santísimo Sacramento Hijo del Eterno Padre Alumbra su entendimiento para que su Alma se salve….. Pues Eres tan Poderoso Señor para perdonarle….
Dulce Jesús de mi vida dueño de mi corazón,…escúchale sus pecados… pues tú sabes los que son. Óyelo (a) de penitencia y dale tu Absolución. Danos Paz en esta vida y en la otra Salvación. Danos tu Santa Bendición que sea la de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Amén.

PETICION
Señor te encomendamos el Alma de tu sierv@ (N.N.) para que muerto al mundo, viva para ti, y los pecados que por la fragilidad humana cometió límpialas Tú con el perdón de tu Misericordiosísima Piedad por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Para continuar con este Santísimo Rosario, Señor Mío y Dios Mío, te pedimos que no tomes en cuenta nuestras culpas sino la fe de tu Iglesia, especialmente que no tomes en cuenta las culpas que haya cometido nuestro difunto (N.N.) cual ya estuvo ante Ti, implorando también tu Perdón y Misericordia. Es por esto que te ofrezco estas tres Ave María:

LAS TRES AVE MARÍA
Dios te Salve María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del Parto, en tus manos encomiendo mi fe para que la alumbres, llena eres de gracia, el Señor es contigo…

Dios te Salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima durante el Parto, en tus manos encomiendo mi esperanza para que la alientes, llena eres de gracia, el Señor es contigo…

Dios te Salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del Parto, en tus manos encomiendo mi caridad para que la inflames, llena eres de gracia, el Señor es contigo…

LA SALVE
Dios te Salve Reina y Madre, Madre de Misericordia, Vida Dulzura y Esperanza Nuestra, Dios te Salve a ti llamamos los desterrados hijos de Eva a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lagrimas, Ea, pues Señora, Abogada Nuestra vuelve a nosotros esos tus Ojos Misericordiosos y después de este destierro muéstranos a Jesús, Fruto Bendito de tu Vientre, ¡oh! Clemente, ¡oh! Piadosa ¡oh! Dulce Siempre Virgen María. Ruega por (NN.) y por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las Promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

ORACION FINAL
Para finalizar este Santísimo Rosario, Virgen Sagrada María, siempre pidiéndote por el Eterno Descanso del Alma de todos los difuntos, aprovechamos para mostrarte nuestro Amor y Gratitud al recitar estas Letanías que no hacen sino expresar Misericordia por cada una de las justicias que claman tu piedad: 

Letanías por las Almas del Purgatorio

1. Señor ten Misericordia de nosotros
    R. Señor ten Misericordia de nosotros
2. Cristo ten Misericordia de nosotros
    R. Cristo ten Misericordia de nosotros
3. Señor ten Misericordia de nosotros
    R. Señor ten Misericordia de nosotros

4. Cristo, óyenos 
            R. Cristo, óyenos
5. Cristo, escúchanos 
            R. Cristo, escúchanos

6. Dios Padre celestial
R. Ten misericordia de nosotros.
7. Dios Hijo redentor del mundo
R. Ten misericordia de nosotros.
8. Dios Espíritu Santo
R. Ten misericordia de nosotros.
9. Trinidad Santa, un solo Dios
R. Ten misericordia de nosotros.
10. Santa María, auxiliadora de las almas del purgatorio
R. Ruega por nosotros. 

RESPONDER A CADA LETANÍA:

TEN MISERICORDIA SEÑOR!

11. Por mis hermanos y parientes.
12. Por todos mis bienhechores espirituales y temporales.
13. Por los que han sido mis amigos y súbditos.
14. Por cuantos debo amor y oración. 
15. Por cuantos he perjudicado y dañado.

16. Por los que han faltado contra mí. 
17. Por aquellos a quienes profesáis predilección.
18. Por los que están más próximos a la unión con Vos.
19. Por los que os desean más ardientemente.
20. Por los que sufren más.

21. Por los que están más lejos de su liberación.
22. Por los que menos auxilio reciben. 
23. Por los que más méritos tienen por la Iglesia.
24. Por los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres.
25. Por los poderosos, que ahora son como viles siervos.

26. Por los ciegos que ahora reconocen su ceguera.
27. Por los vanidosos que malgastaron su tiempo.
28. Por los pobres que no buscaron las riquezas divinas.
29. Por los tibios que muy poca oración han hecho.
30. Por los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.

31. Por los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos.
32. Por los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado. 
33. Por los padres que no vigilaron bien a sus hijos.
34. Por los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos.
35. Por los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer.

36. Por los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el Cielo.
37. Por los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte.
38. Por los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante.
39. Por los que juzgaréis tanto más severamente, cuánto más les fue confiado.
40. Por los pontífices, reyes y príncipes.

41. Por los obispos y sus consejeros. 
42. Por mis maestros y pastores de almas.
43. Por los sacerdotes de nuestra diócesis.
44. Por los sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.
45. Por los defensores de la santa fe. 

46. Por los caídos en los campos de batalla.
47. Por los sepultados en los mares.
48. Por los muertos repentinamente.
49. Por los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.
50. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; R. dales el descanso eterno. (tres veces)

Oremos:
Oh Dios, Creador y Redentor del mundo, perdona los pecados de tus servidores y servidoras, que la inconciencia de los hombres olvida en el purgatorio.
Permitid que nuestras oraciones les permita obtener la liberación por la que tanto suspiran! 
Señor, vos que castigáis con pesar, y nos mandáis rezar por quienes amáis, dignaos abrir las puertas del Cielo a las almas que han salido de este mundo, y dadles el reposo y la felicidad eterna.
Os lo pido, por la mediación de Nuestra Señora del Carmelo y Auxiliadora nuestra de las almas del purgatorio y por todos los Ángeles y Santos. Amén.

NOVENO DÍA, 15.07.17 NOVENA A LA VIRGEN DEL CARMEN. Promesas e Indulgencias.

PROMESAS DE LA VIRGEN DEL CARMEN QUIEN LLEVA CONSIGO  EL SANTO ESCAPULARIO

La palabra escapulario viene del Latín “scapulae” que significa “hombros”.

“El hecho de andar vestido de este Hábito mío, significa que estáis continuamente pensando en mí; y yo siempre pensando en vosotros; y les ayudaré en asegurar la vida eterna “. 16 de Julio 1251

Primera promesa: El privilegio de preservación o exención del infierno para cuantos mueren revestidos con el Escapulario Carmelitano. “El que muriere con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno”. El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice:

“Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna”

LLEVARLO SIEMPRE PUESTO, ESPECIALMENTE EN LA HORA DE LA MUERTE.

Segunda promesa: El privilegio sabatino. Prometió sacar el purgatorio del sábado después de la muerte al que muriese con el Escapulario. María dijo al Papa Juan XXIII: “Quiero que anuncies a los Carmelitas y a sus Cofrades: los que lleven puesto el Escapulario, guarden castidad conforme con su estado, y recen el oficio divino, – o los que no sepan leer se abstengan de comer carne los miércoles y sábados -, confesarse y cumplir la penitencia, si van al purgatorio Yo haré que cuanto antes, especialmente el sábado siguiente a su muerte sean trasladadas sus almas al cielo”.

Nuestra Señora entregando el hábito/escapulario a San Simón Stock en 1251.

 Indulgencias

Indulgencia Plenaria para los que visten el escapulario en estas fiestas:

a) Virgen del Carmen (16 de Julio) 
b) San Simón Stock (16 de mayo);
c) San Elías Profeta (20 de Julio);
d) Santa Teresa de Jesús (15 de Octubre),
e) Santa Teresa del Niño Jesús (1 de octubre);
f) San Juan de la Cruz (14 de Diciembre);
g) Todos los Santos Carmelitas (14 de Noviembre).

También estar confesados, comulgar, el Rezo del Santo Rosario, ofreciendo un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria por las intenciones y necesidades del Papa, en la fecha correspondiente.

Indulgencia parcial.- Por usar piadosamente a diario el Santo Escapulario con acto de afecto y devoción.

Noveno día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Noveno día:

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que extendiendo tu amor hacia los Carmelitas, aún después de la muerte, como piadosísima Madre de los que visten Tu Santo Escapulario, consuelas sus almas cuando están en el purgatorio, y con tus ruegos consigues salgan cuanto antes de aquellas penas, para ir a gozar de Dios, nuestro Señor en la Gloria. Te ruego Señora me alcances de Su Divina Majestad, cumpla yo con las obligaciones de cristiano y la devoción del Santo Escapulario, de modo que logre este singularísimo favor. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

“La Virgen del Carmen la quiero y venero, porque nos protege a la hora de la muerte y saca a las almas del Purgatorio”.
GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

El escapulario debe tener por una parte la imagen de Jesús con el Corazón, y por la otra una imagen de la Virgen, debe estar bendecida por un sacerdote.
Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

         (3 veces): Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                            Ruega por nosotros.

OCTAVO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 14.07.17

Octavo día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Octavo día:

Ampárame y Consuélame en la hora de mi muerte: ¡Oh Virgen del Carmen, María Santísima, que ejerces tu especial protección en la hora de la muerte a los que devotamente visten tu Santo Escapulario, a fin de que logren por medio de la verdadera penitencia salir de esta vida en gracia de Dios y librarse de las penas del infierno. Te ruego Señora, me asistas, me ampares y consueles en la hora de mi muerte, y me alcances verdadera penitencia, perfecta contrición de todos mis pecados, encendido amor de Dios y ardiente deseo de verle y gozarle, para que mi alma no se pierda ni condene, sino que vaya segura a la felicidad eterna de la Gloria.  Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

Ella nos asistirá, intercederá y nos consolará en la hora de nuestra muerte; Ella nos librará de las penas del infierno.

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

 

(3 veces): Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                            Ruega por nosotros.

LA VIRGEN DE FÁTIMA. Un día como hoy hace 100 años fue Su Tercera Aparición con 4mil personas…

EL PAPA FRANCISCO DECRETÓ INDULGENCIA PLENARIA POR LOS 100 AÑOS DE LAS APARICIONES DE LA VIRGEN EN FÁTIMA En los 6 meses entre MAYO y OCTUBRE/17

Las condiciones habituales para ganar indulgencia:

  • CONFESIÓN
  • COMULGAR
  • EL REZO DEL SANTO ROSARIO, OFRECIENDO UN PADRE NUESTRO, UN AVEMARÍA Y UN GLORIA POR EL PAPA Y SUS INTENCIONES.

Y VENERAR LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA HACIENDO ORACIONES EN SU HONOR.

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

Desde el 13 de mayo de 1,917 la Santísima Virgen María se apareció en seis ocasiones en Fátima (Portugal) a tres pastorcitos: Lucía, Francisco y Jacinta. En un hermoso libro titulado “Memorias de Lucía” (cuya lectura recomendamos) la que vio a la Virgen cuenta todos los detalles de esas apariciones.

El 13 de mayo se produjo el siguiente diálogo:
– ¿De dónde es su merced? – Mi patria es el cielo.
– ¿Y qué desea de nosotros? – Vengo a pedirles que vengan el 13 de cada mes a esta hora (mediodía). En octubre les diré quién soy y qué es lo que quiero.

– ¿Y nosotros también iremos al cielo? – Lucía y Jacinta sí.

– ¿Y Francisco? – Los ojos de la aparición se vuelven hacia el jovencito y lo miran con expresión de bondad y de maternal reproche mientras va diciendo: – El también irá al cielo, pero antes tendrá que rezar muchos rosarios.

Y la Santísima Virgen continuó diciéndoles: – ¿Quieren ofrecerse al Señor y estar prontos para aceptar con generosidad los sufrimientos que Dios permita que les lleguen y ofreciéndolo todo en desagravio por las ofensas que se hacen a Nuestro Señor?

– Sí, Señora, queremos y aceptamos.

Con un gesto de amable alegría, al ver su generosidad, les dijo: Tendrán ocasión de padecer y sufrir, pero la gracia de Dios los fortalecerá y asistirá.

Segunda aparición: 13 de Junio de 1917

La Santísima Virgen le dice a los tres niños: “Es necesario que recen el rosario y aprendan a leer”.

Lucía le pide la curación de un enfermo y la Virgen le dice: “Que se convierta y rece mucho, y el año entrante recuperará la salud”.

Lucía le suplica: “Señora: ¿ya quiere llevarnos a los tres al cielo?”. – Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré muy pronto, pero tú debes quedarte aquí abajo, porque Jesús quiere valerse de ti para hacerme amar y conocer. El desea propagar por el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de María.

– ¿Y voy a quedarme solita en este mundo?

– ¡No hijita! ¿Sufres mucho? Pero no te desanimes, que yo no te abandonaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y yo seré el camino que te conduzca a Dios.                    

 Tercera aparición: 13 de julio de 1917

La Santísima Virgen mostró el infierno a los pastorcitos, es por ello la insistencia a la invitación de rezar el Santo Rosario y la Consagración a Su Inmaculado Corazón, por la conversión y salvación de los pobres pecadores. (13 de Julio 1917)

Ya hay 4,000 personas. Nuestra Señora les dice a los videntes: “Es necesario rezar el rosario para que se obtenga la paz. Cuando sufran algo digan: ‘Oh Jesús, es por tu amor y por la conversión de los pecadores’”.

La Virgen abrió sus manos y un haz de luz penetró en la tierra y apareció un enorme horno lleno de fuego, y en él muchísimas personas semejantes a brasas encendidas, que levantadas hacia lo alto por las llamas volvían a caer gritando entre lamentos de dolor. Lucía dio un grito de susto. Los niños levantaron los ojos hacia la Virgen como pidiendo socorro y Ella les dijo: – ¿Han visto el infierno donde van a caer tantos pecadores? Para salvarlos, el Señor quiere establecer en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado de María. Si se reza y se hace penitencia, muchas almas se salvarán y vendrá la paz. Pero si no se reza y no se deja de pecar tanto, vendrá otra guerra peor que las anteriores, y el castigo del mundo por sus pecados será la guerra, la escasez de alimentos y la persecución a la Santa Iglesia y al Santo Padre. Vengo a pedir la Consagración del mundo a mi Corazón Inmaculado y la Comunión de los Primeros Sábados, en desagravio y reparación por tantos pecados. Y añadió Nuestra Señora: Cuando recen el Rosario, después de cada misterio digan:

“Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu Infinita Misericordia”.

Cuarta aparición. Esta no fue posible el 13 de agosto,

Porque ese día el alcalde tenía prisioneros a los 3 niños intentando aceptar decir que ellos no habían visto a la Virgen.  Aunque el alcalde no logró su propósito, la aparición sucedió  unos días después.

La Santísima Virgen les dijo en la 4ª. Aparición: “Recen, recen mucho y hagan sacrificios por los pecadores porque no hay quién rece y haga sacrificios por ellas”. Desde esta aparición los tres niños se dedicaron a ofrecer todos los sacrificios posibles por la conversión de los pecadores y a rezar con más fervor el Rosario.

Quinto aparición: 13 de Septiembre 1917.

Ya hay unas 12,000 personas. Lucía le pide por varios enfermos. La Virgen le responde que algunos sí curarán, pero que otros no, porque Dios no se confía de ellos ya que para la santificación de algunas personas es más conveniente la enfermedad que la buena salud. E invita a todos a presenciar un gran milagro el próximo 13 de octubre.

Sexta y última aparición y el Milagro 13 de octubre de 1917.

En este día hay 70,000 personas. La aparición dice a los tres niños: “Yo soy la Virgen del Rosario. Deseo que en este sitio me construyan un templo y que recen todos los días el Santo Rosario”.

Lucía les dice los nombres de bastantes personas que quieren conseguir salud y otros favores muy importantes. Nuestra Señora le responde que algunos de esos favores serán concedidos y otros serán reemplazados por favores mejores. Y añade: “Pero es muy importante que se enmienden y que pidan perdón por sus pecados”.

Y tomando un aire de tristeza la Sma. Virgen dijo estas sus últimas palabras de las apariciones: QUE NO OFENDAN MAS A DIOS QUE YA ESTA MUY OFENDIDO!! (Lucía afirma que de todas las frases oídas en Fátima, esta fue la que más le impresionó su tono de voz.)

La Sma. Virgen antes de despedirse señaló con sus manos hacia el sol y entonces los 70,000 espectadores presenciaron un milagro conmovedor, un espectáculo maravilloso, nunca visto: la lluvia cesó instantáneamente (había llovido desde el amanecer y era mediodía) las nubes se alejaron y el sol apareció como un inmenso globo de plata o de nieve, que empezó a dar vueltas a gran velocidad, esparciendo hacia todas partes luces amarillas, rojas, verdes, azules y moradas, y coloreando de una manera hermosísima las lejanas nubes, los árboles, las rocas y los rostros de la muchedumbre que allí estaba presente. De pronto el sol se detiene y empieza a girar hacia la izquierda despidiendo luces tan bellas que parece una explosión de juegos pirotécnicos, y luego la multitud ve algo que la llena de terror y espanto: Ven que el sol se viene hacia abajo, como si fuera a caer encima de todos ellos y a carbonizarlos, y un grito inmenso de terror se desprende de todas las gargantas. “Perdón, Señor, perdón”, fue un acto de contrición dicho por muchos miles de pecadores. Este fenómeno natural se repitió tres veces y duró diez minutos. No fue registrado por ningún observatorio astronómico porque era un milagro absolutamente sobrenatural.
Luego el sol volvió a su sitio y los miles de peregrinos que tenían sus ropas totalmente empapadas por tanta lluvia, quedaron con sus vestidos instantáneamente secos. Y aquel día se produjeron maravillosos milagros de sanaciones y conversiones.

Apariciones del Ángel de La Paz

Antes de la Manifestación de Nuestra Señora de Fátima, los niños Videntes, tuvieron tres apariciones de un Ángel. Primera Aparición, El Ángel les dijo: “No teman. Soy el Ángel de la Paz. Recen conmigo.” Luego se arrodilló en la tierra, se inclinó y dijo: “Dios mío, Yo creo, adoro, espero y os amo. Y os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.”

Lo repitió tres veces, se levantó y le dijo a los  pequeños “Recen de esta manera. Los corazones de Jesús y María están atentos a sus súplicas.” Luego desapareció. En la segunda aparición, el Ángel les dijo: “Yo soy el Ángel de su guardia, el Ángel de Portugal. Sobre todo, acepten y soporten con sumisión el sufrimiento que el Señor les envíe para que lo ofrezcan en reparación.”

En la tercera aparición, El Ángel se apareció llevando consigo un cáliz y sostuvo sobre él, una Hostia. Repitió tres veces esta oración:

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo entero, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias por los cuales es ofendido. Por los méritos Infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María os pido por la conversión de los pobres pecadores.” Después le dio la Hostia a Lucía y ofreció el contenido del Cáliz a Jacinta y Francisco para que lo bebieran. Volvió a repetir la oración y se marchó.

ORACIÓN

Oh Santísima Virgen María, Reina del Santo Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste revelar en Fátima a tres inocentes pastorcitos los secretos inefables del Cielo y transmitir con ternura mensajes de salvación y de paz, haz dócil a nuestro corazón para ser verdaderos devotos de Tu Inmaculado Corazón para ofrecerte nuestro Amor y buenas obras en reparación de todas las ofensas que Tú y Tu Santísimo Hijo, reciben de nosotros. Iluminados por los tesoros de gracias escondidas al rezar el Santo Rosario a fin de que al meditarlo recojamos los frutos de vida eterna y confiados en Tu Misericordia Maternal y agradecidos a las bondades de Tu Amantísimo Corazón, venimos a Tus Pies para rendirte el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos la perseverancia que necesitamos para cumplir fielmente Tu mensaje de amor, escucha nuestros ruegos y necesidades, principalmente te pido por tu privilegiado hijo el Santo PAPA y su dura labor, dale vida, salud y el carisma de seguir dirigiendo la Santa Iglesia, protégelo y apártalo de todo peligro. Así sea. Amén.

SÉPTIMO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 13.07.17

El Escudo Carmelita:
En el centro está el Monte Carmelo con una estrella en la ladera y dos más por encima y a ambos lados de la cumbre.La estrella sobre la montaña representa a la Virgen María a quien está dedicada la Orden. Las dos estrellas en la parte superior del escudo son los profetas Elías y Eliseo. Estos dos hombres del libro de los Reyes del Antiguo Testamento se consideran las inspiraciones espirituales de la Orden.
Afuera del escudo está la corona, que representa el reinado de Dios en medio de las doce estrella, las doce tribus de Israel. En el centro está la mano de Elías sosteniendo la espada de fuego, es decir, la palabra del profeta.

 

Séptimo día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

 

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Séptimo día:

Encontrar la seguridad en las tribulaciones y peligros: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que en tu Santo Escapulario diste a los que devotamente lo visten, un firmísimo escudo para defenderse de todos los peligros de este mundo y de las asechanzas del demonio, acreditando esta verdad con tantos y tan singulares milagros. Te ruego, Señora, que seas mi defensa poderosa en esta vida mortal, para que en todas las tribulaciones y peligros encuentre la seguridad, y en las tentaciones salga con victoria, logrando siempre tu especial asistencia para conseguirlo. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

 

(3 veces): Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                            Ruega por nosotros.

“Cuando se sufre de depresión y ansiedad, ya no duele el cuerpo, ya empieza a doler la vida…”

Para quiénes no han pasado por Depresión y Ansiedad, no saben los tantos síntomas que se sienten en tan solo un momento y hasta en un solo día, al siguiente día igual y así te pueden pasar meses e incluso años.

Los síntomas de Ansiedad van desde Mareos, taquicardia, palpitaciones, sudoración, sentir mucho frío o mucho calor, temblor, nerviosismo, angustia, sofoco, desesperación, dolores y espasmos musculares, contracturas cervicales, desrrealización, hasta de sentirse inútil y de sentimientos sensibles, vulnerables, resentimientos por nada, enojos, inestabilidad emocional y muchos otros más….

El demonio nos oprime a través de Depresiones, inclinaciones, enfermedades, situaciones personales o grupales que duelen, molestan o aquejan a las personas.

Con el pasar del tiempo, esto aumenta y produce: miedos, pánicos, nervios, temores, tristezas, inseguridad, confusión, conmiseración, extravío, autocompasión, ansiedad, recriminación, sensibilidad en el desamor a los que me rodean, incomprensión en mí y en los demás, lágrimas por todo, pleitos, torpezas, abandono, atropello, enfermedad de la mente, cuerpo y alma, inclinación a ser sordo, ciego y mudo a las verdades de Dios, pereza espiritual y física, congestión mental, terminando a la inclinación del odio, vicios, bailes, maldad, abortos, malos deseos, suicidio, homicidio, buscar la magia o poderes de brujos o poderes de telequinesis a través del gnosticismo, yoga u otros…

Te imaginas vivir con estos síntomas todos los días de tu vida? No son agradables la verdad. Pues bien esto y otras cosas más las vive una persona con Trastorno de Ansiedad y Depresión.

A nivel médico todos los exámenes físicos salen bien afortunadamente, pero los síntomas son reales en su cuerpo y alma, y sus miedos también son reales en su mente.

Ahora bien, la Depresión y la Ansiedad es un tema que se necesita de ayuda, unos piensan q los más importante es la ayuda Psicológica, Psiquiatrica o Terapéutica, que también pueden ser necesarias, pero comencemos con la raíz de estos males: las enfermedades y ataduras espirituales del alma… no ofrecer perdón a los que dañé (pide perdón olvidando todo rencor), no aceptar un perdón (recibe con amor ese perdón) y los pecados heredados (los pecados y ataduras generacionales de nuestros antepasados) o las consecuencias de nuestros actos terminando en culpar a Dios. En los casos de enfermedad y muerte, la falta de aceptación a la Voluntad Divina.

Tampoco vamos a juzgar o a criticar la situación de una persona herida, porque puede pasar en algún ser amado, o a tí en un futuro como una lección para aprender a comprender al que está mal; en amor al prójimo lo mejor es preocuparse y ayudarle, ya que jamás podrá salir de esto por sí solo!

Y poco a poco la oración personal, el abandono en el Señor, la confesión y el comulgar frecuente son remedios celestiales que ayudarán en el diario vivir.

Lo más importante es la oración de liberación y sanación, la atención personal de un sacerdote que le ayude en esos críticos momentos, y asistiendo eventos de sanación y liberación.

Invítalo, pero trata de no obligarle ni mucho menos imponerle a hacer cosas cuando la persona no siente el deseo, ya que todo es en su tiempo. Porque puede estár indispuesto, sensible y sin deseos de nada.

Es un proceso lento pero seguro en las manos del Señor que todo lo puede.

Pero mientras ayúdale con la oración de intercesión, busca grupos de oración para que ofrezcan sus oraciones por esa persona. ¡No lo dejes solo, que la soledad es su peor enemigo! Y todos los días, una palabra de fortaleza que lo necesita!

Y en la mayoría de los casos, pero sumado a eso: la ayuda y compresión del entorno familiar o de amigos, es de mucha ayuda!!

Consejos para tratar a alguien con ansiedad:

En momentos de Depresión y Ansiedad No le tildes de flojo, cobarde, tonto o exagerado… de verdad que no, nada de esas cosas, la persona así siente en su cuerpo una fatiga y un cansancio, todos sus músculos están tensos, y no duerme bien aunque parezca que lo hace, créeme no duerme bien, se levanta fatigado, y debido a eso, vive distraído.

No lo veas o no le hagas sentir cómo un enfermo, porque no lo está, en este momento lo que necesita es apoyo, alguien que esté a su lado y lo motive, desde un qué bien te ves hoy hasta un vamos a salir, hazle el día feliz, No lo dejes a un lado.

Un abrazo es maravilloso, el no sentirse solo, sobre todo cuándo tiene miedos, esos miedos que usted no comprende, pero que están dentro de la otra persona. No sé ocupe en entender su situación o cuál es su miedo, sino que le haga ver qué no pasa nada y que tiene una mano a su lado.

Cuando le diga que se siente mal, que le duele el cuerpo, no le diga otra vez?vas a seguir con eso? O darle un gesto de fastidio o que eso es mental…. Porque aunque si es mental, esa persona se siente muy mal. Porque Ya no le duele el cuerpo, ya le empieza a doler la vida…Busquen la ayuda necesaria para esa persona, ya que cuando este trabajo se hace en equipo de las personas que nos aman todo va mucho mejor!!

RECUERDA: hoy por mí, mañana por ti…

Ofrece diario un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria por las personas que se sienten tristes y solitarios, por los enfermos del alma y cuerpo:

Delante de tí mi Señor, doblo mis rodillas pidiendo por mi (amigo, hermano, esposa, esposo, novio, novia, hijo, hija… con su respectivo nombre) clamando al Padre y Dios Omnipotente y con la intercesión de María Santísima nuestra Madre, que guarde y proteja a (N.N.) en todas las circunstancias que lo/la oprimen. Te pido Señor que derrames Tu Espíritu de serenidad y lo(a) acobijes con Tu luz, para que disipes las tinieblas que quieran hacer tropezar y la negra maldad de amargura que quiera quitarle aquello que tú aprecias:

Señor dale a mi (amigo… N.N.) la paz, muéstrale que no está abandonado, que para él/ella hay un propósito especial y una misión a donde tú lo/la has llamado. Derrama en él/ella tu Espíritu Divino, rodéalo de ángeles para que en todos sus caminos peleen por él/ella la cruel batalla por su vida. Que el Poder de tu Santísima Sangre sane toda enfermedad, toda herida aún abierta del pasado, toda confusión, toda inestabilidad emocional, social, intelectual, psicológica y mental. Sana su cuerpo, sana su alma, sana su mente, da a mi (amigo…N.N.) una inesperada bendición donde muestres que Tu eres el Dios soberano por siempre!

Señor te doy gracias por el bello ángel custodio que le has destinado a mi (amigo…N.N.) porque es el más cercano que está junto a él/ella para que lo/la proteja y dirija.

Señor bendice a mi amado (amigo…N.N.), ten piedad y Misericordia de su sufrimiento.

Madre Santísima protege a mi (amigo…N.N.)

Santos Ángeles y Santos, rueguen por mi (amigo…N.N.)

Amén, amén, amén…

SEXTO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 12.07.17

Sexto día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

La Orden de los Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo (en latín Ordo fratrum Beatissimæ Virginis Mariæ de Monte Carmelo), también llamada Orden de los Carmelitas. La orden femenina nació en los siglos XIII y XIV, pero no se organizaron como comunidad hasta el 1450.

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

 

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Sexto día:

Vivir siempre como verdadero cristiano y cofrade amante del Santo Escapulario: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para señalar a los Carmelitas por especiales hijos tuyos, los enriqueciste con la singular prenda del Santo Escapulario, vinculando en él tantas gracias y favores para con los que devotamente lo visten y cumpliendo con sus obligaciones, procuran vivir de manera que imitando tus virtudes, muestran que son tus hijos. Te ruego, Señora, me alcances la gracia de vivir siempre como verdadero cristiano y cofrade amante del Santo Escapulario, a fin de que merezca lograr los frutos de esta hermosa devoción. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

 

(3 veces): Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                            Ruega por nosotros.

SAN BENITO, Abad. Fiesta 11.Julio

¿Quién es San Benito? 

La Santa Benedictina Gertrudis de Alemania conocida como la Primera Gran Mística (1256-1302) se le confió un mensaje de Dios: “Los hijos espirituales de San Benito ayudarán mucho a la Iglesia del Señor, especialmente en los últimos tiempos.”

San Benito nació en Nurcia, Italia, hace más de mil quinientos años, en el año 480 después de la era de Cristo. Vivió una vida santa y desde niño se mostró maduro espirialmente y nunca se dejó seducir por las atracciones de viles placeres. 

Descendiente de una noble familia, fue mandado a Roma para sus estudios normales, pero al ver mucha corrupción que arrastraba por Roma y por muchas tentaciones que el enemigo infernal intentó por muchos medios para desviarlo del camino que Dios le tenía preparado, rápidamente dejó la ciudad, abandonando sus estudios, específicamente las ciencias humanas, ya que dentro de sí mismo sentía la profundidad de la Ciencia Divina. Consiente de su libertad de disfrutar los bienes materiales de la vida, dejó un mundo que él consideraba vacío de valores, entregándose totalmente a las bellezas de la liturgía que lo seducían porque le llenaban el alma. 

Su primer milagro de San Benito realizó al salir de Roma con su sirvienta: una vasija que le habían prestado y que ella llevaba en sus manos, se le cayó al suelo haciéndose mil pedazos!! San Benito se recogió en profunda oración al Señor y de repente la vasija quedó entera como antes. 

Surgió entonces para San Benito, un gran peligro: las alabanzas humanas y halagos de las personas… pero Benito prefirió el sufrimiento que las alabanzas y los honores, así que abandonó todo, despidió a la sirvienta y se fue en retiro a una gruta en Subiaco. 

En la soledad bajo la mirada del Señor, comenzó a estudiar las Sagradas Escrituras que fueron para él como su alimento, confort y luz. Luego llegaron a quedarse con él algunos pastores pobres para que los instruyera. Al ver la santidad de Benito unos monjes de Vicovaro lo convidaron para ser su superior. Benito aceptó, pero rápidamente se arrepintieron porque Benito era muy estricto ya que él quería que se volvieran a ser fieles observadores de la Regla, por ese motivo intentaron envenenarlo. 

San Benito conociendo sus malas intenciones inspirada por el enemigo, hizo la señal de la Cruz sobre el Cáliz que le estaban dando para beber, éste se quebró en mil pedazos. Con esto San Benito dejó esos falsos hermanos y volvió a su amada soledad. 

Pero llegó el momento en que la lámpara debía ser elevada bien alto para que los demás pudieran ser iluminados por su luz. Comenzó a expandirse la fama de su santidad y muchos se unieron a él para ponerse al servicio de Dios.

Benito, en esto, vio los deseos de Dios: construyó doce monasterios con superiores permanentes y doce monjes en cada monasterio. Dejó consigo algunos monjes: los jóvenes Mauro y Plácido, para formarlos personalmente para la vida monástica, así nace la ORDEN BENEDICTINA.

Guiado por el Espíritu de Dios, dio a sus monjes una guía – LA REGLA – admirable en su simplicidad y el camino seguro para llegar al Reino de los Cielos. 

Fundó su Orden sobre la Palabra de Dios, a la Palabra alió la oración permanente del corazón que es la unión con Dios. 

Benito fue muy amigo de Dios, y Dios nada le negó a su fiel siervo. Realizó grandes milagros: 

Resucitó a los muertos y
Venció la soberbia de los grandes y mientras se desintegraba el Imperio Romano, surgió por medio de este gran Santo, la nueva era para Europa donde sua hijos comenzaron a propagar la Alegre Nueva, superando muchas dificultades, tanto fue elevada su fe hasta el límite máximo del mártirio. Lucha sin treguas contra el enemigo de las almas que no soportaban ver tanta santidad.

Una vez en Roma, los ojos del maligno fijos en Benito, con el coraje del joven y para arrancar los dardos que el enemigo le lanzaba en la mente y en el corazón, venció la tentación de la lujuria de la carne tirándose en una enredadera de espinos, donde se envolvió y se revolvió varias veces, derramando mucha sangre, pero la aguja de la tentación de la carne en él se acabaron! Se levantó lleno de fuerza contra el enemigo y éste molesto le gritaba: “maldito Benito…no….” 

Aún hoy, nuestro Santo es fuertísimo contra el demonio y le complace mucho ayudar a sus devotos y vencer al enemigo pronunciando las palabras que él dejó a la Iglesia: 

“PARA ATRÁS SATANÁS! NUNCA BEBERÉ TUS TENTACIONES, BÉBETE TU PROPIO VENENO! SEA LA SANTA CRUZ MI LUZ, NUNCA SERÁ EL ENEMIGO MI GUÍA”

San Mauro, uno de los primeros hijos espirituales de San Benito, al evangelizar, realizó varios milagros usando la Cruz de San Benito y libró muchas almas poseídas por la seducción del enemigo. 

San Benito muere un Jueves Santo del año 547. 

Historia de la medalla

No cabe duda que la medalla de San Benito es una de las más apreciadas por los fieles. A ella se le atribuyen poder y remedio, ya sea contra ciertas enfermedade en los hogares, vehículos y los cimientos de nuevos edificios como garantía de seguridad y bienestar de sus habitantes.

El origen de esta medalla se fundamenta en la experiencia del todo espiritual que aparece en la vida de san Benito y como nos la describe el papa san Gregorio en el Libro II de los Diálogos: El Padre de los monjes usó con frecuencia del signo de la cruz como signo de salvación, de verdad, y purificación de los sentidos. Una cruz era la firma de los monjes en la carta de su profesión cuando no sabían escribir. Todo ello no hace más que invitar a sus discípulos a considerar la santa cruz como señal bienhechora que simboliza la Pasión salvadora del Señor, por la que se venció el poder del mal y de la muerte.

La medalla tal como hoy la conocemos, se puede remontar al siglo XII o XIV o quizá a una época anterior y tiene su historia. En el siglo XVII, en Nattenberg -Baviera-, en un proceso contra unas mujeres acusadas de brujería, ellas reconocieron que nunca habían podido influir malignamente contra el monasterio benedictino de Metten porque estaba protegido por una cruz. 

Ellas con curiosidad, hicieron las investigaciones sobre esa cruz, se encontró que en las tapias del monasterio se hallaban pintadas varias cruces con unas siglas misteriosas que no supieron descifrar. Continuando la investigación entre los códices de la antigua biblioteca del monasterio, se encontró la clave de las misteriosas siglas en un libro miniado del siglo XIV. En efecto, entre las figuras del libro aparecía San Benito alzando en su mano derecha una cruz que contenía parte del texto que se encontraba sólo en sus letras iniciales y en la izquierda portaba una banderola con la continuación del texto que completaba todas las siglas hasta aquel momento misteriosas.

El Papa Benedicto XIV, en marzo de 1742, aprobó el uso de la medalla que había sido tachada anteriormente, por algunos, de superstición. Dom Gueranger, liturgista y fundador de la Concregación Benedictina de Solesmes, comentó que el hecho de aparecer la figura de san Benito con la santa Cruz, confirma la fuerza que su signo obtuvo en sus manos. La devoción de los fieles y las muchas gracias obtenidas por ella es la mejor muestra de su auténtico valor cristiano.

Explicación del anverso

En las antiguas medallas aparece, rodeando la figura del santo, este texto latino en frase entera: Eius in óbitu nostro preséntia muniámur. “Que a la hora de nuestra muerte, nos proteja tu presencia”.

En las medallas actuales, frecuentemente desaparece la frase que es sustituida por esta: Crux Sancti Patris Benedicti, o todavía, más simplemente, por la inscripción: Sanctus Benedictus.


Explicación del Reverso

En cada uno de los cuatro lados de la cruz: C. S. P. B. Crux Sancti Patris Benedicti. Cruz del Santo Padre Benito.
En el palo vertical de la cruz: C. S. S. M. L. Crux Sácra Sit Mihi Lux. Que la Santa Cruz sea mi luz.

En el palo horizontal de la cruz: N. D. S. M. D. Non Dráco Sit Mihi Dux. Que el demonio no sea mi jefe.

Empezando por la parte superior, en el sentido del reloj: V. R. S. Vade Retro Satána. Aléjate Satanás – N. S. M. V. Non Suáde Mihi Vána. No me aconsejes cosas vanas – S. M. Q. L. Sunt  Quae Libas. Es malo lo que me ofreces – I. V. B. ípse Venéna Bíbas. Bebe tú mismo tu veneno.

En la parte superior, encima de la cruz suele aparecer unas veces la palabra PAX y en las más antiguas IESUS.

¡Oh glorioso padre San Benito! 

Fervoroso y ejemplar abad, mi gran protector bondadoso y de cuantos van a ti a suplicar, Aleja de mi cualquier influencia maligna, todo mal y enemigo y libérame de los peligros del alma y cuerpo.

Intercede por mí ante el Señor para que alivie mis sufrimientos, y las serias dificultades por las que paso, aparta, condena y rechaza, por la poderosa intercesión de la Cruz, toda mala persona y toda malicia que puedan dirigir contra mi persona, contra mí familia y mis allegados. 

Líbrame de fatídicas herejías, de magias, conjuros y hechicerías, Aleja de mi persona todo enemigo, aleja al violento, al mentiroso, al envidioso, al mal vecino, al egoísta y al traidor protégeme de la ira, el odio, los celos y el rencor, de las malas lenguas, los enredos y difamación, no permitas que me ataquen física o mentalmente, aparta de mi lado a quien me quiera perjudicar en mi vida cotidiana, en el trabajo, en el amor o en el hogar, líbrame de todo daño y perversidad, en especial de esto que me causa preocupación: 
(hacer ahora con mucha fe la petición) 
Te lo pido con toda confianza y seguro de tu bondad, tú que fuiste santo con fervor, que no antepusiste nada ante Cristo desde que lo hallaste en la oración, concédeme tu amable intercesión. 
Glorioso padre san Benito por tu poder ilimitado sobre los poderes dañinos protégeme, ampárame y defiéndeme de todo mal, Ayúdame a confiar en el amor de Dios, nuestro Padre y a alcanzar la perfección de mi vida cristiana, por la salud de mi cuerpo, mente y alma.
Amén.
Rezar el Credo, tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. 

QUINTO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 11.07.17

Quinto día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por

San Simón Stock, superior de los Padres Carmelitas el 16.Julio.1251

mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

 

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Quinto día:

Con quietud y paz viva siempre en el Santo servicio de Dios: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para defender a los Carmelitas, tus hijos, cuando se intentaba extinguir la sagrada Religión del Carmen, mostrando siempre el amor y singular predilección con que los amparas, mandaste al Sumo Pontífice, Honorio III, los recibiese benignamente y confirmase su instituto, dándole por señal de que esta era tu voluntad y la de Tu Divino Hijo, la repentina muerte de dos que especialmente la contradecían. Te ruego, Señora, me defiendas de todos mis enemigos de alma y cuerpo, para que con quietud y paz viva siempre en el santo servicio de Dios y tuyo. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

 

(3 veces): Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                            Ruega por nosotros.

CUARTO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 10.07.17

Cuarto día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Cuarto día:

Dignamente pueda yo ser llamado también hijo tuyo: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para mostrar tu especialísimo amor a los Carmelitas les honraste con el dulce nombre de hijos y hermanos tuyos, alentando con tan singular favor su confianza, para buscar en ti, como en amorosa Madre, el remedio, el consuelo y el amparo en todas sus necesidades y aflicciones, moviéndoles a la imitación de tus excelsas virtudes. Te ruego, Señora, me mires, como amorosa Madre y me alcances la gracia de imitarte, de modo que dignamente pueda yo ser llamado también hijo tuyo, y que mi nombre sea inscrito en el libro de la predestinación de los hijos de Dios y hermanos de mi Señor Jesucristo. Así Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa, y las de la Iglesia Católica nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

                            Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                               Ruega por nosotros. (3 veces)

09.Julio: Noveno día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día noveno
Leo en la Palabra de Dios. -Tenemos un Pontífice excelso, Jesús, que ha penetrado los Cielos – con su propia Sangre – y está siempre vivo para interceder por los que por Él se llegan a Dios” (Hebreos 4:14, 19:12, 7:25).
Una última mirada a la Sangre de Cristo. ¿Qué nos ha merecido Jesús con ella? Nada menos que la Gloria de Dios, la misma con la que Dios es infinitamente dichoso, la que tiene el mismo Jesucristo glorificado a la derecha del Padre. Y ante este su Padre está repitiendo continuamente: “Quiero que donde yo estoy estén también los míos que Tú me diste”. Ya que para esto se adelantó: “Voy a prepararos un lugar” Nuestro destino es el Cielo, que no es propio de almas débiles, sino de los espíritus más grandes, que no se contentan sino con Dios. Padre Nuestro…
Como Esteban, entre abierto veo el Cielo, Señor. ¿Cuándo podré estar contigo? ¡Hoy lléname de tu Presencia!

Oración.

Señor Jesucristo, autor, guía y consumador de la fe, que vas al frente de los que caminan hacia la Patria. Hazme seguir fielmente tus pisadas para conseguir ese Cielo que me tienes prometido y preparado. Amén.
“EN SU GRAN AMOR DIOS ME HA LIBERADO POR LA SANGRE QUE SU HIJO DERRAMÓ, Y HA PERDONADO MIS PECADOS”. (Efesios 1:7)

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

TERCER DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 09.07.17

Tercer día a Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Tercer día:

Él habite siempre Amado, Adorado y Alabado por mí: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que te dignaste admitir con singular amor el obsequio filial de los Carmelitas, que entre todos los mortales fueron los primeros que en tu honor edificaron un templo en el Monte Carmelo, donde concurrían fervorosos a darte culto y alabanza. Te ruego, Señora, me alcances sea mi alma templo vivo de la Majestad de Dios, adornado de todas las virtudes, donde Él habite siempre amado, adorado y alabado por mí, sin que jamás le ocupen los afectos desordenados de lo temporal y terreno. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre, el Papa, y las de la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

                            Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                               Ruega por nosotros. (3 veces)

SEGUNDO DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 08.07.17

Nuestra Señora del Santo Escapulario

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

Segundo día:

Luz para conocer Su Infinita Bondad y amarle con toda mi alma: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que por tu singular amor a los Carmelitas los favoreciste con tu familiar trato y dulces coloquios, alumbrándolos con las luces de tu enseñanza y ejemplo de que dichosamente gozaron. Te ruego, Señora, me asistas con especial protección, alcanzándome de tu bendito Hijo Jesús luz para conocer su infinita bondad y amarle con toda mi alma; para conocer mis culpas y llorarlas para saber cómo debo comportarme a fin de servirle con toda perfección; y para que mi trato y conversación sean siempre para su mayor honra y gloria y edificación de mis prójimos. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre, el Papa, y las de la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

                            Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                                                               Ruega por nosotros. (3 veces)

08.Julio: Octavo día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día Octavo
Leo en la Palabra de Dios. “Estos son los que han lavado y blanqueado sus vestiduras en la Sangre del Cordero. Por eso están ante el Trono de Dios” (Apocalipsis 7:14).
Hemos de contar con el pecado como una triste realidad de nuestra vida. Heredamos de nuestros padres Adán y Eva una naturaleza dañada, y nuestra malicia a veces, y nuestra debilidad siempre, nos llevan a ofender a Dios de muchas maneras. ¿Quién pondrá remedio a esta dolorosa condición nuestra? ¡Gracias sean dadas a nuestro Señor Jesucristo, que con Su Sangre nos ha librado de tan lastimosa condición! Dios nos pide solamente arrepentimiento, conversión, reconciliación con Él mediante los Sacramentos, La Confesión, eso sí, lucha valiente para no hacer nunca las paces con el pecado.
Padre Nuestro…
¡Qué Divino tesoro, Jesús, me has dado en tu Sangre! ¡Límpiame de toda mancha, para ser como te agrada!…
Oración.

Señor Jesucristo, amador de los pecadores, que somos todos. Derrama sobre mí la abundancia de los méritos de Tú Sangre, para que, con limpieza de corazón, vea siempre a Dios en todas las cosas. Amén.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

PRIMER DÍA, NOVENA VIRGEN DEL CARMEN 07.07.17

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios mío y Señor mío, postrado delante de Tu Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te Adoro, te Bendigo, te Alabo y te Glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero, en Ti confío que me has de perdonar mis culpas. A Ti confieso mi suma ingratitud de todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberte ofendido, por ser Tu quien eres, un Dios tan Bueno y Misericordioso. Ayudado con Tu Divina Gracia, apartarme de las ocasiones de ofenderte. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura Alabe a la Santísima Virgen, bajo la Advocación de Nuestra Señora del Carmelo, Madre vuestra y Señora mía, y alcánzame por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor Honra y Gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten Tu Sagrado Escapulario; por lo que Su Divina Majestad te Engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones, el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: Dios te Salve María…

 Primer día:

Frutos de virtudes y buenas obras: ¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que fuiste figurada en aquella nubecilla que el gran Profeta de Dios, Elías, vio levantarse del Mar, y con su lluvia fecundó copiosamente la tierra, significando la purísima fecundidad con que diste al mundo a tu querido Hijo Jesús, para remedio universal de nuestras almas: te ruego, Señora, me alcances de Su majestad, copiosas lluvias de auxilios, para que mi alma lleve abundantes frutos de virtudes y buenas obras, a fin de que sirviéndole con perfección en esta vida, merezca gozarle en la eternidad. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo Dios te Salve Reina y Madre…

 GOZOS

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y Gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final 

Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre, el Papa, y las de la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos como ofenden a tu divino Hijo, y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.

                            Nuestra Señora del Santo Escapulario del Monte Carmelo,                                         Ruega por nosotros. (3 veces)

ORIGEN de Nuestra Señora del Santo Escapulario.

NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DEL CARMEN

Fiesta: 16 de Julio

La Virgen del Carmen, toma su nombre en alusión al Monte Carmelo. Sobre sus orígenes, en el Primer Libro de los Reyes, se habla del profeta Elías, de la gran sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el Monte Carmelo. Fue entonces que Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el pueblo abandonarían al dios Baal para que Él terminara con la sequía que asolaba a la región. Después de varias veces que Elías subió al momento, apareció una gran señal: “Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano.” (1 Rey 18, 44).  A partir de entonces el Monte Carmelo –ubicado al oeste del lago Galileo y cuyo nombre significa ¨Jardín¨- se convirtió en un lugar sagrado, hasta donde llegaron a vivir ermitaños que se dedicaban a rezar y que con el paso de los siglos fueron llamados carmelitas. Estos hombres que se entregaron a la oración y a la penitencia en el desierto, comenzaron con los años a invocar a María con el nombre de “Santísima Virgen del Monte Carmelo”.

En el siglo XIII, el Patriarca Latino de Jerusalén, delegado papal en Tierra Santa, les pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo de vida, lo cual se concretó gracias a los Papas Honorio III e Inocencio IV. De esta manera, nació la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina. Posteriormente en el S. XVI Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia es la reformadora del Carmelo Descalzo, reimpulsando la fuerza de su regla original, de oración y clausura. Y es así como se difunde a América.

Respecto del origen del mensaje de la Virgen del Carmen, éste está en Inglaterra: El domingo 16 de julio de 1,251 San Simón Stock, Superior General de los Padres Carmelitas del convento de Cambridge, estaba rezando por el destino de su orden,  ya que su Orden pasaba por dificultades muy serias, pues era despreciada, perseguida e incluso se veía amenazada con extinguirse, cuando se le apareció la Virgen María acompañada de una multitud de Ángeles. Estaba Ella vestida de hábito carmelita, llevaba al Niño Jesús en sus brazos y en su mano el Escapulario, que le entrega diciendo: “Recibe hijo mío este Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno”.

Al llevar el Escapulario participan de todos los méritos y oraciones de la Orden y pueden esperar de la Santísima Virgen verse pronto libres del Purgatorio. Al vestir el escapulario, y durante toda la vida, es muy importante que sepamos apreciar su profundo y rico significado, como pertenencia a una Orden, a la del Carmen, con obligación de vivir según su rica espiritualidad y su propio carisma.

Quien viste el escapulario debe procurar tener siempre presente a la Santísima Virgen y tratar de copiar sus virtudes, su vida y obrar como Ella: María, obró, según sus palabras: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. El escapulario del Carmen es un MEMORIAL de todas las virtudes de María.

 

07.Julio: Séptimo día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día séptimo
Leo en la Palabra de Dios. -Vi el cielo abierto. Y el que se llama desde siempre El Verbo de Dios, estaba cubierto con un manto lleno de Sangre” (Apocalipsis 19: 12-13).
Jesucristo, el Hijo de Dios, aparece en el Cielo como un militar Triunfador. Se empapó de sangre, en la suya, luchando contra el enemigo en una guerra a vida o muerte. Ha vencido en toda la línea. “El príncipe de este mundo ha sido echado fuera”. Y llega el día en que “todos sus enemigos estarán colocados como escabel de sus pies”… ¿Me doy cuenta a qué me llama el Señor? El Cielo no es para cobardes, sino para los esforzados que, como Jesús, saben enfrentarse cada día, hasta la sangre, en la lucha contra el mal.
Padre Nuestro…
Por tú Espíritu, Señor, danos valor en la lucha, danos la victoria; victoria sobre la muerte danos la Gloria futura.

Oración.

Señor Jesucristo, que nos dijiste que el Reino de los Cielos lo arrebatan únicamente los valientes. Dame el esfuerzo que necesito para ir contigo hasta el Calvario a fin de subir desde él al Cielo. Amén.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

06.Julio: Sexto día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día sexto
Leo en la Palabra de Dios. -Os habéis acercado a Jesús, que nos ha rociado con una sangre que habla más elocuentemente que la de Abel” (Hebreos 12: 23-24).
¿Qué pedía a gritos la sangre de Abel? ¡Venganza! “La sangre de tu hermano grita a mí desde la tierra”, de Dios a Caín. Pero la Sangre de Cristo clama mucho mejor: “¡Padre, perdónalos!”… La Sangre de Jesús nos da la paz con Dios y derriba todo muro que nos divide a los hombres, porque “todo lo pacificado con la sangre de su Cruz”. Entonces, ¿Somos dignos de Cristo cuando anida un rencor en nuestro corazón? ¿Somos como el Jesús de la cruz, cuando no perdonamos nosotros de verdad?… ¿Podemos beber la Sangre de Cristo en la Comunión, cuando no rebosamos amor a todos?….
Padre Nuestro…
Sangre de Jesús, que gritas: ¡Perdón, oh Padre, perdón!” Di, ¿qué quieres de nosotros?… ¡Qué sea perdonador!

Oración:

Señor Jesucristo, que nos mandas a perdonar generosamente hasta el peor de nuestros enemigos. Infúndeme tú mismo amor a fin de que, amando sin distinción a todos, merezca tú perdón y tú gracia. Amén.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

05.Julio: Quinto día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día quinto
Leo en la Palabra de Dios.-¡Bebed, pues ésta es mi sangre!” (Mateo 26: 27-28). “Cuando bebemos de la Copa Bendita por la cual Bendecimos a Dios, participamos en la Sangre de Cristo.”. “Cuantas veces coméis este pan y bebéis este cáliz, proclamáis la muerte del Señor hasta que Él vuelva” (I Corintios 10:16; 11:26).
Padre Nuestro…
¿En qué hago consistir yo mi devoción a la Sangre de Cristo? En oraciones, ciertamente. Pero jamás podré buscar otro punto en qué centrar esa mi devoción como la Eucaristía. Recibo la Sangre de Cristo en la Comunión. En la Comunión me comunica la Sangre Divina toda su fuerza. En la Comunión me aseguro para siempre el fruto de la salvación que Cristo me ganó al derramar su Sangre por mí. ¿Comulgo todas las veces que puedo y mi alma lo recibe de la mejor manera?…
Eres bebida del Cielo, eres vino embriagador. Eres amor y alegría, ¡Cáliz de la salvación!

Oración.

Señor Jesucristo, hazme beber con ansia tu Sangre, Vino Nuevo del Reino, y prenda de las delicias que me embriagarán en la Patria celestial. Amén.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

04.Julio: 4to día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día cuarto
Leo en la Palabra de Dios. -El Espíritu Santo os ha constituido vigilantes, para que cuiden de la Iglesia de Dios, que Él se adquirió con su propia Sangre” (Hechos 20:28).
Lo que dice San Pablo a los pastores de la Iglesia vale para todos nosotros, porque todos somos Iglesia por la cual Cristo derramó su Sangre. ¿Puedo desentenderme yo de la Iglesia? ¿Puedo aceptar los ataques de que es objeto? ¿Puedo ver despreciada su verdad? ¿Puedo tolerar la desobediencia a sus Pastores? ¿Puedo mirar sin horror a los que abandonan con peligro grave su salvación? ¿Puedo dejar de trabajar en una u otra obra de apostolado, tal como lo exigen mi Bautismo y Confirmación? Si no trabajo por la Iglesia, estoy traicionando a la Sangre con que Cristo se la adquirió…
Padre Nuestro…

¡Oh, Iglesia Santa y Católica, todo mi amor para ti! Tú sabes que sólo anhelo en tu regazo sobrevivir.

Oración.

Señor Jesucristo, hazme vivir en tu Iglesia, Esposa tuya que adquiriste con tu Sangre. Que por ella trabaje, en ella viva y en ella sobreviva. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos Amén.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

3.Julio: Tercer día, Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día tercero
Leo en la Palabra de Dios. “Ellos vencieron al dragón por la fuerza de la Sangre del Cordero y en virtud del testimonio que dieron, pues despreciaron sus vidas hasta morir por él” (Apocalipsis 12: 9-1).
¿Qué significa mi vida cristiana? Es lucha: contra el dolor, que podría desesperarme; contra el cansancio, que podría rendirme en el camino; contra los que atentan mi fe y mi virtud, que exigen mi testimonio; contra mí-contra el pecado, que podría hacerme perder a Dios… Pero tengo en mis manos la fuerza del mismo Cristo.

El luchó contra Satanás y el pecado hasta la sangre, y con Su Sangre nos da la victoria a nosotros. ¿Puedo yo acobardarme y ceder ante el enemigo, si cuento con la fuerza de la gracia de Cristo?… Padre Nuestro…
La vida es de los valientes, de los que saben luchar. Con Cristo, que va delante, ¿Me puedo yo acobardar?…

Oración.

Oh Dios, que en la Sangre de Jesús, derramada valiente y generosamente en la cruz, nos das la fuerza contra todos los enemigos. Haz que por ella me mantenga yo siempre fiel a ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración Final

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
REV. PADRE STEPHEN OBIUKWU
CENSOR DEPUTATUS
PRESIDENTE DEL COMITÉ DE DOCTRINA Y FE
ARQUIDIÓCESIS DE ONITSHA, ESTADO DE ANAMBRA
NIGERIA – 01 DE JULIO DE 1,999

02.Julio: Segundo día a la Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL 
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día segundo
(Comienza con la Preparación Inicial)

Leo en la Palabra de Dios. “Tenemos, hermanos, una confianza jubilosa de entrar en el Santuario del Cielo por virtud de la Sangre de Jesús” (Hebreos, 10:19).
Dios nos infundió en el Bautismo la esperanza, junto con la fe y el amor. Llego al Cielo por los méritos de la Sangre de Cristo. A ellos uno mi esfuerzo, para corresponder con mis obras a lo que Él hizo por mí.

Mi vida, para conseguir la salvación, debe ser digna de la Sangre que me compró. Por eso, debo trabajar siempre mí salvación con “temor y temblor”, como nos dice San Pablo. Miedo a Dios, No!; Porque Él es Fiel y me salva; sino miedo a mi debilidad o malicia, porque yo puedo fallar a Dios. Pero, ¡confianza! Porque Jesús y yo juntos lo podemos todo. Padre Nuestro…
Cielo azul, cielo estrellado, Cristo tus puertas abrió. ¡A ti voy, por ti suspiro, Patria de mi corazón!

Oración.

Oh Dios, que nos has redimido con la Sangre preciosa de tu Hijo, conserva en nosotros la acción de Tu Misericordia para que podamos conseguir sus frutos eternos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN FINAL

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

 

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

 

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

(3 veces):

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata criatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita! Amén.

 

NIHIL  OBSTAT:
Rev. Padre Stephen Obiukwu
Censor Deputatus
Presidente del Comité de Doctrina y Fe
Arquidiócesis de Onitsha, Estado de Anambra
Nigeria – 01 de Julio de 1,999

1er día: Novena a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. 1ro Julio.

NOVENA BÍBLICA A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO
(Primero recitar EL SANTO ROSARIO DE LA VIRGEN MARÍA)

PREPARACIÓN INICIAL
Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.
Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre Divina que nos rescató del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de la Luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.
Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con Tu Sangre, ¡Te Alabamos!, Te Bendecimos!, Te Adoramos!, Te damos Gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amén.

Día primero
Leo en la Palabra de Dios. “¡Dichosos los que lavan sus vestiduras en la Sangre del Cordero!” (Apocalipsis 22:14).
¿Debe espantarnos el pecado? Sí; porque es el mal de los males, que lleva consigo la separación de Dios y la condenación eterna. Dios nos ofrece su perdón, pero nosotros podemos desoír la llamada del Espíritu, que nos invita siempre a la conversión y a la perseverancia. ¿Y si yo he pecado? Podría anidar en mi alma cualquier sentimiento, menos el de la desesperación.

Porque tengo un Salvador que pagó por mí y me llama de nuevo a su Amor. Confío en la Sangre de Cristo, que me ha limpiado de toda mancha. Señor Jesús, ¡gracias por Tu Bondad! No quiero pecar más en adelante. Lo que quiero es amarte cada vez más con todo mi corazón. Padre Nuestro…
Las lágrimas de mis ojos ahora son el cantar de un alma que, arrepentida, no sueña más que en amar.

Oración: Oh Dios, que nos pides el amor de nuestro corazón, concédenos la gracia de vivir siempre en el amor a Jesús y obtener por su Sangre nuestra salvación eterna. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

ORACIÓN FINAL

(El Santo Juan Pablo II rezaba también esta oración después de comulgar.)

  • Alma de Cristo, santifícame.
  • Cuerpo de Cristo, sálvame.
  • Sangre de Cristo, embriágame.
  • Agua del Costado de Cristo, lávame.
  • Pasión de Cristo, confórtame.
  • ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme.
  • No permitas que me aparte de Ti.
  • Del enemigo malo, defiéndeme.
  • En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti, para que con Tus Ángeles y Santos te Alabe, por los siglos de los siglos. Amén, Aleluya, Amén.

ROSARIO A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

(Dictado por Jesús a Bernabé Nwoye el 15 de Marzo de 1,997. Con el Rosario Rojo de 12 cuentas, para hacerlo diario después del Santo Rosario de Nuestra Madre.)

En la Cruz: Por la Señal de la Santa Cruz, de Nuestros Enemigos, Líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu Amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus Divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

CREDO: Creo en Dios Padre…

Inclinando la cabeza:

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

En la cuenta blanca: Padre Nuestro…

En las tres cuentas rojas: Ave María… (3 veces)

Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo, como era en un Principio, Ahora y Siempre por los Siglos de los Siglos. Amén.

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

PRIMER MISTERIO: LA MANO DERECHA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:  

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: LA MANO IZQUIERDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADA. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve y libere a las almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: EL PIE DERECHO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: EL PIE IZQUIERDO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES CLAVADO. (Pausa para breve meditación)

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: EL SAGRADO COSTADO DE NUESTRO SEÑOR JESÚS ES TRASPASADO. (Pausa para breve meditación)

“Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando YO en la Cruz” (Diario 299 de Santa Faustina).

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, soluciones nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria Eterna! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro… Ave María…,

En las 12 cuentas rojas:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Al terminar las 12 cuentas rojas, Gloria al Padre…

En la cuenta blanca: (Inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

(3 veces): 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

 

La Salve: Dios te Salve Reina y Madre…

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te Honramos, te Alabamos y te Adoramos por tu obra de Eterna Alianza que trae Paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su Trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, Oh Preciosa Sangre, Ten Misericordia. Amén.

  • Sacratísimo Corazón de Jesús…  Ten Misericordia de nosotros.
  • Inmaculado Corazón de María…  Ruega por nosotros.
  • San José, esposo de María… Ruega por nosotros.
  • Santos Pedro y Pablo… Rueguen por nosotros.
  • San Juan al pie de la Cruz… Ruega por nosotros.
  • Santa María Magdalena… Ruega por nosotros.
  • Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo… Rueguen por nosotros.
  • Todos los grandes Santos de Nuestro Señor…  Rueguen por nosotros.
  • Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María… Rueguen por nosotros.

 

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

 

  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, Ten Piedad de nosotros              Todos: Cristo, Ten Piedad de nosotros
  • Señor, Ten Piedad de nosotros              Todos: Señor, Ten Piedad de nosotros
  • Cristo, escúchanos                                    Todos: Cristo, escúchanos
  • Dios Padre Celestial                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Hijo Redentor del Mundo             Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Dios Espíritu Santo                                Todos: Ten Piedad de Nosotros
  • Santísima Trinidad, un solo Dios        Todos: Ten Piedad de Nosotros

 

¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

¡SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Responder en las sig. Letanías: LIBÉRANOS!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo…
  • Sangre de Jesucristo llena de Santidad y Cogmpasión…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra Fortaleza y Poder…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Alianza Eterna…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Armadura de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Caridad…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza Católica…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana…

 

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

 Responder en las sig. Letanías: SÁLVANOS!

  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre Ungidora…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la Tierra…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoíris en el Cielo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, arma Celestial…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo…
  • Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre…

 

  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Lava los pecados del mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Purifica el mundo.
  • ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!
  • Enséñanos como consolar a Jesús!

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la Gloria Eterna. Ten Misericordia del mundo entero, y fortalécenos para Adorar y Consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te Adoramos, Oh Preciosa Sangre de Misericordia. Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3 veces)

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada, y de TU SUBLIMIDAD, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y te agradezco por la gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de Satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo Patrono y de toda la corte Celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, Oh Queridísimo Jesús, a Tu Preciosísima Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Con esta Devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, deseo Alabarte a fin de que Tu Sangre Adorable sea Honrada y Glorificada, de esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, Oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados! He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden. ¡Oh Divino Salvador! Rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, Oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra Salvación! Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Siempre Gloriosa y Bendita!

 

NIHIL  OBSTAT:
Rev. Padre Stephen Obiukwu
Censor Deputatus
Presidente del Comité de Doctrina y Fe
Arquidiócesis de Onitsha, Estado de Anambra
Nigeria – 01 de Julio de 1,999

EL GRAN MES DE JULIO: Devoción a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo…

“Todos los devotos a la Sangre Preciosa recibirán el DON del Sello Del Dios VIVO, como protección en contra del Anticristo”  Es el mismo sello mencionado en el libro del Apocalipsis, capítulos 7 y 14

DEVOCIÓN A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

“Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la Tierra, nos cubra ahora y siempre. Amén.”

En Julio de 1,995, exactamente a las tres de la tarde, hora de la Divina Misericordia, Nuestro Señor llamó por primera vez a Bernabé Nwoye, un joven de 17 años, de Olo, Estado de Enugu, Nigeria. Nuestro Señor pidió a Bernabé que adorara Su Preciosa Sangre, y lo consolara de todos los ultrajes cometidos contra Ella. Dos años después, El Señor le enseñó el Rosario a la Sangre Preciosa y todas las plegarias que lo componen.

Bernabé presenció toda la Pasión de Nuestro Señor, desde Getsemaní hasta la Resurrección. Jesús se le apareció, y le entregó un Rosario para Honrar la Preciosa Sangre. Este Rosario consta de 12 cuentas rojas, representando las doce tribus de Israel, (Israel: significa El Mundo Entero) y las cuentas que separan son blancas, con cinco misterios relacionados con las cinco Llagas de Cristo. Este hermoso Rosario se hace diario después del Santo Rosario a la Santísima Virgen María.

Ningún hijo de María debe irse a dormir sin haber rezado su Santo Rosario y esta devoción a la Preciosa Sangre de su Hijo.

La Santa Eucaristía diaria (si es posible), la Confesión frecuente, las devociones diarias como: la devoción a la Divina Misericordia (a las 3 p.m.), el Santo Rosario de María, ésta Devoción a la Preciosísima Sangre y el Rosario a las Santas Llagas de Nuestro Señor Jesucristo son DONES completos y preciosos para los tiempos críticos que vivimos, que pueden empeorar si no utilizamos estos DONES dados del Cielo, es un llamado a la Santidad, son armas esenciales contra Satanás y sus espíritus, son armas para vencer los poderes del infierno.

Nuestro Señor hace un llamado a todos para que permanezcan con Él, todos los JUEVES del año, de 11 p.m. a 3 a.m. del viernes en LA HORA DE GETSEMANÍ para compartir la agonía experimentada por Jesús en el Huerto de Los Olivos rezando ésta Devoción a la Preciosísima Sangre.

Las siguientes oraciones SON para acompañarlo en LA HORA DE GETSEMANÍ (todos los Jueves por la noche) y en LA GRAN NOVENA DEL MES DE JULIO y son en este orden:

  • El Rosario normal a la Santísima Virgen,
  • El Rosario a la Preciosísima Sangre (Completo: con sus letanías y la Oración de Consagración a la Sangre Preciosa)
  • Plegarias de Consolación a Jesucristo Agonizante,
  • Oraciones de Adoración a la Preciosísima Sangre de Jesucristo,
  • Los 7 llamados Angustiosos que repara a Jesucristo Agonizante,
  • Las oraciones Místicas que el Señor ofreció a su Padre durante su Pasión (para todos los días) y
  • Participar en la Eucaristía y comulgar dentro de la novena y visitar el Santísimo Sacramento expuesto donde sea posible.

(Proxima Publicación se encontrará la primera novena a la Sangre de Jesucristo (del 1ero al 9 de Julio) y las oraciones antes mencionadas.)

 EL GRAN MES DE JULIO

Jesús también pidió que hagamos tres novenas muy importantes durante el mes de Julio:

Palabras de Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé – 09 de Julio del 2,001: “A todos mis Apóstoles de esta devoción quienes faltaron o van a faltar a alguna de las novenas de este gran mes, ellos no se unirán a mis Apóstoles… Por una buena razón yo lo puedo entender, pero para aquellos que lo olvidan, que son perezosos y aquellos que no les interesa, ellos deben seguir Mí orden… Yo les digo que no recibirán esta Rosa (Perfecta Pureza) o renovar su Consagración hasta después de 3 años.”

1ro al 9 de Julio.  Primer Novena a la Preciosa Sangre, en honor a los 9 Coros de Ángeles.

Palabras de Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé – 09 de Julio de 1,998: “Hijos Míos, hoy siendo el último día de esta Novena, reciban Mis Bendiciones, que Mis Santas Llagas los sanen a todos. Que por mis Dolores sean liberados de todas las cargas que los atan, Yo renuevo su Sello y los llamo hijos de Mi Corazón. Que el Océano de Mi Sangre Preciosa cubra sus familias desde ahora hasta dentro de un año a partir de hoy. Ángel Rafael, Yo te ordeno que los cuides. Yo estoy con ustedes. Sean Bendecidos. Esta Bendición permanece con todos los que cumplan con estos nueve días de novena todos los años. Vengan con fervor a la siguiente Novena.

13 al 15 de Julio. Segunda Novena En Honor a la Santísima Trinidad.

14 de Julio de 1,998 – Nuestra Señora dijo a Bernabé: “Adoren la Sangre Preciosa de Mi Hijo que está constantemente fluyendo por Sus Hijos en estos últimos tiempos; invóquenla para protección siempre a través del Rosario a la Preciosísima Sangre, el Reino de Dios vendrá a la tierra. Así como se ha extendido Mi Rosario, los apresuro a extender esta devoción. Yo estoy con ustedes… ¡Reciban mi Bendición! Yo oro para que su fe no desfallezca. Deben luchar por la vida y ayudar a sus hermanos. Oro para que ustedes sean uno, para que se amen los unos a los otros. Yo los cubro con Mi Santo Manto en Mi Corazón. Los protejo a todos. Yo los amo a todos. Reciban esta Rosa (de Purificación y Santidad) en esta Novena. Permanezcan en la Paz del Cielo.”

 20 al 31 de Julio. Tercer Novena Por Israel.

Palabras de Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé – 31 de Julio de 1,998: “Hijos Míos, que mi Paz esté con ustedes, siendo hoy el último día de esta Gran Novena, Yo los Bendigo a todos. Hoy los lavo con Mí Sangre Preciosa. Dejen que la luz del Espíritu Santo unja sus almas. Todos ustedes quienes fervorosamente adoren Mi Sangre Preciosa en este mes han sido bendecidos con sanidad de espíritu y paz de corazón. Yo derramaré agua en la tierra seca y aliviaré su sufrimiento. El océano de agua viviente fluirá en el desierto salvaje. Yo haré de un desierto un bosque. Todos los que sufran conmigo reinarán conmigo cuando Mi Gloria sea revelada.”

 EL SANTO ROSARIO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Hijo Mío, reza el Santo Rosario siempre como Mi Madre te lo ha enseñado. Reza el Rosario a la Preciosísima Sangre inmediatamente después del Santo Rosario.

Debes hacer esto porque la hora de Salvación es muy corta.”  

(Nuestro Señor Jesús a Bernabé el 19 de Enero de 1,997)

NIHIL  OBSTAT:
Rev. Padre Stephen Obiukwu
Censor Deputatus
Presidente del Comité de Doctrina y Fe
Arquidiócesis de Onitsha, Estado de Anambra
Nigeria – 01 de Julio de 1,999

Oración de entrega al Amor Eucarístico (Corpus Christi).

Estoy aquí, Jesús mío, con mis ojos bien abiertos para verte presente bajo este Velo Sacramental, Velo revestido de humildad y sencillez. Velo Celestial que oculta Tu Grandeza porque eres el mismo Dios que fue puesto en el vientre virginal de María e hizo exaltar de gozo al niño Juan. Velo que esconde la Magestuosidad de Dios en la tierra, porque eres el mismo hombre que permitió que taladraran sus manos y sus pies en una Cruz para dar vida, vida llena de gracia y de santidad. Velo que es el Pan del Cielo. Pan multiplicado que alimentó muchedumbres de servidores. Velo que tiene un Corazón amoroso y bondadoso porque ahí está latiendo tu Sacratísimo Corazón que está vivo. Velo que contiene la naturaleza Divina, naturaleza que obra los mismos milagros como cuando estuviste en la tierra.

Aquí estoy Jesús mío, contemplándote, entregándote mi ser para dejarme arropar con Tu mirada, mirada que cubren la desnudez de mi corazón y lo purifica; miradas que son rayos de luz que penetran todo mi ser y lo transverberan con tu Amor Divino; miradas que son suave oleaje que dan calidez a mi alma, miradas que sin pronunciar palabra me dicen cuánto me amas; mirada que me seduce y hace que me deje poseer por tu dulzura, dulzura que se lleva la amargura de mi corazón; mirada que une mi corazón fragmentado y lo restaura, mirada que sanan mis heridas devolviéndome la lozanía y vigor.

Aquí estoy Jesús mío, deseoso de escuchar Tu Voz; voz que derrite mi corazón con Tu Amor, voz que eleva mi espíritu al Cielo y lo plenifica con tu Presencia; voz que es aliento en mi peregrinar hacia la morada Celestial; voz que es melodía que me impulsa Amarte, Adorarte y Glorificarte.

Aquí estoy Jesús mío, siguiendo tus pasos en esta procesión para rendirte el homenaje que como Dios te mereces, para así postrarme a Tus Sagrados Pies y rendirte el mismo homenaje que tus Ángeles y Santos te tributan en el Cielo.

Señor mío, déjame entrar en Tu Tabernáculo y reparar por las irreverencias e irrespetos que recibes diariamente en Tu Cuerpo Adorable, Cuerpo que es lastimando por un sinnúmeros de almas, con corazón de dura cerviz, almas que te hieren con su indiferencia y apatía, Tu gran misterio de Amor, misterio que es cuestionado por su orgullo intelectual, o por la falta de conocimiento y no se esmeran por conocerte. Perdónales Jesús mío, porque no saben el manjar de Amor que está presente y que desborda de Amor esperando quien lo ame y consuele, no saben de la presencia Real en la Eucaristía, Eucaristía que es conocimiento verdadero y absoluto.

Dios mio, yo creo, adoro, espero y te amo con todas las almas que en esta hora te están amando y adorando en la tierra y en el Cielo, y pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente, os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en los Tabernáculos del mundo entero, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, os pido por la conversión y salvación de los pobres pecadores. Amén.

SEA POR SIEMPRE BENDITO Y ALABADO EL SANTÍSIMO Y DIVINÍSIMO SACRAMENTO DEL CUERPO Y SANGRE VIVO DE JESÚS. AMÉN.

El Origen del CORPUS CHRISTI, Solemnidad Domingo 18.06.17.

¿Qué se celebra? El Corpus Christi (en latín, Cuerpo de Cristo) es una fiesta de la Iglesia católica destinada a ensalzar la Eucaristía, tal y como la institucionalizó Jesús en la Última Cena, al convertir el pan y el vino en Su Cuerpo y en Su Sangre. Esta Solemnidad tiene como principal finalidad de proclamar y aumentar la fe de los creyentes en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, dándole celebración el Domingo posterior a la Solemnidad de la Santísima Trinidad.

  • El origen de la fiesta del Corpus Christi se encuentra a fines del siglo XIII en Lieja (Bélgica), cuando la religiosa Santa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al Cuerpo y la Sangre de Cristo presente en la Eucaristía y logró el permiso para hacer una celebración especial en su honor que pronto se extendió a toda Alemania. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la diócesis de Lieja (Bélgica).
  • En el año 1263, se produjo lo que los católicos llaman el milagro de Bolsena: el sacerdote alemán, Pedro de Praga, era un sacerdote piadoso, pero dudaba que Jesucristo estuviera realmente en la Eucaristía, cuando estaba celebrando la Misa junto a la tumba de Santa Cristina, al pronunciar las palabras de la Consagración, comenzó a salir sangre de la Hostia consagrada y salpicó sus manos, el altar y el corporal.

El sacerdote estaba confundido. Quiso esconder la sangre, pero no pudo. Interrumpió la Misa y fue a Orvieto, lugar donde residía el Papa Urbano IV.
El Papa escuchó al sacerdote Pedro y mandó a unos emisarios a hacer una investigación. Ante la confirmación del acontecimiento, el Papa ordenó al obispo de la diócesis llevar a la Hostia y el corporal con las gotas de sangre a Orvieto.
Se organizó una procesión con los arzobispos, cardenales y algunas autoridades de la Iglesia. A esta procesión, se unió el Papa y puso la Hostia en la Catedral. Actualmente, el corporal con las manchas de sangre se exhibe con reverencia en la Catedral de Orvieto.

A partir de entonces, miles de peregrinos y turistas visitan la Iglesia de Santa Cristina para conocer donde ocurrió el milagro.

En Agosto de 1964, setecientos años después de la institución de la fiesta de Corpus Christi, el Papa Paulo VI celebró Misa en el altar de la Catedral de Orvieto, donde dijo que la Eucaristía era “un maravilloso e inacabable misterio”.

La fiesta de Cornillón y el milagro de Bolsena llevaron al Papa Urbano IV a instituir el Corpus Christi en 1264 en la bula Transitururs de hoc mundo, pero la muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación del decreto, obstaculizó que se difundiera la fiesta. Pero el Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y en el concilio general de Viena (1311), ordenó una vez más la adopción de esta fiesta.

Ninguno de los decretos habla de la Procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración. Sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes en a partir del siglo XIV.

La Procesión con el Santísimo

La procesión con el Santísimo consiste en hacer un homenaje agradecido, público y multitudinario de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Se acostumbra sacar en procesión al Santísimo Sacramento por las calles para afirmar el misterio del Dios con nosotros en la Eucaristía.
Esta costumbre ayuda a que los valores fundamentales de la fe católica se acentúen con la presencia real y personal de Cristo en la Eucaristía.

La Hora Santa

Es una manera práctica y muy bella de Adorar a Jesús Sacramentado.                                                     El Santo Papa Juan Pablo II celebraba, al igual que la mayoría de las Parroquias de todo el mundo, esta Solemnidad, para demostrar a Cristo Eucaristía amor y agradecimiento y reparar las actitudes de indiferencia y las faltas de respeto que recibe de uno mismo y de los demás hombres.

 

 

 

Noveno Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Noveno día

¡Oh Corazón dolorosísimo de Jesús, que para ablandar nuestra dureza y hacer más patente el amor con que padecisteis tantos dolores y penas para salvarnos, los quisisteis representar en la cruz, corona de espinas y herida de la lanza, con que os manifestasteis paciente y amante al mismo tiempo! Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este último día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto, gracias te doy por recibir mi novena recitada con amor para Ti. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte? ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Octavo Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Octavo día

¡Oh Corazón amantísimo de Jesús, trono ígneo y lucidísimo, inflamado en el amor de los hombres, a quienes deseáis abrazados mutuamente en vuestro amor! Yo deseo vivir siempre respirando llamas de amor divino en que me abrase, y con que encienda a todo el mundo, para que os corresponda amante y obsequioso. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte? ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Séptimo Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Séptimo día

¡Oh Corazón clementísimo de Jesús!, divino propiciatorio, por el cual ofreció el Eterno Padre que oiría siempre nuestras oraciones, diciendo: “Pídeme por el Corazón de mi amantísimo Hijo Jesús; por este Corazón te oiré, y alcanzarás cuanto me pides”. Presento sobre vos a vuestro Eterno Padre todas mis peticiones, para conseguir el fruto que deseo. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte? ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Sexto Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Sexto día

¡Oh Corazón amplísimo de Jesús, templo sagrado donde me mandáis habitar con toda mi alma, potencias y sentidos! Gracias os doy por la inexplicable quietud, sosiego y gozo que yo he hallado en este templo hermoso de la paz, donde descansaré gustoso eternamente. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte? ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

 

Quinto Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

 Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Quinto día

¡Oh Corazón dulcísimo de Jesús, órgano de la Trinidad venerada, por quien se perfeccionan todas nuestras obras! Yo os ofrezco las mías, aunque tan imperfectas, para que supliendo vos mi negligencia, puedan aparecer muy perfectas y agradables ante el divino acatamiento. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte?
  • ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Cuarto Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

 Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Cuarto día

¡Oh Corazón purísimo de Jesús, espejo cristalino en quien resplandece toda la perfección! Concededme que yo pueda contemplaros perfectamente, para que aspire a formar mi corazón a vuestra semejanza, en la oración, en la acción y en todos mis pensamientos, palabras y obras. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costado la cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte?
  • ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Tercer Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

 Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Tercer día

¡Oh Corazón Santísimo de Jesús, camino para la mansión eterna y fuente de aguas vivas! Concededme que siga vuestras sendas rectísimas para la perfección y para el cielo, y que beba de vos el agua dulce y saludable de la verdadera virtud y devoción, que apaga la sed de todas las cosas temporales. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costadola cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte? ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

 

Segundo Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Segundo día

¡Oh Corazón amabilísimo de Jesús, celestial puerta por donde nos llegamos a Dios y Dios viene a nosotros! Dignaos estar patente a nuestros deseos y amorosos suspiros, para que, entrando por vos a vuestro Eterno Padre, recibamos sus celestiales bendiciones y copiosas gracias para amaros. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al ofrecerte este día de la novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costadola cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte?
  • ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.

Primer Día: Novena al Sagrado Corazón de Jesús

NOVENA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el Fuego de tu Amor. ¡Envía Señor tu Santo Espíritu y se renovará la faz de la Tierra!

Dulce Corazón de Jesús, Sé Tú mi Amor y mi Libertador.

Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida, Ten piedad de nosotros.

Inmaculado y Dulce Corazón de María, Ruega por nosotros.

Santa Margarita María de Alacoque, Ruega por nosotros.

Acto de Contrición:

SALMO 50, 102 y 24

Misericordia Señor porque hemos pecado. Por tu inmensa compasión borra mis culpas. Contra Ti, contra Ti he pecado, cometí la maldad que aborreces. Aparta de mi pecado tu vista. Borra de mi alma toda culpa. Oh Dios crea en mí un corazón puro, y no me alejes de tu Santo Espíritu. Como se aleja el oriente del occidente así Tú aleja nuestros pecados. Tú perdonas nuestras faltas. Eres compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos tratas como merecen nuestros pecados ni nos castigas como lo exigen nuestras culpas. Como se eleva el cielo sobre la tierra, así se eleva tu bondad sobre nosotros. Como un padre siente ternura por sus hijos, así Tú, Oh Dios, sientes compasión por tus servidores. Sabes de qué estamos hechos y recuerdas que somos barro. Tu Misericordia Señor dura por siempre. Recuerda Señor que tu ternura y tu misericordia son eternas: no te acuerdes de nuestros pecados ni de las maldades de nuestra vida pasada. Acuérdate de nosotros con misericordia, por tu bondad Señor. Por el honor de tu Nombre perdona mis culpas que son muchas. Te lo suplicamos en el nombre de Jesucristo tu Hijo Nuestro Señor, quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Primer día

¡Oh Corazón sacratísimo y melifluo de Jesús, que, con ferventísimos deseos y ardentísimo amor, deseáis corregir y desterrar la sequedad y tibieza de nuestros corazones! Inflamad y consumid las maldades e imperfecciones del mío, para que se abrase en vuestro amor. Dame la gracia de reparar las injurias e ingratitudes hechas contra vos al dedicarte esta novena ¡oh amantísimo Corazón! Tierno y dulce encanto. Amén.

Oración Final:

GOZOS

  • Pues eres de nuestro amor
  • Corazón traspasado para salvarnos
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • En este pan escondido
  • Se encuentra tu Corazón,
  • Para dar paz y perdón al que llega arrepentido;
  • Escucha pues el gemido que eleva el alma y mientras tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Esta Cruz es el emblema de tu ternura y amor,
  • asilo del pecador, consoladora en la pena
  • y por esto el alma llena de gratitud, alza un canto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Con la corona ceñido de espinas,
  • Tu Corazón nos muestra la compasión que por el hombre has tenido,
  • y es por eso que nuestro olvido te hace sufrir, ¡Oh Amor Santo!:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Con la lanza atrevida, abrió el soldado tu pecho,
  • y allí nos das el derecho de ir a buscar acogida;
  • por eso el alma afligida cambia en gozo su quebranto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • De tu entreabierto costado brota a torrentes la vida,
  • En él encuentra acogida
  • el triste y el desamparado,
  • por eso el que te ha gustado te dice lleno de encanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Más no tan sólo el costadola cruel lanza desgarró;
  • a Tu Corazón llegó dejándolo atravesado.
  • ¡Oh, cuánto Jesús amado, te debe mi alma! Por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Aquí en este Sacramento, Tu Corazón palpitante nos brinda,
  • el más sabroso aliento Jesús amante;
  • eres de amor el portento que asombra al mundo y por tanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  •  
  • Conociendo tu ternura
  • ¿Cómo puede el pecador abandonarte?
  • ¿Mi Señor preocupado en busca de su criatura?
  • Venga pues, toda alma pura y diga bañada en llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.
  • Por las penas interiores de tu amante Corazón
  • Has que en esta santa contrición te busquen los pecadores;
  • Escucha nuestros clamores y pon fin a nuestro llanto:
  • Que todos los pueblos te adoren Corazón amable y Santo.

 

CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Amable Jesús mío, como testimonio de mi agradecimiento y en reparación de mis infidelidades, yo (N…N) te doy mi corazón; me consagro enteramente a ti. ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Te adoro con toda mi alma y te consagro para siempre mi vida, todos mis pensamientos, mis palabras y mis obras.

¡Ojalá pudiera, oh Divino Corazón, consagrarte tantas adoraciones, tanto amor y tanta gloria como Tú consagras a tu Padre Eterno! Sé el reparador de mis defectos, el protector de mi vida y mi amparo en la hora de mi muerte. Esta gracia de Consagración te la pido también para todos los pobres pecadores, los corazones afligidos, los enfermos y los agonizantes; para mi familia, amigos y enemigos; y por las personas que se encomiendan a mis oraciones, a fin de que los méritos de Tu Preciosa Sangre no se pierdan para ellos. Haz también que sean aplicados en sufragio por las almas del Purgatorio, para que todos en el Cielo podamos bendecirte, adorarte y amarte. Amén.

ROSARIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, mi buen Jesús! Óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

A la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti. Para que con tus Ángeles y Santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos.

Amén.

 

-. Al principio de cada decena: 
Jesús, manso y humilde de Corazón,

haz mi corazón semejante al Tuyo. 

-. Diez veces: 
Sagrado Corazón de Jesús: En Vos confío 

.- Después de cada decena: 
Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del alma mía. 

-. Al concluir la quinta decena: 
Bendito, Alabado y Adorado sea el Sagrado Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento, en todos los Sagrarios del mundo, en cada momento, hasta el fin de los tiempos. Amén.

 PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA.